Semana 22 del embarazo

Lo habitual en la semana 22 de embarazo es aumentar unos 6 kilos.

En la semana 22 del embarazo el crecimiento del útero hace que sobrepase el ombligo. Es normal que se dé un aumento de peso de unos 5 kilos. El bebé alcanza ya unos 25 centímetros de pies a cabeza, y pesa alrededor de 350 gramos. A partir de esta fecha, su cerebro aumentará unos 90 gramos al mes.

Cambios fetales: aparecen las emociones

Físicamente, en esta etapa del embarazo se forman los párpados y las cejas; sólo faltan las pestañas. Los párpados aún están fusionados , por lo que el bebé no podrá abrir los ojos todavía. La forma de los labios ya está bien delimitada, y los dientes comienzan a formarse dentro de las encías.

Por otra parte, ahora todos los huesos del feto contienen médula ósea. Su piel almacena en su interior finas capas de grasa, esenciales para desarrollar completamente el sistema nervioso. A medida que se almacena esta grasa, se va volviendo translúcida, y las venas se hacen menos visibles.

A partir de esta semana el sistema límbico del bebé está en pleno desarrollo. Este sistema es el encargado de controlar los sentimientos y emociones, lo que le permitirá tener cambios en su estado de ánimo. Las próximas semanas, el bebé podrá reír, llorar e incluso enfadarse dentro del útero.

En la semana 22 ya aparecen las emociones.

Cambios en la madre

En la semana 22 de gestación, el cansancio será mucho más acusado. La respiración se hace más profunda y el ritmo cardíaco se acelera. También son muy frecuentes en esta etapa los dolores de espalda. Pueden empezar a salir estrías, especialmente en las zonas de abdomen, muslos, caderas y pechos.

Los tobillos y muñecas pueden hincharse, sobre todo al final del día, ya que el útero comprime ligeramente las venas. Esto puede ocasionar pesadez de piernas e incluso sensación de hormigueo en pies y manos. El aumento de peso por semanas seguirá incrementándose.

Además de notar molestias en el pubis y abdomen, también es frecuente sentir que la barriga se pone dura. Esto se debe a que el útero se contrae y relaja de forma esporádica a lo largo del día. Estas contracciones, llamadas: contracciones de Braxton-Hicks, ayudan a la preparación del útero y la pelvis para el futuro parto.

A nivel mental, es posible que la madre se despiste más a menudo. Esto se conoce como “cerebro de embarazada”, o Pregnancy brain en inglés. Por una parte, esta pérdida de concentración se debe a los cambios hormonales. Por otra parte, los cambios vitales que se están viviendo pueden “acaparar” toda la atención.

Debido a la falta de sueño de las madres recientes, el cerebro de embarazada puede durar hasta el primer año del bebé.

Consejos y cuidados en la semana 22 del embarazo

En esta semana la mayor incomodidad estará causada por el inflamamiento de piernas y pies, generalmente al final del día. Puedes paliar la hinchazón estimulando el retorno venoso. Para ello, estira las piernas mientras estás sentada, realizando pequeños movimientos circulares con los pies.

Al menos una vez cada hora, levántate y estírate. Meter pies y manos en agua fría con sal gorda ayudará a combatir la sensación de pesadez en las extremidades. Adicionalmente, para facilitar la circulación sanguínea, camina al menos una hora diaria a paso ligero. A la hora de dormir, colocar un cojín bajo los pies, de esta forma, se favorecerá el retorno venoso y se descansará mejor.

Doctora examinando los latidos del bebé con un estetoscopio.

Control del embarazo: los latidos

A partir de la semana 22 se puede escuchar el latido cardíaco del feto sin necesidad de recurrir a la ecografía-DopplerSe puede hacer en casa utilizando un estetoscopio, aunque no siempre es posible debido los movimientos y posturas del bebé. En cualquier caso, el mejor signo de viabilidad fetal es sentir que se mueve.

Resulta curioso oír el latido del corazón del bebé, ya que late muy rápidamente. Comparando con el adulto, de entre 60 y 80 latidos por minuto, el del feto duplica esta marca: entre  120 y 160 latidos por minuto.

Es importante hacerse un análisis de orina y de sangre al menos una vez cada trimestre. Además, en las visitas prenatales se medirá la barriga para comprobar que esta tiene un tamaño normal y saludable en todo momento.

Es importante recordar que las barrigas tienen diversos tamaños y formas, aun estando en la misma semana de gestación. Por ello, se miden, aunque hay un margen de dos centímetros por encima o debajo de la medida establecida. En la semana 22 de embarazo, una barriga saludable medirá entre 20 y 24 centímetros.

Categorías: Etapas del embarazo Etiquetas:
Te puede gustar