Estrategia para enseñar a los niños a valorar las cosas

Sigue leyendo y aprende de qué trata la "lista de la felicidad" y cómo puedes emplearla cuando quieras que tus pequeños sean conscientes de sus pequeños privilegios.
Estrategia para enseñar a los niños a valorar las cosas

Última actualización: 24 agosto, 2022

Es común que muchos padres quieran llenar a sus hijos de los regalos y los obsequios materiales que ellos no tuvieron la oportunidad de disfrutar en sus infancias. Sin embargo, el hecho de tener libertad económica no significa que no se deban inculcar estrategias para enseñar a los niños a valorar las cosas.

Hacerles saber a los pequeños que detrás de los mimos de mamá y de papá se esconde un gran esfuerzo es importante para que aprendan a valorar incluso los detalles pequeños. Una deliciosa comida caliente, un abrazo sincero en momentos de tristeza y un beso de buenas noches son privilegios que pasan desapercibidos por darle protagonismo a las cosas materiales.



Inculca en tus hijos la gratitud para que aprendan a valorar las cosas

El mundo está lleno de un sinfín de maravillas que pueden verse opacadas cuando no somos conscientes de lo afortunados que somos en el día a día. En la actualidad, muchos niños obtienen gratificaciones constantes (y muchas veces poco merecidas) que los hacen pensar que dichos obsequios son cosas sin importancia.

Mimar a los hijos y darles regalos eventualmente no está mal, pero es necesario que los niños aprendan a valorar los detalles de sus padres.

Y es que en un mundo tan superfluo como el moderno, inculcar a los niños desde sus primeros años de infancia la gratitud es crucial para que aprendan a valorar lo poco o mucho que poseen. De lo contrario, si se mima con regalos en exceso a los hijos para suplir un vacío emocional o ausencia parental, solo los estamos malcriando y eludiendo nuestras responsabilidades y obligaciones como padres.

La “lista de la felicidad” es una estrategia que les permite a los pequeños pensar en aquellas cosas que más les alegran el corazón, logrando ver más allá de la materialidad. Porque, aunque el último videojuego puede parecer la fuente de la felicidad, la verdad es que es solo un objeto de moda que puede entretener un par de horas, pero nunca brindará cariño o afecto humano.

La lista de la felicidad: una técnica para enseñar a valorar las cosas

Cuando se les pregunta a los hijos sobre aquellas cosas que los hacen felices es habitual que respondan con cosas materiales. Desde su nueva pelota hasta su muñeca favorita, es verdad que esos objetos sí pueden traer felicidad momentánea. No obstante, cuando se les permite a los pequeños reflexionar sobre aquellas cosas de la cotidianidad que les llenan el corazón, descubren la magia de lo simple.

Acompaña a tu pequeño durante esta actividad y realiza tu propia lista. Al final, compartan sus resultados y mira las coincidencias mutuas.

Para que tu hijo pueda realizar su propia lista basta con plantear una pregunta sencilla, pero muy poderosa. “¿Qué me hace feliz?”. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos la vida nos llena de detalles que en ocasiones se convierten en paisaje, pero que con un poco de reflexión nos permiten ver qué tan afortunados somos.

Este es un ejemplo de una “lista de la felicidad”.

1. ¿Qué me hace feliz con mi familia?

  • Los besos de buenos días y buenas noches de mamá y papá.
  • La comida que me preparan con cariño mis papás.
  • Jugar todos los días así solo sea un rato en familia.
  • Recostarme a descansar en los brazos de mamá.
  • Escuchar los cuentos y las historias de los abuelos.
  • Ver una película todos juntos los fines de semana.

2. ¿Qué me hace feliz en mi casa?

  • Dormir hasta tarde en mi cama.
  • Disfrutar del calor del hogar en un día frío.
  • Poder buscar comida en la cocina.
  • Tener agua, luz y gas para vivir en dignidad.
  • Jugar y abrazar a mi mascota.
  • Relajarme con un baño de agua caliente.

3. ¿Qué me hace feliz fuera de mi casa?

  • Los amaneceres y atardeceres con mis papás o amigos.
  • Los perritos, los gatitos y los pajaritos de la calle.
  • Ver cómo llueve y se mojan las plantas.
  • Buscar divertidas formas en las nubes de verano.
  • Dar un paseo por el parque o el campo en familia.
  • Oler las flores y escuchar el canto de los pájaros.

4. ¿Qué me hace feliz individualmente?

  • Colorear en mi libreta de dibujos.
  • Oír mi canción favorita o ver mi programa predilecto.
  • Leer un cuento o historia infantil.
  • Comer postres y pasteles de helado.
  • Jugar con mis amigos y con mis papás.
  • Acostarme a dormir mientras llueve.


La lista de la felicidad ayuda a los niños a valorar las cosas

El principal beneficio de esta actividad familiar es hacerles apreciar a los hijos de todas las cosas bellas que rodean su vida. Con el fin de que aprendan a valorar aquellos actos pequeños, pero muy significativos, que los llenan de felicidad en la cotidianidad. La alegría, la paz y la tranquilidad se esconden en simples detalles.

Además, es una excelente dinámica para que los pequeños aprendan a conocerse más a sí mismos y a reconocer sus fuentes de felicidad. De esta manera, podrán recurrir a ellas cuando estén pasando por momentos difíciles y logren encontrar una luz de esperanza a pesar de las adversidades.

Contar con un hogar y una familia amorosa y responsable son grandes privilegios que millones de niños no tienen la fortuna de poseer. Por lo que recuerda fomentar la gratitud en tus hijos para que sean conscientes del valor de las cosas simples. Y que encuentren la felicidad más allá de la materialidad para ser personas menos egoístas y más generosas.

Te podría interesar...
¿Es positivo consentir a nuestros hijos? Conoce las ventajas y desventajas
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Es positivo consentir a nuestros hijos? Conoce las ventajas y desventajas

Si quieres aprender cuáles son los cinco beneficios de consentir a nuestros hijos con afecto, sigue leyendo y descubre su importancia.