Aprende a diferenciar las contracciones de Braxton Hicks

Si sufres de molestias ocasionales en tu vientre que te hacen dudar de si te encuentras en trabajo de parto, es probable que solo sean contracciones de Braxton Hicks. Te las explicamos a continuación.
Aprende a diferenciar las contracciones de Braxton Hicks

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 17 octubre, 2022

Las contracciones de Braxton Hicks han llegado a confundir a muchas mujeres con respecto al momento del parto. Por lo general, las mujeres embarazadas pueden conocer si ha llegado el parto por las contracciones. La frecuencia y la intensidad de estas pueden determinar el feliz desenlace.

Sin embargo, algunas embarazadas saben que ha llegado la hora del parto por el simple hecho de romper fuente. Esta es la prueba máxima de que las contracciones que tiene son verdaderas. Pese a ello, no es difícil ignorar cualquier tipo de contracción, por eso es importante diferenciar las reales de las falsas.

Las embarazadas son muy diferentes entre sí, algunas no sienten nada de contracciones y otras pasan días con pequeñas molestias antes de dar a luz. Al respecto, todo cambia cuando finalmente llega la hora del parto. Otros factores intervienen para demostrar que el proceso está sucediendo y avanzando.

¿Qué significa “tener una contracción”?

El útero está compuesto por varias capas. De afuera hacia adentro, destacan el perimetrio, el miometrio y el endometrio. La más gruesa de las tres es la capa intermedia (miometrio), y se caracteriza por tener abundantes fibras musculares lisas.

La sensación tan característica de un contracción durante el embarazo se debe precisamente al movimiento de esta parte del útero. Es una situación que suele estar influida por hormonas como la oxitocina, y una de sus consecuencias es favorecer el acortamiento y la dilatación del cuello uterino para el nacimiento del bebé.



¿Qué son las contracciones de Braxton Hicks?

Llamadas también contracciones falsas, se describieron a finales del siglo XIX por el médico inglés Braxton Hicks. Estas contracciones suceden esporádicamente, a medida que avanza el tiempo de gestación se hace más frecuente, principalmente a finales del mismo.

Estas contracciones falsas se diferencian porque no causan dolor, pero sí algunas molestias que confunden a muchas embarazadas. Aunque algunas no las perciben, otras las sienten desde la semana 28.

¿Cómo diferenciar las contracciones de Braxton Hicks?

En la mayoría de los casos, las embarazadas sienten que no son capaces de saber diferenciar las contracciones de Braxton Hicks de las verdaderas. Es normal preocuparse, puesto que podría haber indicios de un parto prematuro. La Clínica Universidad de Navarra resume algunas señales que se deben tomar en cuenta para diferenciar este tipo de manifestaciones:

  • Las contracciones de Braxton Hicks suceden a finales del embarazo. Por lo general se producen una o dos semanas antes de dar a luz. Aunque se hacen cada vez más intensas no son regulares, es decir, no va aumentando ni su frecuencia, duración, ni intensidad. Aunque indoloras, son incómodas, y suelen durar 30 segundos aproximadamente.
  • Son solamente molestias, no se suelen percibir como una “sensación dolorosa”. Además, algunas medidas permiten aliviarlas y hacerlas desaparecer. Es lo contrario de lo que ocurre en un trabajo de parto, en el que el dolor se matiene en el tiempo.
  • Las verdaderas contracciones de parto aumentan su intensidad en períodos regulares. Suceden con una frecuencia aproximada de 3 a 5 contracciones cada 10 minutos. En actividad de parto estas se dan de 2 o 3 contracciones, más intensas y con una duración de unos 60 segundos cada diez minutos. Según estudios, las falsas contracciones son irregulares.
  • Las contracciones de Braxton Hicks se sienten en el bajo abdomen, mientras que las verdaderas comienzan en la espalda y se esparcen hacia adelante en la parte baja del abdomen.

Recomendaciones para calmar las contracciones de Braxton Hicks

De la mano de los expertos de la American Pregnancy Association, resumimos algunas de las técnicas que puedes emplear para disminuir el malestar:

  • Cambiar la actividad o la posición cuando probablemente está por experimentar una contracción Braxton Hicks. Comúnmente con un cambio de movimiento podría ayudar a aliviar el malestar provocado por la misma. Este movimiento puede hacer que la contracción desaparezca.
  • Practicar técnicas de respiración para el trabajo de parto mientras se experimentan las falsas contracciones. Respirar lenta, profunda y rítmicamente podría ayudar a aliviar el incómodo malestar.
  • Ir al baño frecuentemente para vaciar la vejiga. La irritación de esta puede llegar a generar contracciones de Braxton Hicks más intensas.
  • Intentar relajarse lo más posible para poder descansar. Recostarse sobre el lado que se resulte más cómodo y menos doloroso.
  • Permanecer hidratada. La deshidratación usualmente podría causar espasmos en los músculos, y podría generar este tipo de contracciones.


¿Cuándo debemos preocuparnos por estas contracciones?

  • Si se tiene menos de 36 semanas de embarazo, más de 4 contracciones por hora o más de 5 después de 36 semanas.
  • En caso de que los eventos sea regulares y cada vez más intensos y frecuentes.
  • Cuando las contracciones vienen acompañadas de dolor abdominal, de espalda o pélvico.
  • Observamos que van acompañadas de algún tipo de flujo vaginal inusual, especialmente de sangre o moco.
  • En caso de que la embarazada presente un historial de parto prematuro.
  • Cualquier otra sensación anormal: náuseas, vómitos o malestar, por ejemplo.

De presentar alguna de estas situaciones, es conveniente acudir lo antes posible a un servicio de urgencias, ya que es bastante probable que hayas iniciado el trabajo de parto, independientemente de que no hayas llegado a la semana 37. ¡No te olvides de recoger tu bolso de maternidad!

En definitiva, las contracciones de Braxton Hicks son un fenómeno frecuente que puede atemorizar a las madres, especialmente las primerizas. Conocer sus principales manifestaciones es la mejor forma de enfrentarlas, aunque si existe la duda siempre es importante acudir con el médico de confianza.

Te podría interesar...
8 señales que indican que el parto se acerca
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
8 señales que indican que el parto se acerca

Cuando el parto se acerca, el cuerpo de la madre comienza a enviar señales, a fin de alistarla para la inminente llegada del bebé.




El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.