Semana 7 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

Puede que no se te note aún la barriga, pero estás embarazada y cada día que pasa crece tu conexión con el bebé. Algunos síntomas te advierten del avance de la gestación. Te mostramos lo que debes saber sobre la séptima semana del embarazo.
Semana 7 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 11 mayo, 2021.

Última actualización: 11 mayo, 2021

En la semana 7 del embarazo, ¡estás guardando el más hermoso de los secretos! Puede que se lo hayas contado a algunos familiares cercanos y amigos, pero es probable que sientas una gran emoción porque nadie más puede notarlo, a menos que se lo digas.

Durante estos días, tanto tú como el bebé están atravesando cambios importantes. El cerebro y el corazón del embrión se están volviendo más complejos. Y no solo eso; su apariencia también se modifica adquiriendo rasgos faciales como los ojos, las fosas nasales y la boca. Descubre todo lo que debes saber sobre la séptima semana de gestación.

¿Cómo se ve el bebé en la semana 7 del embarazo?

En la séptima semana, tu bebé es aproximadamente del tamaño de un arándano. Aunque pueda parecerte que es muy pequeño, considera que es 10 000 veces más grande que cuando fue concebido. ¡Y eso pasó hace solo un mes!

Del mismo modo, está pasando por otros procesos esenciales para su crecimiento y desarrollo. Veamos en detalle algunos de los más relevantes.

Tamaño del bebé en la semana 7 de embarazo

La formación de nuevas células cerebrales

En esta semana el embrión está generando alrededor de 100 neuronas nuevas por minuto. Esto no es nada: en el futuro llegará a sobrepasar las 200 000 en un minuto.

Muchas de estas células no alcanzarán el momento del nacimiento, por lo que resulta muy importante el estímulo adecuado a través del cuidado de la salud de la madre para que la mayor cantidad de ellas lleguen al parto.

El crecimiento de las extremidades

Los brotes de sus brazos y piernas comienzan a desarrollarse, de modo que son más largos, fuertes y definidos. Las extremidades superiores se dividen en manos, brazos y hombros, mientras que las inferiores en piernas, rodillas y pies.

Sin embargo, como se trata de una etapa temprana, las extremidades lucen más como líneas rectas sin articular, y las manos y pies son palmeados, o sea, no se puede distinguir dedo por dedo.

El desarrollo de los riñones

La semana 7 del embarazo también es el momento en que se forman los riñones de tu bebé. Estos están listos para comenzar a eliminar los desechos y el exceso de líquido.

En poco tiempo, el embrión también producirá su orina. La misma se vierte al líquido amniótico para asegurar el volumen del líquido y el balance que mantiene el embarazo. Por fortuna, aún no son necesarios los pañales.

La aparición de rasgos faciales

En esta semana 7 del embarazo, tu bebé desarrolla sus rasgos faciales: ojos, boca, fosas nasales y orejas. También se comienzan a formar los párpados, el cristalino y la lengua. Es muy pequeño para que una ecografía detecte el rostro como tal, pero son las modificaciones incipientes que en el futuro verás en ecografías 3D, 4D y 5D.

Embrión el a semana 7 del embarazo
Algunos rasgos del rostro se hacen presentes en la semana 7 del embarazo. A la par, las neuronas se multiplican a pasos agigantados.

¿Cuáles son los síntomas durante esta semana?

Los síntomas no se hacen esperar durante la séptima semana del embarazo. Si bien hay algunos que no interfieren con tu día a día, hay otros que pueden resultar molestos.

De todos modos, ¡considérate afortunada si no tienes síntomas molestos! Algunas futuras madres se preocupan por la falta de los mismos, dada la creencia de que algo no anda bien, pero esto también es una posibilidad.

Náuseas

Las náuseas matutinas pueden volverse más intensas durante la semana 7 del embarazo. Por esta razón, es necesario que aprendas cómo sobrellevarlas.

