Peligro del agua con gas y las gaseosas durante el embarazo

Existen opiniones de que el agua con gas y las gaseosas no son recomendables durante el embarazo porque provocan una serie de enfermedades y llegan para incrementar padecimientos que se pueden tener durante este período. Se dice también que, por ejemplo, el azúcar refinado que contienen los refrescos provoca acidez y hace engordar. Como sabemos que te preocupa decidimos investigar al respecto. De paso, desmentiremos algunos mitos que se tejen entorno a esta temática.

Peligro del agua con gas durante el embarazo

El agua con gas es básicamente agua con ácido carbónico, además de algún que otro mineral según la fuente de donde provenga. Más allá de estos compuestos es falso el mito de que esta bebida es perjudicial durante el embarazo. A continuación te explicamos por qué.

El agua carbonatada (agua con gas) no se recomienda para aquellas personas, mujeres embarazadas o no, que padecen de flatulencia y aerofagia, pues el ácido carbónico aumentaría la cantidad de gas dentro de su cuerpo. Pero más allá de estos dos malestares no existen contraindicaciones para que una gestante la consuma, sino que se habla de algunos beneficios que el compuesto podría traerle.

Close up of a cute pregnant belly with a glass of water

Toda vez que ingresa al organismo, el ácido carbónico, favorece la secreción de jugos gástricos y estimula las digestiones, por lo que beber agua con gas podría ser una buena manera de aliviar las digestiones pesadas durante la gestación y funcionaría muy bien en aquellas mujeres que padezcan de dispepsia.

Es también falsa la creencia popular de que el agua carbonatada es altamente calórica y que no debe ser bebida por personas con sobrepeso, menos por mujeres que hayan sido diagnosticadas con un embarazo de alto riesgo precisamente por su obesidad.

Por todo esto te ratificamos, estimada lectora, a no ser una agua carbonatada que contenga otros componentes- y esto debes verlo en su etiqueta-, mientras sea solo agua y ácido carbónico no hay peligro de que la bebas.

Peligro de las gaseosas durante el embarazo

A diferencia del agua con gas las bebidas gaseosas sí son perjudiciales para la salud, ya sea que estés o no esperando un hijo.

Debes saber que estos alimentos que perfectamente podrían ocupar los primeros puestos en la categoría de “comida chatarra”, contienen altas cantidades de sacarosa, fructuosa, saborizantes artificiales, cafeína y otros muchos compuestos que conjuntamente con los ya citados incrementan la grasa corporal, son cancerígenos, causan daño al esmalte de los dientes, producen caries y provocan dependencia.

Estos y muchos otros factores son responsables de enfermedades como:

  • Diabetes
  • Enfermedades renales
  • Obesidad
  • Enfermedades cardiacas
  • Osteoporosis

Padecimientos que si estás esperando un hijo pueden hacer peligrar tu salud, la de tu pequeño, y llevarte a ser diagnosticada con un embarazo de alto riesgo.

El hecho de beber gaseosas durante el embarazo también va en contra de la buena alimentación y la incorporación diaria de los nutrientes que tanto la madre como el feto necesitan, sobre todo, cuando esta bebida llega para suplir otros alimentos importantísimos y, por ende, limita el ingreso de minerales, proteínas, fibra y vitaminas al organismo.

Con respeto a la cafeína que se encuentra dentro de los refrescos gaseosos creemos necesario comentarte que a pesar de que las embarazadas sí pueden tener un poco de cafeína en su cuerpo, porque así lo presentó un estudio realizado el pasado 2015 por la Universidad Americana de Obstetras y Ginecólogos de Washington, hay que prestar atención a no excederse en el mínimo de 200 milígramos diarios, ya sea cafeína que venga del café, el té verde y el té negro, el chocolate negro, los helados de café y chocolate y los refrescos gaseados. Debes conocer que la cafeína atenta contra el buen funcionamiento de los riñones, produce y empeora la acidez estomacal y las gastritis.

Una de las gaseosas

Peligro del agua con gas y las gaseosas durante el embarazo

Mamá, el cuerpo humano está compuesto por agua y necesita de este recurso natural renovable (aunque ya algunos expertos lo consideran no renovable) para realizar todas sus funciones; por eso hay que beber agua de manera regular.

Si estás embarazada y tomas agua con gas porque esa es tu preferencia, perfecto, no hay peligro de que la tomes si no padeces de flatulencias o aerofagia. Pero, escucha bien, limita la ingesta de refrescos gaseados porque estos últimos sí pueden provocarte varios problemas de salud.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar