¿Qué hacer para aliviar el estreñimiento en los niños?

Amanda 8 marzo, 2016

Una de las enfermedades más comunes en los bebés en sus primeros meses es el estreñimiento, pero puede ocurrir a niños más grandes y también puede repetirse en distintas ocasiones. Este problema ocasiona molestias desagradables a los pequeños y en algunos casos podría complicarse gravemente si no lo ayudamos a aliviarse.

Para decir que efectivamente se trata de un problema de estreñimiento, se debe considerar que el bebé ha disminuido la cantidad de deposiciones normales en él y que además muestra señales de dolor. Es posible que el niño llore constantemente y que ponga en evidencia el esfuerzo que hace por defecar.

Es conveniente ayudarlo a aliviarse de este problema porque mientras más tiempo permanezcan las heces en el colon, estas se endurecen y se resecan más, lo que podría ocasionar un episodio doloroso cuando finalmente sean expulsadas. Del mismo modo, los cólicos son parte de la molestia, los pequeños son atacados por los gases y el problema podría volverse crónico.c5bef31c9bafdb3c1f4609553e3ac48f

¿Cómo aliviar el estreñimiento?

Este trastorno está asociado directamente con la alimentación del bebé, pero en particular es producido en los primeros meses de vida porque su organismo no ha madurado lo suficiente para evacuar normalmente. Al mismo tiempo, es posible que la lactancia no se esté efectuando de la manera correcta; es decir, si no está comiendo bien, no tendrá que evacuar y no se trata de un problema de estreñimiento.

En todo caso, se aconseja estar prevenidos con la alimentación, por ejemplo, durante la lactancia es necesario que nos aseguremos que el niño está tomando el pezón de la manera correcta y puede extraer la leche. En el caso del biberón, es conveniente estar pendientes de que la fórmula no le esté haciendo daño y en cuanto a las comidas sólidas, es preferible darle de comer alimentos que no propicien el estreñimiento.

Es recomendable consultar al especialista si hemos notado que en dos días el niño no ha evacuado y cuando lo ha hecho, sus heces son demasiado secas y duras. No obstante, en casa podemos aplicar algunos remedios para contribuir a aliviar la molestia, entre las principales recomendaciones tenemos.

  • Los pediatras sugieren que se incorpore un poco más de agua al biberón, si es el caso.
  • A algunas madres les ha funcionado los mansajes en la barriguita del bebé y en la espalda, así como flexionar sus rodillas
    c3e1300c5b9823e05c6521ce42496acf
  • También podemos probar a darles de beber un poco de agua tibia, zumo de naranja o de ciruelas
  • Si el problema se vuelve persistente, es probable que el pediatra recomiende cambiar de leche. Algunas veces se trata de incapacidad para digerir la proteína de la leche, por eso recomienda el uso de fórmulas a base de soya u otras
  • Los baños con agua templada son una recomendación de algunas familias a quienes les ha funcionado
  • Cuando las cosas ya se tornan un poco complicadas de lograr, algunos padres optan por ayudar a los pequeños por medio del uso de los efectivos supositorios de glicerina. No obstante, es una práctica que no se debe hacer habitual
  • Si el bebé ya está consumiendo su alimentación complementaria, acostumbra a darle alimentos ricos en fibra. Algunas comidas como el arroz, las zanahorias y el plátano aumentan la posibilidad de estreñimiento
  • Evita darle laxantes sin prescripción del médico; en cambio, puedes pedir a tu pediatra que te recete algún ablandador de heces.

Lo más probable es que con estos simples remedios el bebé mejore, además cuando el pequeño ha superado los cuatro meses de edad, este problema disminuye ampliamente. Después que el organismo se adapta y las comidas comienzan a ser procesadas de forma correcta, los episodios de estreñimiento serán cada vez más escasos.

Sin embargo, es posible que se trate de un problema crónico, por eso la principal recomendación es estar siempre en contacto con el pediatra. También es motivo de preocupación que el niño presente otros síntomas, tales como:

  • Un bebé con edad inferior a cuatro meses, no ha evacuado en un período estimado de 24 horas
  • Apreciable baja de peso
  • Presencia de sangre en las deposiciones
  • Falta de apetito
  • Leve o nula mejoría ante los tratamientos aplicados
Te puede gustar