Recomendaciones para tratar las hemorroides del embarazo

Amanda · 20 junio, 2016

Las hemorroides durante el embarazo son más frecuentes de lo que podamos creer, pero alrededor de este problema todavía existe cierto tabú; por eso muchas veces desconocemos su presencia y por ende también su tratamiento. Aunque es una condición que puede afectar a cualquier persona, durante la gestación son más probables debido a que aumenta la presión en el ano.

El común estreñimiento, la inflamación de las venas de las piernas y momento del parto, también son potenciales detonantes de la inflamación del tejido intestinal. En consecuencia, este periodo es propicio para la aparición de hemorroides, razón por la cual un 40% de mujeres pueden ser afectadas por este problema durante el embarazo.

La complicación de las hemorroides se produce por lo general cuando se trata de su exteriorización, lo cual deriva en un prolapso y molestos dolores. Las molestias de las hemorroides externas son más usuales cuando la mujer se sienta, para limpiarse o simplemente con moverse; aquellas que se convierten en trombos pueden ser muy dolorosas.

En el caso de las internas, pueden llegar a ser casi imperceptibles, en ocasiones causan poco dolor y su única complicación puede ser un leve sangrado en las deposiciones. Pese a que este sangrado puede ser preocupante para una mujer embarazada, en este caso no representa ningún riesgo para el feto.

Principales síntomas de las hemorroides

0d50bbcd2e7247585a55dd1782689ab4

Es sencillo identificar las señales que indican la aparición de hemorroides, como ya sabemos son comunes durante el embarazo, pueden aparecer en cualquier fase de la gestación pero son más recurrentes durante el tercer trimestre. Durante el período final del embarazo se ejerce más presión en el ano, lo cual es una de las principales causas de su aparición.

Los síntomas que evidencian la presencia de hemorroides pueden ser los siguientes.

  • Dolor en la zona, especialmente durante las deposiciones
  • Ardor
  • Prurito
  • Molestias al caminar, sentarse o al cambiar de posición mientras duermes
  • Sangrado ocasional

¿Cómo tratar las hemorroides del embarazo?

Como hemos dicho, este problema suele presentarse con frecuencia durante la gestación, aunque puede prevenirse por medio de una alimentación rica en fibra e hidratación adecuada; no podemos evitar totalmente su padecimiento. No obstante, existen medidas que se pueden poner en práctica para tratarlas y buscar el alivio que deseamos.

Las recomendaciones que hacen los especialistas y madres que con experiencia, son las siguientes.

  • Por lo general se indican algunos fármacos, pero en caso de embarazo es preferible impedir la mayor parte de la medicación. En ocasiones, la complicación de las hemorroides conlleva a intervención quirúrgica, lo cual es preciso evitar en lo posible durante esta etapa.
  • Pueden ser indicados cremas o supositorios, siempre y cuando sean inocuos para el feto
  • Remedios naturales implican el tratamiento con agua templada, a algunas mujeres también les ha funcionado la aplicación de compresas de hielo y a otras las de agua caliente
46017469730fbb561026b2ce285e67d5

  • Para aliviar el roce, se recomienda el uso de ropa interior de algodón y preferir la limpieza con toallas húmedas en lugar de papel higiénico
  • Es muy importante mantener una higiene adecuada, sobre todo después de las deposiciones, pues cualquier resto de heces podría ocasionar picor. Se aconseja lavar con agua y jabón neutro después de ir al baño, luego se debe secar bien para evitar la humedad en el área
  • Evitemos permanecer mucho tiempo sentadas o de pie, y dormir de costado más que de espalda
  • Para mejorar la situación también es aconsejable modificar nuestros hábitos alimenticios, a fin de que las heces se ablanden para impedir más dolor
  • El ejercicio físico también ayuda a mejorar la circulación, pero debemos evitar montar bicicleta, porque nos podría lastimar la posición sobre el sillín
  • Mantener un horario regular de comidas y evitar en lo posible el consumo de alimentos que puedan ocasionar flatulencia o sean astringentes
  • Recuerda consultar al médico en caso que exista mucho dolor, en especial durante el posparto, debido a la episiotomía o por la cesárea.