No utilices la comida como castigo

Usar la comida como elemento de recompensa o castigo es un hábito de crianza inapropiado. En este artículo te contamos por qué.
No utilices la comida como castigo
María José Roldán

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán el 23 julio, 2021.

Última actualización: 23 julio, 2021

En la crianza hay una regla que ningún padre debería saltarse y es que la comida no debe utilizarse ni como premio ni como castigo.

Cuidar los hábitos alimentarios desde la infancia es importante para que los niños desarrollen una relación sana con su propia nutrición. El alimento no es un objeto de negociación, sino el elemento esencial para la vida. Por este motivo, no debe ser usado para otro fin más que la alimentación.

No castigues con la comida

nina nena enojo enojada castigo palo amasar brava

Cuando un padre le dice a su hijo que tiene que comer las verduras porque se ha portado mal, favorece la asociación entre este tipo de alimento y el castigo.

Es posible que en el subconsciente del niño quede grabado que comer verdura es algo malo para él y se termine generando una aversión por las mismas. A su vez, el pequeño entiende que comerlas constituye una obligación y no un hábito saludable.

Lo mismo sucede cuando se priva al niño de consumir un alimento de su agrado como consecuencia de su comportamiento. Por ejemplo, cuando el padre advierte al niño que no comerá su postre favorito por haber rechazado las verduras de la cena.

De esta forma el niño asocia que determinado alimento es un castigo, mientras que otros son premios. Generalmente, estos últimos son comidas poco saludables.

Tampoco uses la comida como recompensa

Para inculcar hábitos alimenticios saludables es importante introducir comidas naturales y ricas en nutrientes, así como también restringir los procesados o la comida chatarra. Si bien esta última opción se permite en ocasiones especiales, jamás debe ser empleada para premiar o castigar la conducta del niño.

Estos métodos de crianza son poco apropiadas, ya que condicionan al niño a actuar en base a la recompensa o al castigo y no le permiten reflexionar acerca de sus acciones.

De esta manera, el pequeño se acostumbra a modificar su comportamiento cuando hay un estímulo externo delante. Además, no termina de comprenden la importancia real que implica hacer o dejar de hacer esas acciones que deseamos que cambie.

El día que no se castiga o no se premia ya no se obtienen los resultados. Esto ocurre porque el niño pierde el interés en mejorar su comportamiento si no hay nada a cambio.

Entonces, el uso de recompensas o penitencias no genera un cambio en su actitud, sino una adecuación de la conducta según los propios intereses del pequeño.

Lo mismo sucede cuando los padres no están cerca para supervisar el comportamiento del niño. Al no tener recompensas ni castigos, es el pequeño el que decide cómo actuar más allá de lo que sus padres pretendan.

nina nena feliz contenta retribucion premio hazaña habito saludable alimentacion enseñanza crianza pauta negativa

El premio de la comida chatarra

Otro aspecto no menor es el mensaje que se le da al niño al premiar su conducta con comida poco saludable, como una golosina o una hamburguesa.

Lo que queda aprendido en el subconsciente del pequeño es que cuando se comporta de manera apropiada, es merecedor de esos alimentos poco saludables.

Esta tensión emocional generada en torno al alimento prohibido hace que el niño busque la sensación de confort al consumir este tipo de alimentos. A la larga, esto puede favorecer a que se vuelva un consumidor asiduo de la comida poco saludable.

Acerca de los hábitos de crianza saludables

Es muy importante saber que el uso de la comida como elemento de negociación no es una estrategia de crianza apropiada.

Si nuestra intención es que los niños adquieran hábitos saludables, entonces la comida no debe cumplir otro rol más que el de la nutrición. Ni siquiera cuando se trate de alimentos reales, tales como una fruta o una verdura.

Frases como “si te comes la verdura, jugaremos juntos toda la tarde” deben evitarse. De otra forma, la relación que los pequeños establezcan con la comida acabará siendo negativa.

Te podría interesar...
Ansiedad por la comida
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Ansiedad por la comida

La ansiedad cada vez es más frecuente que afecta negativamente al comportamiento. La más destacable y la más frecuente es la ansiedad por la comida...



  • Sánchez García, V., Martínez L. (2019) ¿Qué le doy de comer?: Una guía para que los más pequeños coman de forma saludable. Editorial: Paidós
  • GRUPO SI(e)TE. Educación (2009) Premios, castigos y educación. Ponencia Encuentro de Teoría de la educación. Valencia.