Semana 21 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

En la semana 21 del embarazo el crecimiento del útero es evidente. Tus músculos abdominales se adaptan al bebé y es posible que te indiquen una ecografía morfológica para corroborar todos los órganos del feto.
Semana 21 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

Escrito por Amanda Sánchez Peralta, 04 noviembre, 2017

Última actualización: 22 julio, 2021

En la semana 21 sentirás cómo los movimientos del bebé son más fuertes y notorios. Y es que tiene ya un tamaño considerable que hace que tu barriga se pronuncie cada vez más. ¿Sabías que es tan activo en esta semana que puede moverse hasta 50 veces cada hora?

Esos movimientos, aún actos reflejos, hacen parte del proceso de estimulación del desarrollo físico y mental. Su cerebro en desarrollo capta señales eléctricas de su cuerpo. Estas señales estarán relacionadas con sensaciones como la presión, el dolor, la luz y la temperatura.

Los principales cambios en el desarrollo en esta semana 21 del embarazo se relacionan con la evolución de su sistema digestivo y respiratorio. De ello hablaremos aquí.

Desarrollo del bebé en la semana 21 del embarazo

En la semana 21 de embarazo, tu bebé conserva un tamaño muy similar al de la semana 20, es decir, mide aproximadamente 23 centímetros y pesa entre 285 y 365 gramos. Si te cuesta pensar en su tamaño, te contamos que tiene la longitud de un plátano.

Como lo adelantamos, en esta semana que hace parte del segundo trimestre, el sistema digestivo está más maduro. En este punto, el líquido amniótico cumple una función interesante: la estimulación de la deglución. El bebé ingiere este líquido y hasta diríamos que lo inhala, en cierto sentido, pues también ingresa por sus fosas nasales.

Los intestinos empezarán a cumplir una función primaria, sobre todo con el azúcar. Esto no quiere decir que esta sea ahora la única forma de absorber nutrientes que tiene el bebé. Recordemos que la placenta es la que hace el trabajo de alimentación del feto..

De otro lado, la médula ósea está produciendo glóbulos rojos. Esta función la realizaban hasta ahora el hígado y el bazo solamente, que continuarán en la tarea por un tiempo más.

También comienzan a crecer las uñas, aunque no se han endurecido. Este hecho, unido a la presencia del vérmix caseoso (la sustancia cerosa que recubre al bebé) evita que pueda arañarse a sí mismo con los movimientos espontáneos.

Teniendo en cuenta que desde la semana 20, en los varones empiezan a descender los testículos desde la pelvis hasta el escroto, y en las niñas se empieza a formar la vagina, ahora será más que probable averiguar el sexo del bebé. Aunque puede seguir siendo una incógnita si la posición durante la ecografía lo oculta.

Bebé en la semana 21 de embarazo
Aunque los movimientos del bebé todavía son actos reflejos, este comienza a ganar control en sus acciones.

Los síntomas más comunes durante esta semana

¡Tenemos buenas noticias! En este periodo es cuando mejor te empiezas a sentir. El organismo ya se ha adaptado a los cambios hormonales.

Las molestias típicas del primer trimestre han desaparecido y aún no aparece la incomodidad y la pesadez del final del embarazo. Así que estás en una de las mejores etapas.

En la semana 21, el útero sigue creciendo y mide aproximadamente 20 centímetros. Esto puede llevar consigo ciertos inconvenientes que no tienen por qué afectar a todas las madres por igual:

  • Digestión lenta: al crecer en tu interior, el útero desplaza al resto de tus órganos. Por cercanía, el sistema digestivo se ve bastante afectado y es normal que se presente mayor estreñimiento.
  • Dolores de espalda: por la misma razón, sumado al peso que aumenta, la columna empieza a sufrir dolores. El nervio ciático se puede pinzar y generar dolor. La práctica de ejercicios, como el yoga, contribuye a minimizar el dolor. Puedes sumarle el uso de calzado ergonómico, caminar con frecuencia y evitar estar sentada mucho tiempo para sentirte mejor.
  • Diástasis abdominal: el tamaño del útero puede llevar a que se separen de más los músculos rectos del abdomen, que son los que están al frente de la barriga. Contrario a la rápida recuperación que se presenta en otros tejidos después del parto, estos no tienen la misma fortuna. Por es importante contener el aumento de peso.

Los sueños extraños se asocian a la mayor ansiedad que existe en el embarazo. Esta sería la razón por la que se los eventos oníricos vívidos aparecen con intensidad. Mantener la calma y practicar alguna técnica de relajación contribuyen a mejorar el sueño nocturno.

Entre otros síntomas muy comunes en esta semana encontramos la aparición de estrías, la pronunciación del ombligo hacia fuera y una mayor retención de líquidos. La incontinencia urinaria no está siempre presente, aunque es una posibilidad.

