Cómo puede afectar el alcohol al bebé durante el embarazo

Pedro · 9 noviembre, 2017
Beber alcohol durante el embarazo puede provocar numerosos problemas en el desarrollo del futuro bebé. De hecho, el síndrome del alcoholismo fetal es el causante de nada menos que hasta el 20% de las malformaciones.

El alcohol es una droga, se mire por donde se mire. Por ello, hay que consumirlo con moderación o incluso eliminarlo definitivamente. Si estás embarazada, es especialmente peligroso. ¿Sabes por qué? Toma nota, porque te damos las claves para que sepas de primera mano cómo va a afectar el alcohol al bebé durante el embarazo.

Así va a afectar el alcohol al bebé durante el embarazo

Pues bien, el alcohol afecta directamente al feto. La bebida que la madre ingiere, penetra en el cuerpo del bebé mediante el torrente sanguíneo.

En el caso de la madre, su cuerpo sí puede eliminar el alcohol que ingiere, pero en el bebé, esto no es así. Y es que los órganos del futuro niño se están formando y no están preparados para realizar estas tareas.

La presencia de alcohol en el cuerpo del bebé durante el embarazo puede tener consecuencias fatales. Desde determinadas carencias hasta malformaciones. Y, por supuesto, lo que se conoce como síndrome del alcoholismo fetal. Un síndrome que es el causante de nada menos que hasta el 20% de las malformaciones.

Síndrome del alcoholismo fetal

Los bebés que durante el embarazo han experimentado el síndrome del alcoholismo fetal tienen una serie de características comunes. Estos bebés sufren, en su mayoría, malformaciones en el rostro. Estas malformaciones les confieren unos rasgos característicos y comunes:

  • Rostro ancho y achatado.
  • Perímetro craneal pequeño.
  • Puente nasal ancho y bajo de más.
  • Ojos pequeños y con pliegues epicantales.
  • Fisuras palpebrales estrechas en los párpados.
  • Malformaciones en las orejas.
El humo del tabaco acarrea consecuencias negativas para los niños que son fumadores pasivos

Si se producen déficits dentro del desarrollo de los fetos afectados por el síndrome del alcoholismo fetal, habrá que observar dos fases. Por un lado la etapa prenatal, y, por otro, la etapa postnatal.

“Los bebés afectados por el síndrome del alcoholismo fetal suelen tener un peso mucho más bajo del que deberían”

Problemas cerebrales y orgánicos

Es fundamental observar la evolución cerebral del bebé. Hay que tener en cuenta que nacen con un perímetro craneal muy pequeño. Este factor llega a intervenir a la hora de desarrollar las capacidades funcionales del niño. Y, en muchos casos, podría derivar en deficiencias mentales.

Por lo que respecta a los daños que se producen en el sistema nervioso, debemos decir que daña, sobre todo, el sistema nervioso central. Por ello es común que estos bebés acaben padeciendo un retraso en su desarrollo. Este retraso puede plasmarse en pequeñas anomalías o en un retraso mental grave.

Problemas conductuales

También es común que esto degenere en problemas conductuales y otros trastornos. Entre ellos, estarían los nervios, la irritabilidad, el temblor, la hiperactividad y las alteraciones en las funciones motoras.

Malformaciones

Además, como decimos, también puede dar lugar a malformaciones. Estas malformaciones podrán estar presentes en el corazón, en los ojos o incluso en los riñones. También podrían traducirse en deformidades en las extremidades.

El alcohol durante el embarazo, terminantemente prohibido

Así que si te preguntas cómo puede afectar el alcohol al bebé durante el embarazo y si puedes beber o no en estado, y en tal caso, cuánta cantidad, toma nota.

Beber mucha agua ayuda a prevenir las infecciones urinarias durante el embarazo.

Y es que los diferentes estudios que se han realizado no arrojan datos claros. Si bien es cierto que una copa muy puntual quizá no tenga una repercusión clara en el feto, lo mejor es no beber. Estos problemas pueden aparecer en el bebé incluso si se beben periódicamente pequeñas cantidades de alcohol. Por ello, la única solución posible es evitarlo.

Si aún no te has quedado embarazada, pero lo estás intentando, tu pareja también tiene que moderar su ingesta de alcohol. ¿El motivo? Según estudios recientes, si el padre consume alcohol de manera cuantiosa y regular, podría tener consecuencias.

Si este consume alcohol previamente a la concepción del bebé, los riesgos de que el futuro niño padezca leucemia aumentan. Esto es así porque el alcohol provoca mutaciones en los cromosomas. Todo ello hace que se produzca una alteración en una proteína que se asocia con la aparición de la leucemia. De hecho, también se da con el tabaco. Por ello es importante que las parejas que quieren tener un hijo se abstengan de tomar alcohol y fumar.

Así que ahora ya sabes cómo puede afectar el alcohol al bebé durante el embarazo. Incluso cómo puede afectar si es una ingesta regular y estás intentando quedarte embarazada. Llevar una vida lo más saludable posible te ayudará no sólo a concebir, sino también a tener un bebé sano.