Son muchas las futuras madres que optan por aliviar estos problemas estomacales con jengibre, vitamina B6 y muñequeras de acupresión. Este último método es seguro y se recomienda, incluso, en pacientes sometidos a quimioterapia que padecen vómitos. Consiste en presionar la parte interna de la muñeca, entre los dos tendones notorios que se palpan.

Ten en cuenta que si tienes un embarazo múltiple, aumentan las probabilidades de experimentar náuseas y vómitos. Esto se debe a que tus niveles de gonadotropina coriónica humana (GCH) son elevados. Y esta es la hormona responsable del signo.

Antojos y aversiones alimentarias

En estos días puede que comiences a sentir la necesidad de comer alimentos específicos, incluidos aquellos que consideras extraños y a los que no te acercarías si no se tratara del embarazo.

Por otro lado, también están las aversiones alimentarias, o sea, sentir rechazo por ciertos productos. Se cree que son una forma que tiene el cuerpo de mantener a raya los alimentos que pueden resultar peligrosos.

Micción frecuente

Si bien es cierto que aún no se nota el embarazo, el útero es dos veces más grande en esta semana, por lo que ha aumentado el flujo sanguíneo a la pelvis. Esto genera más ganas de orinar porque hay más filtrado en tus riñones, pero también porque el órgano agrandado presiona la vejiga.

Acné

Dados los cambios hormonales, es normal que experimentes brotes de acné. El mecanismo que se esconde detrás de esta exacerbación es el aumento en la producción de sebo de la piel

Ahora bien, no comiences a tratarlos por tu cuenta. La recomendación es que consultes con tu médico, pues muchos compuestos farmacológicos no pueden ingerirse ni aplicarse porque dañan al embrión.

Exceso de saliva

Este síntoma también está relacionado con los cambios hormonales, así como con las náuseas y los vómitos.

Cambios de humor

El desequilibrio hormonal, junto con la impresión de estar embarazada, pueden causar cambios de humor y volverte más emocional. Como bien explican los estudios científicos, esto se debe a múltiples factores.

Si bien las hormonas juegan un papel en la regulación de los neurotransmisores, también los antecedentes personales y el nuevo rol que asumes como madre aportan su interferencia. Ya no eres la misma de antes y tu vida ha cambiado.

Calambres y manchado

Los calambres se consideran normales en las primeras semanas del embarazo, ya que están sucediendo cambios dentro del útero. Aunque aún no puedes sentir que el bebé se mueve, ¡lo está haciendo!

Sentirás calambres y tirones en el abdomen bajo. También puede que experimentes algún manchado en tu ropa interior. Esto se debe a que el cuello uterino está más lábil y sensible.

Sin embargo, si el malestar resulta peor que el que experimentabas durante tu periodo, debes preocuparte y consultar de inmediato con el médico.

Interior del cuerpo de la madre en la semana 7 del embarazo
La aparición de un manchado en esta etapa puede generar alerta, pero es posible que se trate solo de un cambio fisiológico. Consulta si tienes dudas o notas que la cantidad es mucha.

Consejos y recomendaciones en la semana 7 del embarazo

Es probable que te estés preguntando qué análisis y visitas médicas debes realizar o si existe alguna recomendación para las futuras madres en la séptima semana. Esto es justo lo que vamos a detallar.

¿Qué pruebas debo realizarme?

Durante estos días no es común realizar una ecografía. Esto se debe a que algunos obstetras no ven a sus pacientes con embarazos de poco riesgo sino hasta un periodo entre la semana 8 y la semana 10.

Por otro lado, en caso que tu primer ultrasonido se programe ahora, podrías descubrir un embarazo gemelar. En este periodo ya es observable si existen dos sacos gestacionales. A la par, se determina con un análisis de sangre la existencia de niveles altos de la hormona GCH, que mencionamos al hablar de las náuseas matutinas.

No dejes de hacer ejercicio

El ejercicio no solo es importante para la salud en general, sino que también ayuda a reducir los síntomas molestos del embarazo. 30 minutos de deporte de bajo impacto pueden aumentar tu energía. Ten en cuenta, sin embargo, que hay movimientos que ya no puedes realizar.

