El miedo a los títeres en los niños

13 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Aunque los títeres son divertidos para algunos niños, para otros puede despertar grandes miedos e, incluso, convertirse en una fobia.

Los títeres o marionetas son juguetes fáciles de hacer con pocos recursos y materiales, aunque también se puedes encontrar ya fabricadas en tiendas de juguetes. Se pueden recrear juegos y que los niños se expresen a través de ellas, pero, en ocasiones, hay pequeños que tienen miedo a los títeres. ¿Por qué ocurre esto?

Este tipo de miedo irracional a las marionetas se llama ‘pupafobia’ y es más común de lo que puedas imaginar. Es necesario comprender al niño que tiene este tipo de miedos para poder ayudarle a superarlos.

El miedo a los títeres

Si un niño tiene miedo a los títeres y no se trata en la infancia, entonces, este miedo irracional podría llegar incluso a la vida adulta. Aunque los títeres pueden ser muy divertidos para algunos, otros pueden sentir un miedo irracional e incontrolable.

Si dicho miedo altera la calidad de vida del pequeños que lo padece, entonces será considerado una fobia y se deberá hacer todo lo necesario para que pueda superarla.

Niño gritando porque tiene miedo a los títeres.

Para aquellos que no tienen miedo ni pánico a los títeres les puede parecer un absurdo que ocurra esto, pero, en realidad, para quienes lo padecen es un miedo muy real y lo pasan francamente mal. Este miedo engloba también a cualquier marioneta o muñeco articulado, en muchas ocasiones.

La pupafobia se asocia con otras fobias como la automatonofobia (miedo a los muñecos) o la pediofobia (miedo a las muñecas). También puede estar asociado con la coulrofobia, que es el miedo a los payasos o a los mimos. Todo esto dependerá del tipo de miedo o pánico que tenga el menor y cómo lo experimenta.

Síntomas del miedo a los títeres

Los síntomas de la pupafobia dependen de la gravedad con la que se experimenten. Los síntomas físicos pueden ser mareos, sensación de irrealidad, dolor de cabeza, palpitaciones, náuseas y ataque de pánico.

Pero, además de los síntomas físicos, también están los psíquicos, que ocurren cuando el niño o adolescente es consciente de que su miedo es irracional y sus pensamientos distorsionados, pero no puede remediar evitar las muñecas o los títeres por la sensación desagradable que le proporciona. Esto puede ocasionar problemas de autoestima en la persona afectada.

Posibles causas al miedo a los títeres

El miedo a los títeres puede tener ciertas causas que conviene tener en consideración, aunque la mayoría de ellas son desconocidas. Puede ser que el niño haya tenido algún tipo de experiencia traumática respecto a este tipo de juguetes. También es posible que tenga alguna predisposición genética en cuanto a padecer fobias o que sus rasgos de personalidad le hagan más proclive a ello.

Aunque, teniendo esto en cuenta, también hay que recordar que en la mayoría de ocasiones ocurre debido a una experiencia desagradable. Podría ser por una película o historia de miedo, una mala experiencia donde haya involucrados títeres, un sueño…

¿A quién afecta más?

Este tipo de miedos y fobias suele afectar más a los niños y adolescentes que a los adultos. También es una fobia que, con la maduración y el entendimiento de lo que es real y de lo que no es real, se puede superar. Entender por qué los pequeños tienen miedo a ese tipo de muñecos es necesario para superar el pánico irracional e incontrolable.

¿Cómo superar el miedo?

El mayor problema ante todo es superar el miedo a los títeres. Es importante centrarse en el niño y su condición particular para poder ayudarle de la mejor manera posible. Primero, hay que acudir a un profesional que ayude a canalizar toda la situación en torno a los miedos y saber si solo se trata de un miedo o si son más de uno.

Niña asustada porque tiene fobia a los títeres.

Una vez que se diagnostica el miedo o la pupafobia, lo ideal es que haya psicoterapia a través de un proceso de desensibilización cognitivo-conductual donde el niño puede ser capaz de superar el miedo a través de técnicas profesionales. El menor podrá desprenderse del miedo gracias a la ayuda de un profesional que le hará un buen seguimiento continuo del proceso.

Perder la fobia a los títeres o muñecos

No es sencillo superar una fobia o un miedo, por lo que es un proceso lento y complejo. Se debe abordar de la forma correcta para que no se agrave y, para ello, siempre será necesario estar en manos de un buen experto. El objetivo es que la persona pueda estar delante de los títeres sin experimentar ansiedad.

En un ambiente controlado y junto con un profesional, se deberán poner en práctica técnicas terapéuticas mediante la exposición progresiva de los muñecos o títeres. Así, la mente de la persona podrá asumir e interiorizar la experiencia y acabar con los pensamientos irracionales y con los síntomas desagradables que experimentan.

  • Méndez Carrilo, F, X. (2012) Miedos y temores en la infancia: Ayudar a los niños a superarlos. Editorial: Pirámide.