Peligro del agua con gas y las gaseosas durante el embarazo

La ingesta de agua con gas está permitida durante el embarazo, aunque hay que tener en cuenta que puede incrementar el riesgo de desarrollar problemas digestivos.
Peligro del agua con gas y las gaseosas durante el embarazo
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 30 diciembre, 2020.

Última actualización: 30 diciembre, 2020

Existen opiniones de que el agua con gas y las gaseosas no son recomendables durante el embarazo porque provocan una serie de enfermedades y llegan para incrementar padecimientos que se pueden tener durante este período. Se dice también que, por ejemplo, el azúcar refinado que contienen los refrescos provoca acidez y hace engordar.

Como sabemos que te preocupa decidimos investigar al respecto. De paso, desmentiremos algunos mitos que se tejen entorno a esta temática.

Peligro del agua con gas durante el embarazo

El agua con gas es básicamente agua con ácido carbónico, además de algún que otro mineral según la fuente de donde provenga. Más allá de estos compuestos es falso el mito de que esta bebida es perjudicial durante el embarazo. A continuación te explicamos por qué.

El agua carbonatada (agua con gas) no se recomienda para aquellas personas, mujeres embarazadas o no, que padecen de flatulencia y aerofagia, pues el ácido carbónico aumentaría la cantidad de gas dentro de su cuerpo. Pero más allá de estos dos malestares no existen contraindicaciones para que una gestante la consuma, sino que se habla de algunos beneficios que el compuesto podría traerle.

Close up of a cute pregnant belly with a glass of water

Toda vez que ingresa al organismo, el ácido carbónico, favorece la secreción de jugos gástricos y estimula las digestiones, por lo que beber agua con gas podría ser una buena manera de aliviar las digestiones pesadas durante la gestación y funcionaría muy bien en aquellas mujeres que padezcan de dispepsia.

Es también falsa la creencia popular de que el agua carbonatada es altamente calórica y que no debe ser bebida por personas con sobrepeso.

Por todo esto te ratificamos que mientras sea solo agua y ácido carbónico no hay peligro de que la bebas.

Ten en cuenta que el consumo de agua, con gas o sin ella, antes de las comidas  ha demostrado ser capaz de incrementar la sensación de saciedad. De este modo se reduce el riesgo de picar entre horas.

Peligro de las gaseosas durante el embarazo

A diferencia del agua con gas las bebidas gaseosas sí son perjudiciales para la salud, ya sea que estés o no esperando un hijo.

Debes saber que estos alimentos que perfectamente podrían ocupar los primeros puestos en la categoría de “comida chatarra”, contienen altas cantidades de sacarosa, fructosa, saborizantes artificiales y cafeína. Estos elementos son capaces de promocionar la obesidad, según un estudio publicado en Critical Reviews in Clinical Laboratory Sciences.

Además cuentan con otros muchos compuestos que incrementan la grasa corporal, son cancerígenos, causan daño al esmalte de los dientes, producen caries y provocan dependencia.

Estos y muchos otros factores son responsables de enfermedades como:

  • Diabetes.
  • Enfermedades renales.
  • Obesidad.
  • Enfermedades cardiacas.
  • Osteoporosis.

Padecimientos que si estás esperando un hijo pueden hacer peligrar la salud, la de tu pequeño, y llevarte a ser diagnosticada con un embarazo de alto riesgo.

El hecho de beber gaseosas durante el embarazo también va en contra de la buena alimentación. 

Con respeto a la cafeína que se encuentra dentro de los refrescos gaseosos es necesario aconsejar precaución. En dosis elevadas dicho alcaloide es capaz de precipitar un aborto, además de causar toxicidad. Lo mejor es restringir su consumo durante el embarazo.

Una de las gaseosas

El mejor líquido para mantener la hidratación es el agua

A pesar de que sea posible consumir agua con gas durante el embarazo, has de tener en cuenta que la mejor opción siempre será el agua mineral. De hecho se aconseja consumir este líquido ligeramente fresco dada su capacidad para provocar un vaciado gástrico rápido y eficiente. No suele producir molestias y garantiza un buen estado de hidratación.

Además cabe destacar que no contiene azúcares ni compuestos tóxicos entre sus constituyentes. Por este motivo se recomienda siempre que sea piedra angular en cualquier dieta.

Consume agua con gas, pero no gaseosas

El cuerpo humano está compuesto por agua y necesita de este recurso natural renovable (aunque ya algunos expertos lo consideran no renovable) para realizar todas sus funciones; por eso hay que beber agua de manera regular.

Si estás embarazada y tomas agua con gas porque esa es tu preferencia, perfecto. No hay peligro de que la tomes si no padeces de flatulencias o aerofagia. Pero, escucha bien, limita la ingesta de refrescos gaseados porque estos últimos sí pueden provocarte varios problemas de salud.

Te podría interesar...
¿Cómo ayudar al bebé a probar nuevos alimentos?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Cómo ayudar al bebé a probar nuevos alimentos?

Algunos niños son más sencillos de dar de comer, y en otros casos parece misión imposible. ¿Cómo ayudar al bebé a probar nuevos alimentos?



  • Jeong JN. Effect of Pre-meal Water Consumption on Energy Intake and Satiety in Non-obese Young Adults. Clin Nutr Res. 2018 Oct;7(4):291-296.
  • Stanhope KL. Sugar consumption, metabolic disease and obesity: The state of the controversy. Crit Rev Clin Lab Sci. 2016;53(1):52-67.