Cuídate de antojos extraños

Si tienes antojos extraños, como por ejemplo de tierra, de arcilla o de papel, consulta con tu médico. Esto podría deberse al trastorno conocido como pica.

Es probable que, para tratarlo, el especialista analice tus niveles de minerales en búsqueda de una deficiencia. La causa más común del trastorno son los niveles bajos de hierro, que también acarrearán anemia.

Maneja de forma segura los trastornos cutáneos

El embarazo está marcado por trastornos cutáneos, como exceso de grasa o sequedad excesiva, acné y melasma. Ahora bien, este no es un momento para utilizar tratamientos agresivos. Por el contrario, debes consultar con tu médico sobre las formas seguras de combatir estos problemas.

En caso de tener espinillas, lo recomendable es lavarte la cara 2 o 3 veces al día con un limpiador suave, exfoliar con cuidado una vez a la semana y aplicar una crema hidratante sin aceite. Evita los fármacos para el acné.

Agrega frutas a tu dieta

Las frutas cuentan con vitaminas y minerales que benefician tanto tu salud como la del bebé. Por esta razón, agrégalas a la dieta, considerando que mientras más llamativo sea su color, más antioxidantes contendrá.

Esta regla aplica, sobre todo, con la parte interna de la fruta. Por ejemplo, aunque el melón es de colores pálidos por fuera si se compara con el rojo de una manzana, su pulpa es de un color rico que supera al blanco de la manzana en vitaminas como la A y la C.

Preguntas frecuentes

Durante el embarazo surgen un gran número de dudas y preguntas. Estas son las respuestas de algunas que podrían aparecer durante la séptima semana.

1. ¿Cuántos meses tengo en la semana 7 del embarazo?

Tener 7 semanas de embarazo significa que estás atravesando el segundo mes de gestación.

2. ¿Cuándo disminuyen las náuseas?

Las hormonas suelen estabilizarse en el segundo trimestre del embarazo, que va desde la semana 13 hasta la semana 26, por lo que a partir de ese momento las náuseas matutinas deberían disminuir e incluso desaparecer.

3. ¿Puedo ver al bebé en una ecografía realizada en la séptima semana?

La respuesta es que sí. En este punto no solo se puede ver al embrión, sino incluso detectar sus latidos. No obstante, los especialistas suelen esperar hasta la semana 8 del embarazo para realizar una ecografía convencional, a menos que sea necesaria por otras razones.

La que se suele prescribir en estos momentos iniciales es la ecografía transvaginal, que es mucho más precisa por su cercanía al cuello uterino.

Semana 7 del embarazo: el tamaño de un arándano

Puede que no se te note aún la barriga, pero estás embarazada y cada día que pasa crece tu conexión con el bebé. En la semana 7 del embarazo el embrión es apenas del tamaño de un arándano, pero está pasando por grandes procesos:

  • La formación de nuevas neuronas.
  • El crecimiento de las extremidades.
  • La aparición de los rasgos faciales.
  • El desarrollo de los riñones.

La madre, por su parte, está experimentando síntomas que resultan un tanto molestos, como las náuseas, los antojos, las aversiones alimentarias, la micción frecuente y el acné. Por esta razón, es importante que cuide de la salud de ambos a través del ejercicio, la dieta y la constante comunicación con su médico.

Te podría interesar...
Semana 8 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Semana 8 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

Durante la semana 8 del embarazo se comienzan a formar los dedos de las manos y los pies. Descubre otros aspectos importantes de esta etapa.



  • Betz, D., & Fane, K. (2020). Human Chorionic Gonadotropin. In StatPearls. StatPearls Publishing.
  • Mateos, Luz María Fernández, and Antonio Sánchez Cabaco. "Embarazo: influencia de factores personales." Familia: Revista de ciencias y orientación familiar 31 (2005): 51-72.