¿Cómo sacar los gases de los bebés y aliviar los cólicos?

Agetna 8 diciembre, 2015
Si bien no todos los lactantes sufren de cólicos, muchos de ellos sí se ven atormentados por dichas molestias. Las madres de estos niños deben de conocer la manera de aliviarles; estas sencillas sugerencias pueden ser de mucha ayuda.

Lamentablemente, existen diversas molestias que pueden complicar la vida de los bebés. Como ellos no pueden expresarse con palabras, las madres deben interpretar qué les pasa y actuar en consecuencia. Es por esto que muchas mujeres se preguntan cómo sacar los gases de los bebés, entre muchas otras cosas.

Si tu hijo llora porque sufre de cólicos, a diferencia de muchas otras enfermedades que puede padecer, estos pueden remediarse con amor y algunas sencillas técnicas. A continuación, te indicaremos de qué forma puedes sacar los gases de los bebés y cómo calmarlos cada vez que se sientan mal.

¿Qué son los cólicos del bebé?

Lo primero que debes saber es que los cólicos que tienen los recién nacidos son contracciones en el abdomen acompañadas de dolor.

Estas contracciones, por lo general, se producen durante las 12 primeras semanas de vida y pueden durar hasta 2 o 3 horas. Aunque no en todos los casos, muchos cólicos tienen más prevalencia durante el atardecer.

ID-100200006

¿Cómo saber si mi bebé tiene cólicos?

Un bebé con cólicos muestra síntomas perceptibles inmediatamente desde el momento en el que comienza el dolor. Los más característicos son:

  • Llora con insistencia: se encoge, cierra sus puños y se pone colorado. Aunque lo intentes, no logras calmarlo.
  • Su sueño es intranquilo: no puede dormirse o se despierta con quejidos apenas se duerme.
  • Tiene la barriguita endurecida.

Si notas algunas de estas señales en tu recién nacido, es probable que esté sufriendo de cólicos. Ahora es momento de qué manera aliviarlos.

Cómo sacar los gases de los bebés y calmar los cólicos

Uno de los remedios más efectivos contra el llanto de un recién nacido es el calor y el cariño de su madre. Si sabes que tu hijo está sufriendo de cólicos, acúnalo en tus brazos, bésalo, acarícialo, cántale y háblale de manera dulce.

Una vez que se haya calmado un poco, sigue estos consejos:

  • Levanta a tu bebé y coloca su cabecita en tu hombro o en tu pecho para que permanezca de manera vertical. Esta es la mejor postura para que salgan los gases de su vientre.
  • Algunos bebés con cólicos no aceptan el pecho aunque sea la hora de la lactancia; a otros, sin embargo, les es muy efectivo el contacto piel con piel y recibir la tan necesaria leche materna. Prueba a ver si es su caso.
  • Si a tu hijo le gusta bañarse, esta puede ser una buena manera de aliviarlo. No varíes la rutina, mójalo con agua tibia y comprueba a ver si en este estado se siente más cómodo.
  • Prueba si tu hijo prefiere la tranquilidad o los sonidos. Si le gusta lo primero, garantízale un ambiente silencioso durante las horas de dolor; si prefiere lo segundo, el ruido que hacen la lavadora y el refrigerador pueden servirte.
  • Da suaves masajes en el abdomen de tu bebé y observa su reacción. Si tienes miedo de causarle daño, opta por flexionarle las piernas y llevarlas hacia su barriga.
  • Otra técnica recomendable para facilitar el ventoseo es ‘hacerle la bicicleta’. Se debe alternar una pierna con otra, llevándolas con delicadeza hacia su vientre.

Otros consejos para calmar a un bebé con dolores

Además de las recomendaciones mencionadas antes, también hay otras cuestiones que deben considerarse en estas circunstancias. Por ejemplo, no debes darle ningún medicamento o infusión al bebé, por mucho que otra madre te lo haya recomendado.

Recuerda que de ti solo necesita tu leche para vivir y desarrollarse; deja que sea su pediatra quien le prescriba cualquier tipo de sustancias extra.

Por otra parte, es recomendable que saques los gases de tu bebé apenas lo lactes, porque siempre traga aire mientras succiona tu pecho. Súbelo hacia tu hombro y masajea su espalda de abajo hacia arriba hasta que lo sientas expeler.

Finalmente, también es buena idea que lo pasees por la casa y lo saques a algún patio exterior a que tome aire fresco. Otra alternativa es montarlo en tu coche y darle un pequeño recorrido; muchos bebés se tranquilizan con el movimiento.

Bebé recién nacido

Como te habrás dado cuenta, para sacar los gases del bebé no es necesario aprender ninguna técnica especial. Basta con que le prestes la debida atención y lo ayudes a pasar de la mejor manera estos momentos tan molestos.

Si tu hijo no se calma, no lo dejes en una sola posición. Ponlo en diferentes posturas hasta encontrar una que le agrade: acuéstalo boca arriba, cárgalo de manera que se mantenga erguido, vuelve a acostarlo pero boca abajo, cárgalo nuevamente y apoya su cabeza en tu codo. El movimiento también le ayudará a remover los gases que tiene dentro y hacer que salgan.

Finalmente, nunca olvides la importancia de mantener al pediatra informado sobre los síntomas del pequeño y de su comportamiento. Él sabrá mejor que nadie qué medidas tomar si detecta algo que no encaja dentro de lo normal.

Te puede gustar