Análisis de sangre en el embarazo: todo lo que debes saber

Los análisis de sangre no son solo una biometría hemática completa. Algunos estudios tan importantes como las serologías y las pruebas de coagulación también pueden realizarse con una muestra de sangre.
Análisis de sangre en el embarazo: todo lo que debes saber
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 25 Mayo, 2021.

Última actualización: 25 Mayo, 2021

Son muy famosos los análisis de sangre durante el embarazo. De hecho, estos se repiten de forma regular en cada trimestre con el objetivo de detectar anormalidades en el estado de salud de la madre e indirectamente en el del bebé en desarrollo.

No existe un único estudio de este tipo. Con una sola muestra, pueden realizarse múltiples análisis en el laboratorio. Estos incluyen desde una biometría hemática completa hasta la medición de sustancias vitales para el proceso de coagulación.

Si te interesa saber más sobre el tema, en las siguientes líneas hemos resumido de forma breve los aspectos más destacables de cada uno de estos estudios. Te los presentamos a continuación.

¿Por qué se indican análisis de sangre durante el embarazo?

Los análisis de sangre son útiles para detectar enfermedades de forma precoz
Estos estudios suelen ser solicitados durante las evaluaciones obstétricas.

Una de las medidas más importantes que se deben tomar en cuenta al detectarse un embarazo es el inicio de la atención médica prenatal. En diversos países esto suele ser realizado en conjunto por las matronas y los médicos obstetras.

Con la finalidad de detectar de forma oportuna varias alteraciones, es común que el médico te indique estudios de laboratorio. Estos van más allá de una simple biometría hemática, ya que en realidad son varios los análisis que pueden hacerse con una muestra de sangre.

Enfermedades como la anemia por déficit de hierro (ferropénica), la diabetes gestacional y algunos tipos de infecciones pueden detectarse rápidamente con alguno de estos estudios.

Información que se puede obtener de un análisis de sangre durante el embarazo

A continuación, describiremos los principales usos de los análisis de sangre más frecuentes. Estos pueden realizarse dentro y fuera del embarazo, pero en este periodo deben realizarse de forma regular para evitar problemas maternos o fetales.

Biometría hemática completa

La biometría hemática es uno de los estudios más básicos y permite determinar principalmente la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Los glóbulos rojos o eritrocitos son aquellos encargados de transportar la hemoglobina, una molécula que fija el oxígeno.

Por ejemplo, con estos parámetros es posible diagnosticar la anemia ferropénica. Según una publicación del Manual MSD, desde un punto de vista clínico se caracteriza por fatiga, dificultad para respirar y palidez.

Los glóbulos blancos también se denominan leucocitos y existe una gran variedad en la sangre, como neutrófilos, basófilos, eosinófilos o linfocitos. Cuando aumentan de forma patológica (en especial neutrófilos y linfocitos), es muy probable que exista una infección materna.

Las plaquetas participan de forma activa en el proceso de coagulación. Por ejemplo, cuando estas disminuyen mucho, existe un mayor riesgo de desarrollar hemorragias internas o externas, siempre y cuando existan los factores de riesgo para que esto suceda.

Descubre más: Anemia en el embarazo

Química sanguínea

Control para la diabetes.

El término química sanguínea se suele usar de forma genérica para englobar a todas aquellas sustancias que puedan medirse por métodos químicos en un análisis de sangre. Las más importantes durante el embarazo incluyen la glicemia y la creatinina.

La glicemia se define como la concentración de glucosa en sangre y es extremadamente útil para diagnosticar los casos de diabetes gestacional.

Según algunas publicaciones, esta patología suele asociarse con varias complicaciones obstétricas como la preeclampsia, por lo que requiere un control médico riguroso.

En el caso de la creatinina, se utiliza como un marcador de función renal. Si alcanza concentraciones elevadas, es bastante posible que los riñones no estén funcionando de forma adecuada. Puede pasar en casos graves de deshidratación o infecciones severas, provocando cuadros de insuficiencia renal aguda, según la Clínica Mayo.

Estudios de coagulación

Los estudios de coagulación suelen solicitarse de forma periódica durante el embarazo para valorar el riesgo de sangrado. Es un tipo de análisis de sangre muy útil a la hora de planificar algún tipo de cesárea, ya que, mientras mayores sean las probabilidades de sangrar, mayores complicaciones intraoperatorias pueden aparecer.

Algunos de los más utilizados son el tiempo de protrombina (TP) y el tiempo parcial de tromboplastina (TPT) activada. Entre otras cosas, la alteración en cualquiera de ellos podría revelar enfermedades hematológicas preexistentes o a causa del embarazo, según ciertas publicaciones.

Estudios especiales para enfermedades infecciosas

Es obligatorio realizar en cada trimestre del embarazo algunos análisis de sangre para saber si la madre sufre de alguna enfermedad infecciosa importante. Estas pueden generar síntomas o no y, en muchos casos, pueden poner en peligro la vida del bebé.

Algunos de estos estudios se conocen con el nombre de serologías y son útiles para diagnosticar casos de VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) o toxoplasmosis. Otro estudio es el VDRL (Venereal Disease Research Laboratory), utilizado para diagnosticar la sífilis.

Los análisis de sangre son útiles y variados

Lejos de la idea típica de que solo existe un tipo de análisis de sangre, son muchos los estudios que pueden realizarse a partir de una misma muestra. Por supuesto, los métodos de recolección son diferentes, al igual que el procesamiento en los laboratorios.

Más allá de los detalles técnicos, lo realmente importante es que toda mujer embarazada acuda de forma regular a sus controles prenatales. En estos se indicarán de forma oportuna los estudios necesarios para evitar complicaciones y mejorar el pronóstico general, tanto de la madre como del futuro bebé.