Semana 30 del embarazo

Esta semana es importante para el desarrollo de tu bebé, a pesar de que puede que experimentes algunos síntomas molestos.

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira en 16 Febrero, 2021.

Última actualización: 16 Febrero, 2021

La semana 30 del embarazo es importante para el desarrollo del sistema nervioso y el crecimiento del bebé. Es un momento perfecto para ir planificando algunas compras y para reflexionar sobre el montón de responsabilidades que vendrán en el futuro.

¿Cómo está mi bebé en la semana 30?

A estas alturas tu bebé ya no es tan pequeño (o pequeña) como antes. ¡Ya alcanza unos 27 centímetros y pesa alrededor de 1400 gramos! Claro, depende mucho de las características de los padres y de cómo va desarrollándose el embarazo.

Sin embargo, todavía tiene el tamaño suficiente como para moverse como quiera dentro del útero, no te preocupes demasiado por eso. En las próximas semanas ya debería adoptar la forma ideal para el momento del parto… ¡Cada vez falta menos!

¿Recuerdas el lanugo? Esa fina capa de vello corporal sobre la superficie de tu bebé empieza a disminuir poco a poco debido a que empieza a aparecer un poco de grasa por debajo de la piel. Esto es bueno, pues permite regular poco a poco la temperatura corporal al actuar como aislante.

La creación de nuevas neuronas también sigue en proceso, por lo que el cerebro adquiere un mayor tamaño poco a poco. El bebé empieza a ser sensible a algunos estímulos, por ello, nunca está de más dedicarle todo tu amor a pesar de que todavía no escuches respuesta.

Descubre más: ¿Qué es el crecimiento intrauterino retardado?

¿Cómo puedo llegar a sentirme?

Vivir un embarazo en familia es una de las mejores opciones para disfrutar esta etapa.

¡Ya te encuentras en la recta final del embarazo! Es normal que empiecen los sentimientos de duda y algunos miedos sobre las nuevas responsabilidades que vendrán en el futuro. No te preocupes, es el momento ideal para apoyarte en tus seres queridos y plantear todas tus dudas.

Hablar con tus padres y abuelos, e incluso con tus amistades que ya hayan pasado por este proceso, puede traer beneficios increíbles. En caso de sentir que la situación se está saliendo de control, es recomendable acudir con un profesional de la salud mental, como es el caso de los psicólogos.

Síntomas frecuentes en la semana 30

Si ya alcanzaste la semana 30 del embarazo, es muy probable que te sientas identificada con los siguientes síntomas:

  • Regurgitación de alimentos: el aumento de la presión dentro de tu abdomen y el efecto de tus hormonas sobre el músculo del tracto digestivo ocasiona el reflujo gastroesofágico. Es recomendable evitar comer mucho antes de dormir y evitar alimentos picantes o café.
  • Estreñimiento: esto también puede ser consecuencia del montón de hormonas que está produciendo tu cuerpo. A menos que la intensidad sea muy importante, por lo general se alivia con consumir abundante agua y alimentos ricos en fibra.
  • Muchas ganas de orinar: el bebé crece muy cerca de la vejiga, lo que podría ocasionar compresión constante. Debes estar atenta a cualquier tipo de dolor o ardor al orinar, ya que podría tratarse de una infección urinaria.
  • Varices: el útero puede comprimir algunos vasos sanguíneos dentro de tu pelvis y ocasionar las molestas varices. Suelen aliviar bastante después del embarazo, pero si son muy grandes, debes acudir al médico.
  • Insomnio: es normal que tu mente de muchas vueltas en la noche a pesar de que te sientas cansada. Nunca te automediques, ya que esta práctica puede traer algunas consecuencias negativas para tu bebé. Acude con un especialista en caso de que los síntomas sean muy intensos.

¿Es necesario acudir al médico en este periodo?

Nunca se debe interrumpir la consulta prenatal. El médico te comentará cada cuánto debes ir a la consulta en este último trimestre del embarazo, ya que esto varía dependiendo de cada bebé y de cada mamá.

