El valor de las rutinas en casa

Nadyra Muhammad · 30 enero, 2016

El valor de las rutinas en casa es inmenso, tanto para la armonía en la dinámica familiar como para inculcar buenos hábitos en nuestros pequeños. Los hogares donde reina la anarquía y la falta de estructura forman niños igualmente anárquicos y desorganizados. Acá te invitaremos a reflexionar acerca de las rutinas de tu hogar y verificar su eficacia.

Rutinas con bebés

Si quieres tener algo de tiempo disponible para ti, las rutinas son indispensables cuando tienes bebés en casa. Crear horarios (aproximados) es la mejor manera de tener un día predecible, organizado y de poder hacer planes con “tu tiempo”.

Con esto nos referimos que los bebés deben tener una rutina de alimentación, baño, estimulación y tomar sol con horarios que te permitan a ti organizar tu día y a ellos irse regulando poco a poco.

Por supuesto, todo con criterio, ya que por ejemplo, a un bebé de un mes será muy difícil de ajustar a horarios de alimentación y sueño, sin embargo ya puedes ir organizándole una secuencia de pecho, estimulación sensorial o siesta. También puedes respetar los horarios de tomar sol y baño que dependen totalmente de ti.

La mayoría de los bebés hacia los dos o tres meses ya suelen tener ya intervalos cercanos a las 3 horas para comer, solicita ayuda de una consultora de lactancia materna o de tu pediatra si crees que no lo vas logrando, pues un bebé que come bien duerme bien y es solo así que podrás ir generando una rutina efectiva. Un bebé que no se alimenta bien , duerme poco y es un bebé llorón e irritable.

Rutinas con niños pequeños

Una vez que los pequeños comienzan a asistir al jardín de niños o la guardería es importante ajustar la rutina en el hogar, pues hay que considerar que las horas de sueño deben ser suficientes para que tu hijo tenga energías para jugar y divertirse y así aprovechar todo lo que el jardín tiene para ofrecer.

d2a4643f36b93d507a40ccb1da804c65

Ten en cuenta lo siguiente:

  • Considera los horarios en los que debe irse a dormir y luego levantarse. La rutina de la mañana es muy importante, puesto que el día debe comenzar feliz tanto para ellos como para ti.
  • La mayoría de los peques requieren de tiempo para desperazarse, tomar la leche y dejarse vestir a gusto, trata de disponer tiempo para ello sin tener que apurarles.
  • Una vez en casa de nuevo, la rutina vuelve a ser importante para inculcar buenos hábitos. Enséñale a lavarse las manos al llegar, cambiarse de ropa o lo que convenga según la dinámica de tu familia.
  • Recuerda tener horarios estables para el baño y la comida, también para jugar. 
  • Cuida que al comer también hayan hábitos correctos como mantenerse sentado en la silla y usar la servilleta, por ejemplo. Puedes animarlo también a intentar usar los cubiertos.
  • También es importante que al terminar de jugar comiencen a recoger sus juguetes en la medida de sus posibilidades.

Rutinas con niños grandes

Los niños más grandecitos ya comienzan a tener otras responsabilidades como deberes escolares lo que debes incluir como parte de la rutina diaria.

  • Organiza la rutina de la mañana con carteles con fotos o imágenes donde ellos puedan visualmente saber lo que les corresponde hacer: lavarse, vestirse, tomar el desayuno… Incorpora aquí cada actividad que te interese que esté presente en la rutina de la mañana.
  • Al llegar a casa también debe haber horarios para comer, ver tele, jugar, hacer los deberes y bañarse.
  • Cada una de estas actividades debe tener y también su propio esquema, es decir, a la hora de bañarse el niño debe ser capaz de bañarse solo o con poca ayuda, volver a vestirse, recoger la ropa sucia y llevarla al cesto, dejar ordenado el baño, por ejemplo.
  • En esta etapa la rutina y crear buenos hábitos escolares es indispensable. La tarea debe hacerse a la misma hora en un lugar apropiado con iluminación y ventilación suficientes y poco ruido y distractores. Al terminar, debe escoger todo y alistar su mochila para el día siguiente.
  • A la hora de la comida, pídeles que colaboren al poner la mesa y al terminar que recojan su plato y lo lleven a la cocina.
e299156a64aa386f778bccb7999c4c2b

La rutinas son sinónimo de perseverancia

Ten en cuenta que crear rutinas efectivas en casa demanda de tu parte constancia y perseverancia, también de esfuerzo y criterio para organizarlas de la mejor manera. Sin embargo los resultados no se harán esperar y bien valen la pena.

Ser constante y perseverante a la hora de crear las rutinas implica llevarlas acabo un día tras otro con determinación inquebrantable. Si dejas el tema de la estructura y los horarios solo para los días que quieras reprender a tus hijos y el resto de los días saboteas los horarios que ya has establecido, se te dificultará mucho lograr incorporar rutinas en tu dinámica familiar.

Amor y buen humor

Amor y buen humor son la clave para instaurar rutinas en casa sin hacer que la convivencia se torne tensa. Educar a tus hijos no es cuestión de reprender; educar es formar con amor, paciencia y perseverancia.