Masajes durante el embarazo: todo lo que debes saber

La mujer embarazada puede realizarse automasajes o recibir masajes de otra persona para disminuir las molestias de la gestación. Son sencillos de realizar y brindan muchos beneficios.
Masajes durante el embarazo: todo lo que debes saber
Maria Elisa Lisotti Luppi

Escrito y verificado por la fisioterapueta Maria Elisa Lisotti Luppi el 15 abril, 2021.

Última actualización: 15 abril, 2021

Los masajes durante el embarazo dejan de ser una simple caricia para pasar a ser un gran elemento de alivio en un proceso fisiológico tan complejo como la gestación. El crecimiento del bebé dentro de la panza de su mamá requiere varios cambios en su anatomía, entre ellos la distensión abdominal y, por lo tanto, mayor tensión en los músculos de la zona más baja de la espalda.

El peso corporal de la mamá aumenta, lo que modifica su manera de moverse. También se ve afectada la circulación sanguínea y linfática. A esto se le suman los cambios emocionales, que en algunos casos se acompañan de momentos de ansiedad. A medida que avanza el embarazo, se altera el sueño debido a los cambios hormonales y al crecimiento del bebé.

Los masajes son maniobras manuales que se emplean instintivamente, con diferentes objetivos. Durante el embarazo se realizan para disminuir las molestias posturales, mejorar la circulación y para favorecer el descanso. Es recomendable comenzar a aplicarlos a partir del segundo trimestre de gestación. Te contamos todo lo que debes saber para realizarlos.

¿Qué se necesita para realizar masajes durante el embarazo?

En primer lugar, hay que preparar todo antes de empezar. Acondicionar el espacio en el que se ubicará la mamá, utilizar almohadones, sillas o bancos para adaptar la postura según su comodidad.

Mujer recibiendo masajes durante el embarazo.

Luego, se elige el medio de deslizamiento que se va a utilizar, los aceites esenciales o cremas específicas para masajes son una buena opción. Siempre hay que verificar los ingredientes, que no contengan medicamentos. Se pueden agregar elementos como rodillos de masajes, esferas o pelotitas, muy útiles para el automasaje, o para alternar con el masaje manual cuando lo realiza otra persona.

¿Cómo hacer los masajes?

Existen varias técnicas de masajes que se seleccionan según el objetivo buscado. En el caso de los masajes durante el embarazo, se priorizan las técnicas que brinden mayor relajación. Las presiones deben ser suaves, según la tolerancia de la mujer, con movimientos lentos, nunca sobre las partes más salientes de los huesos. Entre las técnicas más conocidas se encuentran las siguientes:

  • Rozamiento: se trata de un contacto muy superficial y suave; se aplica con la yema de los dedos. Apenas rozando la piel, se deslizan los dedos con largos recorridos que atraviesen la zona a trabajar. Es una buena opción para comenzar a estimular la circulación.
  • Amasamiento: se practica con toda la palma de la mano en contacto con la zona muscular a tratar. Se unen los dedos pulgares e índices, formando un rombo. La superficie delimitada entre los dedos es la que se buscará amasar suavemente, moviendo alternadamente una y otra mano, sin perder el contacto entre los dedos entre sí y, al mismo tiempo, con la piel de la mujer.

Automasaje

Es una buena alternativa cuando no se cuenta con otra persona en el momento de necesitar un masaje. Salvo la espalda, el resto del cuerpo está al alcance de las manos de la embarazada. Los masajes faciales son sencillos de aplicar. Así como los masajes corporales, que pueden incluirse en las rutinas diarias de cuidados corporales de la mamá, por ejemplo, después de ducharse, al momento de aplicarse crema.

  • Masajes faciales: hay que frotar las manos entre sí para aumentar la temperatura de la crema o aceite. Cubrir la cara con ambas manos y comenzar deslizando desde el centro hacia afuera. Luego, con las yemas de los dedos, masajear en círculos la frente, el mentón, los pómulos y detrás de las orejas.
  • Masajes corporales: de igual modo, hay que frotar las manos antes de comenzar. Después, amasar suavemente los pies y luego las piernas hasta donde el tamaño de la panza se lo permita.  A partir del séptimo mes, las zonas más accesibles serán muslos, brazos y hombros.

La duración de la sesión de masajes, ya sean aplicados por otra persona o los automasajes, dependerá de la tolerancia y preferencia de cada mujer. Siempre considerando algunos cuidados y precauciones respecto a las posturas elegidas para la mamá. Se priorizarán las posturas recostadas de lado, de ser posible sobre el lado izquierdo. Respecto a la frecuencia, si la mujer lo desea, es posible emplearlos a diario.

Dependiendo de la etapa de la gestación que esté atravesando la mujer, los masajes se enfocarán en diferentes zonas. En el primer trimestre solo deben aplicarse en la zona del cuello y base del cráneo. Durante el segundo trimestre se suman las molestias en la zona media baja de la espalda. Más hacia el final del embarazo, en el tercer trimestre, la zona aún más baja, la lumbar, sacra y los glúteos, comprenden las áreas de mayor molestia.

Mujer embarazada dándose un automasaje.

Beneficios de los masajes durante el embarazo

Son varios los efectos físicos y emocionales que brindan los masajes durante el embarazo. Brinda beneficios inmediatos en múltiples sistemas del organismo de la futura mamá. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Mejora la circulación sanguínea y linfática, que se ve afectada por la compresión causada por el crecimiento del bebé.
  • Relaja los músculos cansados de la mujer, exigidos por el peso del abdomen.
  • Brinda sensación de bienestar general, lo que favorece el descanso y mejora el sueño.
  • Disminuye la sensaciones de dolor en distintas regiones del cuerpo, propias de la gravidez.
  • Favorece la liberación de endorfinas, mejorando el estado anímico de la mamá.

El médico tratante debe dar aviso a la futura mamá en caso de que, por algún motivo específico de salud, estén contraindicados los masajes durante el embarazo. Pueden ser aplicados en todas las mujeres que cursen una gestación saludable, sin complicaciones, así como también se pueden incorporar a la rutina diaria en cualquier momento del día.

Te podría interesar...
Masajes en el embarazo: cuidados y precauciones
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Masajes en el embarazo: cuidados y precauciones

Darse masajes durante el embarazo es una de las técnicas manuales más utilizadas. Hay algunos cuidados y precauciones a tener en cuenta.



  • Regnault, Corinne. Masaje: Conozca los principales beneficios del masaje y las técnicas más adecuadas para conseguirlos. Robinbook, 2017.
  • Padrini, Francesco. El gran libro del masaje con los aceites esenciales. Parkstone International, 2017.
  • Gonzales Goycochea, Kerlyn Milagros. "REVISIÓN SISTEMÁTICA: LA EFICACIA DEL MASAJE EN PACIENTES CON DOLOR LUMBAR." (2018).
  • López Maldonado, María Gabriela. IMPORTANCIA DE UN ADECUADO PROTOCOLO POR PARTE DEL ESTETICITA EN LA PRACTICA DE MASOTERAPIA. Diss. 2018.
  • Hernández, Irma Hernández, Diana Alexandra Camargo Rojas, and Ingrid Estefany Puentes Vega, eds. Masaje terapéutico. Conceptos, generalidades y técnicas. Universidad Nacional de Colombia, 2020.
  • Montes, Roger Cordero, et al. "Masaje combinado con acupuntura en el dolor lumbar: un estudio preliminar." Revista Cubana de Medicina FÃsica y Rehabilitación 4.2 (2017).