Las relaciones sexuales durante el embarazo

15 julio, 2018
Por lo general, las personas desconocen que sí pueden mantener relaciones sexuales sanas durante el embarazo. A continuación te contamos más.

Las relaciones sexuales durante el embarazo no están prohibidas a excepción de aquellos casos en los que la salud de la madre y el feto sean delicadas. No obstante, lo cierto es que esta práctica se puede llevar a cabo de una forma sana y, en función de ello, obtener beneficios.

Hay que tener en cuenta que, más allá del tabú que gira a su alrededor, el sexo es una necesidad física básica del ser humano. Y no solo satisface a nivel físico sino que promueve un bienestar emocional, a partir del acercamiento íntimo y el afecto.

Por supuesto, el hecho de que se pueda practicar relaciones sexuales durante el embarazo no implica que no se deba tener ciertos cuidados. En este sentido, el sexo debe ser delicado, pero no por ello, menos satisfactorio que de costumbre. De hecho, hay parejas que se acercan mucho más a través este tipo de sexo, ya que el nivel de compromiso, confianza y entrega es mayor.

Las relaciones sexuales durante el embarazo.

El sexo y el embarazo

En el primer trimestre

La excitación es mucho más intensa en esta etapa, dado que los órganos están más irrigados. En este sentido, el sexo encuentra su mejor momento. Incluso se puede llegar al orgasmo con mayor facilidad. Por tanto, las relaciones sexuales durante el embarazo en esta etapa resultan muy placenteras.

En el segundo trimestre

Si llevas la cuenta, este período abarca desde la semana 16 hasta la 30. Es un momento en el cual, si no han ocurrido complicaciones, la mujer se sentirá muy bien consigo misma. La actividad hormonal hace que se vea más ‘guapa’ y lozana, y el cuerpo, al tener curvas más pronunciadas, se verá mucho más atractivo. 

Pero, también surge una nueva situación. Durante estas semanas es que podrás sentir los movimientos de tu bebé. Así que, seguramente te preguntarás: ¿Son seguras las relaciones sexuales durante el embarazo ?

En el último trimestre

A partir de ahora, será más difícil encontrar una posición cómoda para ti y en la que tu barriga no se interponga. Pero, no dejes que eso sea un obstáculo insalvable. Recuerda que, en esta etapa necesitas el afecto de tu pareja. Por eso, las caricias, los masajes y los roces tiernos también juegan un papel determinante para lograr tanto una excitación como un orgasmo placentero.

Las relaciones sexuales durante el embarazo

El clímax se da en el útero. Por un instante, toda la irrigación sanguínea se dirige hacia esa zona erógena estimulada y le llegará menor cantidad de sangre al bebé, pero no te preocupes. No perjudicial en lo absoluto. De hecho, supondrá un ejercicio para su organismo, en donde su propia circulación sanguínea compense el faltante. Además, no olvides que está protegido por el líquido amniótico.

¿Pueden causar daño al bebé  las penetraciones en las relaciones sexuales durante el embarazo? Pues bien, la respuesta es NO. Hay un tapón de moco que obstruye la entrada al cuello del útero e impide que el semen pueda llegar hasta allí.

Las relaciones sexuales durante el embarazo.

Situaciones de riesgo

Debes consultar de forma inmediata a tu médico si surge alguna de esas situaciones, o por lo menos, hay un síntoma de ello:

  • Si después de la penetración, o sin ella, ves que expulsas líquido. Puede ocurrir que el orificio uterino se haya abierto antes de tiempo. Si la bolsa amniótica presenta un pequeño daño puede producirse una infección, y esto puede generar un aborto o un parto prematuro.
  • Si tu embarazo es múltiple.
  • Al presentar amenaza de aborto o de parto.
  • Si hay sangrado o manchas.
  • Al comienzas a tener contracciones antes de lo normal.
  • Si en tus controles previos te han detectado algún problema en la placenta.
  • Si tú o tu pareja sufre de alguna infección genital.

Beneficios

Tal y como hemos señalado anteriormente, las relaciones sexuales durante el embarazo incluyen varios beneficios no solo a nivel físico sino a nivel emocional. En pocas palabras, contribuyen a mejorar la calidad de vida de la pareja y, por supuesto, ayuda a liberar la tensión y el estrés.

Para la mujer, el  hecho de lograr la intimidad con su pareja le hará llevar mejor los cambios que enfrentará su cuerpo. Se sentirá querida y deseada, algo que sin duda alguna contribuirá a mantener una visión acerca de sí misma. Sin embargo, no hay que olvidar que cada mujer es distinta.

Te puede gustar