Semana 7 del embarazo

Francisco María García · 27 octubre, 2017

¿Qué ocurre con el bebé y la madre cuando transcurre la semana 7 del embarazo? Ya han pasado 6 semanas juntos, viviendo día a día ese proceso de gestación y de integración.

Semana a semana, el bebé va experimentando transformaciones que conforman su desarrollo. El cuerpo de la madre también va cambiando, al igual que los síntomas que experimenta. Poco a poco, ambos van acostumbrándose el uno al otro y con cada día que pasa el vínculo entre los dos se hace más intenso.

La madre en la semana 7 del embarazo

Aunque cada mujer vive su embarazo de manera diferente, hay algunos rasgos que son comunes a la mayoría de las embarazadas.

Aunque el cuerpo de la mujer todavía no se ha acostumbrado del todo a su nuevo estado, ya comienza a modificarse para adecuarse al desarrollo del bebé. Además, al comienzo de este segundo mes permanecerán las náuseas si ya existían o empezarán a aparecer por primera vez. También perduran los antojos así como la repulsión por determinados alimentos u olores.

Es habitual que en la semana 7 del embarazo se noten el vientre y los pechos más abultados, la cintura se ensanche y que la mujer tenga ganas de orinar con más frecuencia. Los estados de ánimo serán variados, de acuerdo a la situación de cada mujer. Generalmente es en estos días cuando el embarazo se confirma, lo que provoca reacciones de acuerdo a si era o no esperado o deseado.

La primera ecografía es la más especial de todas.

  El bebé en la semana 7 del embarazo

  • Es un período crítico para el desarrollo del feto, pues se están formando los órganos del cuerpo. De hecho, es alrededor de esta semana cuando el embrión se convierte en feto.
  • La edad real del bebé en la semana 7 del embarazo, contada desde la última menstruación, es de cinco semanas a partir del momento de la fecundación. El bebé se implanta con fuerza en el útero y el tapón mucoso se agranda para que el cuello permanezca cerrado y aislado del exterior.
  • El feto mide aproximadamente un centímetro de largo y pesa menos de un gramo. La ecografía muestra ya los inicios de los brazos, de las manos y de las extremidades inferiores.
  • El corazón late a un ritmo regular y los pulmones también continúan su desarrollo. Además, se observa que el cerebro está creciendo en dos hemisferios.
  • Se pueden ver con claridad algunos rasgos del rostro, en el que empieza a asomar la nariz. Aparecen las estructuras del ojo y del oído y hasta se puede percibir una ligera pigmentación en el iris.
  • Pasadas las primeras semanas, se genera un tejido que luego serán los huesos. Se forma también el tracto digestivo con un hueco que corresponderá a la boca.

 Sugerencias para la semana 7 del embarazo

Las náuseas y los vómitos, normalmente muy molestos, pueden sobrellevarse mejor si la mujer come pequeñas cantidades de comida al menos cinco veces al día. Es importante beber bastante agua, evitando, en la medida de lo posible, las bebidas gasificadas. Debe prestarse especial cuidado a la cocción de los alimentos. La embarazada deberá consumir alimentos bien cocidos, evitará los quesos no pasteurizados, las bebidas con alcohol y el exceso de cafeína.

Visitar a un ginecólogo puede ayudarte a tratar los pólipos en el útero

Es fundamental no dejar pasar esta etapa del embarazo sin el control del obstetra. El aumento de peso, la tensión arterial y el equilibrio en los resultados de todos los análisis son aspectos que no se deben descuidar. Además, seguramente la mujer se sienta siempre cansada y con sueño. Dedicar tiempo a estar tranquila, a descansar y a dormir beneficiará a su propio organismo y el desarrollo del bebé.

“En torno a la semana 7 de embarazo el embrión se convierte en feto”

También es recomendable evitar medios de transporte agitados, en los que el cuerpo “salte” demasiado o se exponga mucho. Generalmente los médicos aconsejan no subirse en motocicletas ni en bicicletas. En esta semana de embarazo, el embrión está afianzándose en el útero, por lo que todavía hay algún riesgo de aborto.

Es importante que la mujer no descuide su piel. El estiramiento que provoca el crecimiento del abdomen provocará estrías una vez que el niño haya nacido. En esta semana 7 la embarazada debe atender a su propia piel con cremas apropiadas para que no pierda su elasticidad natural.

Por lo que respecta al trabajo, la mujer que cursa la semana 7 de un embarazo sin problemas puede llevar adelante una vida normal. Si sospecha que las condiciones laborales pueden perjudicarla a ella o al bebé, deberá consultar inmediatamente a su médico.