La línea alba, la “mágica” marca del embarazo

Dicen que la línea alba es mágica. Es como ese meridiano donde tu hijo crece día a día, esa marca oscura que delimita dónde se halla tu tesoro y el auténtico centro de tu corazón, y que a pesar de tener un simple origen hormonal, no deja de ser algo llamativo, algo donde se centran muchas tradiciones populares.

Son muchas las mamás que de pronto, se sorprenden al ver cómo a lo largo de su vientre y durante el segundo trimestre, aparece esa marca curiosa que antes no tenían, que nunca antes nunca había percibido en su cuerpo. Debemos tener claro en primer lugar que la línea alba no aparece de un día para otro, de hecho, todos la tenemos en nuestro abdomen.

Lo que ocurre es que a causa de diversos cambios hormonales la pigmentación de nuestra piel cambia justo cuando llegamos al ecuador del embarazo, constituyendo así un detalle más que atender, que cuidar y que de algún modo, a muchas mamás les agrada y a otras les incomoda.

Puesto que son muchas las mujeres que se preguntan ante todo si esa línea desaparecerá tras el parto, en “Eres Mamá” queremos resolverte algunos aspectos sobre el tema que sin duda, te serán de ayuda.

La línea alba: origen, tradición y cuidados

línea alba

Está ahí, siempre está ahí, aunque no la veas, aunque no la sientas. Forma parte de la constitución muscular de nuestro abdomen y ambos géneros, tanto hombres como mujeres, disponemos de ella.

Sin embargo, en el caso de nosotras, hará acto de presencia cuando se den dos factores: estamos embarazadas y hemos llegado al cuarto mes de gestación.

Asimismo, también es común que se evidencie mucho más si nuestra piel es morena. No obstante, aún con la piel más clarita suele evidenciarse lo bastante para que sea más o menos visible.

Por qué aparece la “linea nigra”  y algún que otro problema más molesto

mujer embarazada

 

La línea alba o del latín “linea nigra” es una veta amarronada de poco más de un centímetro de ancho que cruza nuestro abdomen pasando por el ombligo hasta llegar al pubis.

  • Empieza a evidenciarse en el cuarto mes, justo cuando los melanocitos hacen acto de presencia ocasionando cambios en nuestra piel.
  • En cuanto veamos cómo nuestra linea alba empieza a oscurecerse, veremos también cómo lo hacen también nuestros pezones. Es algo normal.
  • Asimismo, también puede ocurrir otro tipo de alteraciones que pueden resultarnos molestas: a este aumento de melanocitos se le suma en ocasiones la aparición de manchas en el rostro, e incluso un poco más de vello.
  • Son manchas de color café con leche en el área superior de nuestros labios, en la frente o en las mejillas.
  • Este fenómeno dermatológico recibe el nombre de “cloasma gravídico”. Aunque también solemos llamarlo “paño del embarazo”.
  • Por último, otro cambio sobradamente conocido que surge entre el 4 y el 8 mes son las estrías. Las fibras elásticas de nuestra dermis se rompen dejando estas pequeñas y molestas marcas.

Creencias populares sobre la línea alba

línea alba

Estamos seguros de que también tú habrás oído alguna que otra de estas leyendas tradicionales asociadas a la línea alba.

  • Tienen su punto de encanto, no hay duda, pero cabe decir que carecen de justificación científica y no son más que algo anecdótico, divertido y con ese componente mágico que siempre nos agrada.
  • Dice la voz popular que si la línea alba es más oscura por encima del ombligo, el bebé que nacerá será niña.
  • En el caso contrario, si la línea alba es más evidente desde el ombligo hasta el pubis, entonces tendremos un bebé varón.

Ahora dinos… ¿fue tu caso?

Cuidados que debemos mantener para que la línea alba desaparezca

línea alba

Empezaremos dejando claro un aspecto: no podemos evitar al 100% que la línea alba aparezca. Podemos prevenirla, al igual que haremos todo lo posible para cuidar nuestra piel para que el impacto de las estrías apenas sea apreciable.

Veamos ahora unos sencillos consejos:

  • Mantén hidratada la piel de tus senos y del abdomen a lo largo de todo el embarazo.
  • El aceite esencial de rosa mosqueta, por ejemplo, es sensacional.
  • Puedes probar cualquier crema que esté enriquecida con vitamina E.
  • Debes aplicar estos tratamientos dos veces al día a través de masajes circulares.
  • Mantén una buena hidratación interior a lo largo de todo el día, bebe agua a pequeños sorbitos cada media hora.
  • Consume alimentos ricos en vitamina A, C y E, te ayudarán a cuidar de la elasticidad de tu piel y de su regeneración.

Para terminar, lo más común es que después de dar a luz y al cabo de los 3 meses, la línea alba desaparezca por sí misma hasta ser invisible. Si en tu caso, esto no ocurre y además sigues teniendo alguna manchita oscura en tu rostro, consulta con tu dermatólogo.

Existen diversos tratamientos que pueden ayudarte.

 

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar