Estreñimiento en el embarazo

8 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega Encinas
El estreñimiento durante el embarazo es una afección a la que conviene buscar solución. No solo es una molestia, también puede tener consecuencias graves para la salud.

El estreñimiento en el embarazo es un síntoma común que afecta a mucha mujeres. De hecho, aproximadamente un 50 % de las madres gestantes sufren este trastorno. Son muchos los cambios que se producen en el organismo durante esos 9 meses y, con ellos, aparecen las molestias digestivas.

Al igual que muchas mujeres sufren náuseas y vómitos durante el primer trimestre de embarazo, no es raro que también aparezcan ardores de estómago, flatulencias e, incluso, estreñimiento. Consideramos estreñimiento cuando la frecuencia de defecación es menor de 3 deposiciones a la semana.

¿Por qué se produce el estreñimiento en el embarazo?

Cuando comienza el periodo de gestación, se producen en el cuerpo de la mujer muchos cambios hormonales que afectan a todo el organismo. Uno de ellos es el aumento de la secreción de progesterona, una hormona fundamental en el embarazo.

Inicialmente, se encarga de preparar el útero para que pueda albergar al embrión. Asimismo, favorece la elasticidad de los tejidos, evita las contracciones del útero y protege el feto formando el tapón mucoso. Sin embargo, la progesterona es también responsable de la ralentización del proceso de la digestión y del tránsito intestinal.Mujer embarazada con estreñimiento.

Otro aspecto que favorece el estreñimiento durante el embarazo es la presión que ejerce el útero al crecer sobre el intestino y el recto. Esto se da especialmente en los últimos meses de gestación. El tránsito de los alimentos es más complicado y más lento.

En ocasiones, el estreñimiento es producido por los suplementos de hierro que a menudo se prescriben durante el embarazo. La anemia es otra afección muy común en el embarazo debido a las necesidades aumentadas de sangre y glóbulos rojos para nutrir al bebé. Cuando aparece, es necesario tratarla con un aporte adicional de hierro.

En caso de que el hierro sea la causa del estreñimiento en el embarazo, el médico valorará la posibilidad de disminuir la dosis o tomar otras medidas adicionales. Si existe una anemia que hay que tratar, no conviene detener por nuestra cuenta el aporte de hierro por miedo al estreñimiento. Consulta siempre con el especialista, existen otras soluciones que se pueden buscar.

Consecuencias del estreñimiento en el embarazo

Como hemos dicho, el estreñimiento durante el embarazo es una afección a la que conviene buscar solución. No solo es una molestia, sino que también puede tener consecuencias graves para la salud.

Cuando presentamos estreñimiento, el esfuerzo que hacemos al intentar defecar es mayor. En consecuencia, aumenta la presión sobre las paredes intestinales y se impide la circulación normal de la sangre. Esto suele provocar la dilatación de las venas de la zona y la formación de varices o hemorroides, entre otros problemas.

A veces, el estreñimiento también es responsable de la aparición de cistitis y vaginitis en el embarazo, debido al aumento de bacterias por el estancamiento de las heces en el intestino. Estas pueden migrar a las vías urinarias provocando infecciones.Mujer con estreñimiento durante el embarazo.

¿Cómo se puede combatir el estreñimiento en el embarazo?

Como hemos visto, el estreñimiento en el embarazo es consecuencia de muchos procesos que no podemos evitar. Pero también existen medidas eficaces que podemos tomar para combatirlo. Una de ellas es realizar ejercicio físico de forma habitual, siempre adaptado a tus posibilidades.

También en la dieta podemos actuar de manera muy efectiva. Si presentas estreñimiento durante el embarazo, no dudes en aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra. Algunos alimentos que te pueden ayudar son:

  • Frutas: por ejemplo, naranjas, kiwis o uvas.
  • Verduras: por ejemplo, espinacas, acelgas, judías verdes o lechuga.
  • Legumbres.

Asimismo, debes aumentar la ingesta de líquidos. El cuerpo de la mujer durante la gestación necesita más líquidos y, en consecuencia, el intestino absorbe mayor cantidad de agua. Por eso, las heces se vuelven más duras y la defecación se dificulta. Para combatirlo, no dejes de beber, al menos, litro y medio de agua al día.

Conclusión

El estreñimiento en el embarazo es un síntoma común. Trata de seguir una dieta rica en fibra y no dejes de hacer ejercicio físico. Si aún así no consigues controlarlo, consulta con tu médico, él sabrá cómo ayudarte.

  • Herrero, B. T., Martínez, M. R., García, R. P., Gutiérrez, L., Plaza, M. L., Ferrer, A. R., & Cabañero, M. J. (2001). Evolución de los signos y síntomas gastrointestinales durante el embarazo y el puerperio. Investigación y Educación en Enfermería19(1).
  • Kutscher, V. (1996). Embarazo y anemia. Matronas profesión, 15-17.
  • Vicente, V. P., Soler, A. M., Garrido, A. S., & Cuadrado, V. R. (2012). Tratamiento del estreñimiento. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado11(6), 337-346.