¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Amanda 9 mayo, 2016

Es probable que hayas escuchado hablar sobre los ejercicios de Kegel, que son ampliamente recomendados para mujeres embarazadas. Pese a que sirven para mejorar algunas condiciones del embarazo, no solo están indicados en este caso; fueron creados especialmente para mejorar la incontinencia urinaria y además pueden ser realizados por cualquier persona.

Estos ejercicios aparecieron en la década de los cuarenta y fue un médico ginecólogo llamado Arnold Kegel el encargado de su creación, de allí su nombre. Al principio, el propósito era mejorar el sistema urinario tras el parto y favorecer a los músculos pubocoxígeo, para los cuales están destinados estos ejercicios.

Según las características de estos ejercicios, se fortalece el suelo pélvico para prevenir y corregir problemas de incontinencia; son aconsejables para las mujeres embarazadas y para aquellas que ya dieron a luz. Aunque existen ciertas dudas sobre su eficiencia en el posparto, sabemos que un poco de ejercicio nunca está de más, sobre todo cuando es sabido que podría beneficiar la salud sexual.

Beneficios de los ejercicios de Kegel

El principal beneficio de estos ejercicios, es el de fortalecer los músculos pélvicos, como es de suponerse, esta estructura existe tanto en el cuerpo femenino como en el masculino; por eso, pueden ser favorables para todos por igual. Para 1940, el doctor Kegel pretendía que estos movimientos ayudaran a las madres a mejorar los problemas de incontinencia tras el parto.

0643bc9086807c6d12e6c0f72f11de2e

Más adelante, los especialistas pudieron determinar que eran efectivos para mejorar otros factores. Por lo tanto, se asocia su efectividad a aspectos como la función sexual, la postura, debilidad de vejiga y músculos pélvicos. En el caso de las mujeres embarazadas, su suelo pélvico tiende a debilitarse por el esfuerzo y producir incontinencia urinaria.

De manera que, la realización de estos ejercicios es indicada para fortalecer los músculos que impiden el debilitamiento de los músculos que controlan los esfínteres; en especial, en caso de embarazo. Otros beneficios relacionados a esta actividad son:

  • Podrían contribuir para una mejor condición muscular a la hora del parto natural porque se enfocan en el área pélvica
  • Evitan y mejoran la incontinencia urinaria
  • Favorecen la recuperación ante cirugías ginecológicas en las mujeres y de la próstata en los hombres
  • Contribuyen a recuperar la tonicidad y parte de las propiedades del área vaginal después del parto y/o como efecto de la edad
  • Favorecen la función y el disfrute sexual
  • Con la realización de los ejercicios de Kegel unos cinco minutos, tres veces al día durante pocas semanas, se pueden alcanzar excelentes resultados en el control de la vejiga.

¿En qué consisten los ejercicios de Kegel?

La ejecución de estos movimientos es realmente sencilla, no requieren de mayor esfuerzo y cuando se hacen de la manera correcta no deberían tener efectos secundarios. El movimiento como tal es casi el mismo, solo que se recomienda su realización al menos en tres posiciones diferentes, de pie, sentado y acostado.

Para localizar los músculos que debemos ejercitar se aconseja realizar la siguiente rutina:

Ejercicio Nº 1

Consiste en intentar detener el flujo de orina mientras estamos sentadas en el inodoro. Este movimiento te permite mejorar el control de los músculos e identificar cuáles son los que deben ejercitarse.

Ejercicio Nº 2

Realizaremos movimientos similares al momento en que intentamos evitar defecar; para esto es preciso apretar y mover el intestino hasta experimentar una sensación similar a cuando es inminente la evacuación. Una vez que logramos tener dominado este movimiento, significa que estamos ejercitando correctamente los músculos.

Ejercicio Nº 3

Acostada aprieta uno de tus dedos dentro de tu vagina hasta que puedas sentir la presión en tu dedo. El movimiento es similar a cuando tratas de evitar que salga la orina; para saber que estás realizando el ejercicio correctamente, es preciso que sientas que estas apretando el dedo realmente.

9772b3a93b86e73d8a83e4d75fe73f8c

Ejercicios generales

Después de haber localizado por medio de los ejercicios anteriores los músculos que debemos activar, se recomienda hacer una rutina de tres veces cada uno por unas cinco semanas. La rutina que proponen los ejercicios de Kegel es la siguiente:

  • Con la vejiga vacía: acostados, de pie o sentados, apretemos los músculos del suelo pélvico por un espacio aproximado de ocho segundos. Luego relajamos los músculos y descansamos por diez segundos. Repetir el movimiento unas diez veces durante cada sesión.
  • Recordemos que los músculos que vamos a activar son aquellos que descubrimos en los ejercicios principales; por lo cual es conveniente identificarlos para no apretar los equivocados.
  • Es necesario mantener la respiración y no exagerar en la cantidad de repeticiones o sesiones por día
  • Puedes pedirle a tu médico que te recomiende pesas especiales para ayudar a estos ejercicios
  • Aprovecha de practicar cada vez que vayas a toser, levantar algo, estornudar o saltar.
Te puede gustar