Aspectos importantes en la semana 21

Una de las mejores formas de reducir las molestias, el estrés y los sueños extraños es disfrutar de un masaje. Además de relajarte y aliviar las incomodidades, estimulará la circulación sanguínea.

Si la aparición de estrías es una preocupación, estas puede intentar evitarse. Para ello se aconseja mantener la piel hidratada y consumir alimentos ricos en vitaminas A, C y E. Estos nutrientes son necesarios para la síntesis del colágeno de la piel. Recordemos que las estrías son, en definitiva, expresiones de la rotura de esta proteína.

Control del embarazo: ecografía morfológica

Si no se ha hecho antes, la semana 21 es el momento para realizar la ecografía morfológica. Con este método complementario, además de tomar las medidas del bebé, se realiza un examen detallado de todos sus órganos ya presentes.

Con esta ecografía se puede observar si hay alguna anomalía en el desarrollo. Así se diagnostican posibles malformaciones y se comprueba si es necesario realizar más estudios. El paso siguiente ante una anomalía será incluir más ecografías, analíticas sanguíneas o una amniocentesis.

La ecografía morfológica resulta de gran importancia porque ofrece la posibilidad de una muy temprana detección de anomalías. Gracias a los avances médicos, es posible tratar e incluso solventar algunos de estos problemas.

Mujer en la semana 21 de embarazo
En esta semana, se tomarán las medidas del bebé y se analizará el estado de sus órganos.

Preguntas frecuentes en la semana 21 de embarazo

Las dudas sobre el embarazo son más evidentes en madres primerizas. Aunque claro, esto no exime a las madres de varios hijos de tener preguntas.

1. ¿Qué define el tamaño de la barriga?

Si por alguna razón has compartido con otras mujeres que tienen el mismo tiempo de gestación que tú, puedes notar que las barrigas tienen un tamaño diferente. La razón es que, aunque los bebés tengan pesos similares, tiene que ver mucho la anatomía propia de cada mujer.

Por ejemplo, si una mujer es muy delgada al inicio de la gesta, su barriga de 21 semanas puede ser aún incipiente y asemejarse a la de una mujer con menos semanas. Distinto será el caso de una madre con mayor concentración de grasa abdominal o una estructura ósea de la pelvis más robusta. Esto quiere decir que el tamaño del bebé no es el que condiciona el volumen de la barriga.

2. Mi línea alba es cada vez más oscura: ¿se quedará así?

Mientras tu embarazo avanza, la línea alba se torna cada vez más oscura. En algunas mujeres es más tenue que en otras. Aún así, la respuesta es que no, no se quedará por siempre.

Entre los consejos que puedes seguir para procurar que desaparezca están una buena hidratación de la piel durante todo el embarazo. Es posible emplear cremas con vitamina E o aceite de rosa mosqueta.

3. He notado que tengo olvidos: ¿por qué me pasa esto?

Estudios han reseñado este fenómeno como el baby brain. Se caracteriza porque la madre presenta olvidos menores y puede perder un poco la claridad de pensamiento.

Aunque algunas mujeres de hecho no lo notan, se ha evidenciado este fenómeno y hasta es investigado. Además de los olvidos, pueden presentarse dificultades para mantenerse concentrada y realizar diferentes tareas al mismo tiempo. No es para preocuparse, sino solo para prestar más atención.

Semana 21: tu bebé es cada vez más fuerte

Así es, en la semana 21 tu bebé es más fuerte. Su nutrición se mantiene por la placenta y por el incipiente uso de los hidratos de carbono.

Si te practicaste la ecografía morfológica tendrás la certeza del estado de salud del bebé y, en caso de que no sea el óptimo, siempre hay posibilidades de iniciar un tratamiento. Puede ser que tengas que mejorar tu alimentación, complementar la dieta con suplementos, estar un poco más activa o realizarte más métodos complementarios.

Te podría interesar...
Semana 22 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Semana 22 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

En la semana 22 del embarazo el bebé alcanza ya unos 27 centímetros y pesa alrededor de 430 gramos. Descubre qué otras cosas ocurren.



  • Calderón, Daniela Sequeira, et al. "Lumbalgia en el embarazo: abordaje para el médico general." Revista Clínica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Costa Rica 9.5 (2019): 34-38.
  • Martín-Martín, Sergio, et al. "Incontinencia urinaria en embarazo y postparto. Factores de riesgo asociados e influencia de los ejercicios del suelo pélvico." Archivos españoles de urología 67.4 (2014): 323-330.
  • Parra-Saavedra, Miguel, et al. "Amniocentesis: guía práctica." Diagnóstico Prenatal 25.1 (2014): 20-27.
  • Lugones Botell, Miguel, and Miguel R. Sarduy Nápoles. "Amnesia en el embarazo." Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología 45.1 (2019): 137-146.