Ecografías en el embarazo: ¿qué información aportan?

Este artículo fue redactado y avalado por la matrona Miriam Barriga Sánchez
· 8 marzo, 2019
Durante el embarazo hay que hacerse varias ecografías pero, ¿qué información nos da cada una de ellas?

Las ecografías en el embarazo son una de las pruebas médicas por excelencia que permiten controlar la evolución del mismo y el crecimiento del feto. La ecografía en sí es una prueba de imagen que, mediante ultrasonidos, permite visualizar estructuras internas.

Las ecografías obstétricas proporcionan información sobre los órganos sexuales femeninos (útero, trompas de falopio y ovarios), estructuras vecinas (vejiga) y, por supuesto, en el caso de embarazo, sobre el feto y su entorno (saco gestacional, líquido amniótico, cordón umbilical…).

Son pruebas no invasivas, no duele su realización y no suponen un riesgo ni para la madre ni para el bebé. Durante el embarazo, se realizan, generalmente, tres ecografías de control. Cada una de ellas se lleva a cabo en un trimestre de gestación y aportan diferentes datos.

Ecografía del primer trimestre

Se suele realizar en torno a las 12 semanas de embarazo (11 a 13 semanas) y aporta información imprescindible sobre la gestación incipiente:

  • Número de embriones. Esto indica si el embarazo es único o múltiple.
  • Presencia de latido cardíaco fetal. Presente, generalmente, a partir de la 6ª semana de embarazo.
  • Edad gestacional y longitud del embrión. Permite comprobar si las semanas de embarazo corresponden a las calculadas en base a la fecha de la última regla.
  • Morfología del embrión. Comprobar que presenta la forma adecuada al momento de la gestación.
  • Medida de la translucencia nucal para el cribado de cromosomopatías (es un marcador en el cribado prenatal no invasivo).
  • Control del útero y de los ovarios.

Esta ecografía es una de las más emocionantes para la madre, puesto que confirma con certeza la existencia de embarazo al visualizar el embrión.Ecografías en el embarazo: ¿qué información aportan?

Ecografía del segundo trimestre

Se realiza en torno a las 20 semanas de embarazo (18 a 21 semanas). También se conoce como ecografía morfológica, ya que su principal objetivo es evaluar el adecuado desarrollo de los órganos y sistemas fetales. Permite detectar anomalías estructurales fetales y marcadores de cromosomopatías.

  • Confirma el número de fetos y su vitalidad.
  • Explora la placenta (localización, características, número de vasos del cordón umbilical…).
  • Valora la cantidad de líquido amniótico presente.
  • Evalúa el crecimiento fetal según diferentes parámetros: medidas de la cabeza, abdomen y fémur.
  • Estudia exhaustivamente la anatomía fetal; es por ello que esta ecografía es la más larga de todas.
  • Desvela el sexo fetal.
  • Revisa el útero y los ovarios.

En esta ecografía se conoce el sexo del bebé, aunque hay muchos progenitores que prefieren no saberlo hasta el momento del parto.

Ecografía del tercer trimestre

Se realiza entre las 32 y 36 semanas de embarazo.

  • Valora la vitalidad fetal y su posición dentro del útero.
  • Controla el crecimiento fetal con las mismas mediciones que en la ecografía del segundo trimestre. Estas mediciones son muy importantes en casos de crecimiento intrauterino retardado (CIR) o macrosomía fetal.
  • Localiza la placenta.
  • Calcula el volumen de líquido amniótico (cantidad normal, polihidramnios u oligoamnios).
  • Si fuera necesario, estudia el flujo sanguíneo feto-placentario (eco-doppler).

Estas son las ecografías mínimas recomendadas que permitirían realizar el seguimiento del embarazo. Aunque, ante cualquier alteración que se detectara en el crecimiento fetal, cantidad de líquido amniótico o características placentarias, podría ser necesario llevar a cabo más pruebas ecográficas.

Las ecografías durante el embarazo, junto con las analíticas sanguíneas, permiten controlar la correcta evolución de la gestación y detectar cualquier anomalía que pudiera surgir. Es muy importante seguir las recomendaciones de los profesionales sanitarios que te acompañan durante tu embarazo y consultar con ellos cualquier duda que te pueda surgir.Ecografías en el embarazo: ¿qué información aportan?

Otras ecografías en el embarazo

  • Estudio Doppler fetal. Permite valorar el flujo sanguíneo existente entre la placenta y el bebé, ya que esta se encarga de su nutrición y oxigenación. Si existiera alguna alteración, serían necesarios controles más exhaustivos del crecimiento fetal.
  • Estudio Doppler de las arterias uterinas. Esta prueba observa la resistencia que presentan las arterias uterinas maternas al flujo de la sangre. Este valor puede verse alterado en casos de CIR o ante hipertensión materna en el embarazo (preeclampsia).
  • Neurosonografía. En esta prueba se estudian el cerebro y la médula espinal del feto. Está indicada en casos muy concretos.
  • Medida de la longitud cervical. Esta ecografía se realiza por vía vaginal y permite estimar la longitud del cuello uterino. Está indicada en mujeres con antecedentes de partos prematuros (antes de las 37 semanas de embarazo).
  • Ecografías 4D y 5D. Existe una amplia oferta en el mercado. Permiten una visión del bebé casi como en una fotografía. Pueden tener indicación médica, pero generalmente se realizan para poder ver al bebé con mucha más nitidez y precisión.
  • Castán Mateo, S., Tobajas, JJ. (2013). Obstetricia para matronas: guía práctica. Madrid: Médica Panamericana.
  • Espinilla Sanz, B., Tomé Blanco, E., Sadornil Vicario, M., Albillos Alonso, L. (2016). Manual de obstetricia para matronas. 2nd ed. Valladolid: DIFÁCIL.