Si acabas de enterarte del embarazo (¡puede suceder!) o todavía no has asistido por primera vez con tu obstetra, debes ir lo antes posible. Esto es vital para detectar cualquier anormalidad en el proceso y proteger tanto tu salud como la de tu bebé.

Estudios que me pueden solicitar y por qué

Por lo general, no suelen solicitarse estudios en esta semana. Sin embargo, en algunos casos el médico podría indicarte los siguientes:

  • Biometría hemática completa: permite visualizar los niveles de hemoglobina y saber si tienes anemia.
  • Química sanguínea: muy útil para medir la glicemia y detectar a tiempo un caso de diabetes gestacional, a pesar de que es más común en las semanas previas.
  • Serología para VIH: permite detectar la infección a tiempo y planificar una estrategia preventiva para que el bebé nazca sano.
  • Estudios de la coagulación sanguínea: dependiendo de los resultados, el médico sabrá si tienes más probabilidades de sangrar durante el parto o cesárea.
  • Ecosonograma obstétrico: es primordial en cada trimestre y se podrían indicar otros estudios más complejos dependiendo de la salud del bebé.

Descubre más: ¿Qué tienes que saber sobre el VIH en la infancia?

Preguntas frecuentes sobre la semana 30

A continuación, respondemos a algunas de las dudas más frecuentes de las madres durante la semana 30 del embarazo.

1. ¿Es necesario mantener mi medicación obstétrica?

En los embarazos normales, puede que el médico indique algunos medicamentos para que el bebé siga desarrollándose de forma adecuada.

Sí. En caso de que el médico haya mandado en las consultas anteriores algunos medicamentos (como suplementos de hierro y ácido fólico) debes mantenerlos a menos que el especialista te diga lo contrario.

2. ¿Debo estar atenta a mi presión arterial?

Sí. No es necesario que estés todo el tiempo midiéndola, pero es conveniente que de vez en cuando lo hagas. También debes estar atenta a síntomas extraños, como cefalea intensa e hinchazón de las extremidades. ¡Recuerda que los casos de preeclampsia son una emergencia médica!

3. ¿Puedo tener relaciones sexuales durante esta etapa?

Depende. En la mayoría de los casos no existe contraindicación para este hábito, pero debes consultarlo primero con tu obstetra. El sexo puede provocar algunas contracciones uterinas, por lo que en ciertas condiciones durante el embarazo puede no ser conveniente.

¡Mejor ve preparando todo!

Ya te encuentras en la recta final. Sería excelente que fueras pensando en dónde va a dormir el bebé, cómo te gustaría llamarlo (o llamarla) y qué tipo de ropa te gustaría comprarle. ¡Aprovecha este tiempo con tu pareja, familia y amigos!

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
La voz materna, fuente de apoyo emocional

La voz materna es el vínculo más poderoso con el que nuestro bebé va abrirse al mundo para crecer con seguridad sintiéndose querido cada día.



  • Maldonado-Durán M, et al. Cambios fisiológicos y emocionales durante el embarazo normal y la conducta del feto. Perinatol Reprod Hum 2008;22:5-14.
  • Schapira I. Características del desarrollo humano perinatal. Un método para la evaluación del sistema nervioso joven. Rev Hosp Mat Inf Ramón Sardá 2004;23(2):59-69.

Graduado en Medicina en la Universidad Central de Venezuela (2020). Ha participado en proyectos de atención médica humanitaria en comunidades rurales desatendidas con distintas ONG locales, y tiene experiencia en proyectos de investigación básica y clínica relacionados con la leishmaniasis, malaria y antropometría infantil. Fue miembro titular de la Sociedad Científica de Estudiantes de Medicina de su casa de estudios (2017-2020) y coordinador del comité científico en la quinta edición del Campamento Universitario Multidisciplinario de Investigación y Servicio (2018). Obtuvo un grado académico con honores (mención investigación) y mención honorífica cum laude por rendimiento académico. Actualmente se desempeña como médico interno y creador de contenido web relacionado al área de la salud.