¿En qué consiste el aprendizaje por indagación?

12 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Se presenta un interesante enfoque de aprendizaje, denominado por indagación, cuya finalidad es promover una actitud activa en los estudiantes mediante la investigación como forma de aprendizaje.

Para que un estudiante aprenda no basta con que memorice conceptos, sino que es necesario que se despierte su interés por un problema y que se sienta motivado a buscar soluciones y respuestas. En el marco de un enfoque de aprendizaje por indagación, el asombro y el descubrimiento de ideas son el disparador para la exploración, el análisis y la reflexión sobre los conocimientos.

Curiosidad e investigación, las bases de un aprendizaje por indagación

El aprendizaje por indagación se trata de un enfoque de enseñanza-aprendizaje a través del cual el docente ayuda a los alumnos a encontrar soluciones a problemas educativos. Así, el objetivo de un aprendizaje por indagación es motivar a los alumnos a que participen, de forma activa y colaborativa, en un proceso de investigación.

En dicho proceso han de hacerse preguntas e iniciar un camino activo de observación, de recopilación y análisis de información, y de búsqueda bibliográfica y empírica, para poder interpretar datos y llegar a conclusiones sobre la base de distintas hipótesis y supuestos relacionados con una problemática inicial.

Profesor dando clase a sus alumnos mediante el aprendizaje por indagación.

Así pues, es interesante lo planteado en el estudio La indagación: una estrategia innovadora para el aprendizaje de procesos de investigación. En él se afirma que un aprendizaje basado en la investigación ayuda a los alumnos a establecer relaciones entre lo teórico y lo empírico, de una forma más sencilla, y a reconocer la teoría que sustenta al saber práctico.

Por lo tanto, los pilares de un aprendizaje por indagación son la curiosidad constante y una coinvestigación llevada a cabo entre el profesor-alumno y el alumno-alumno. Y, tal y como indica en un artículo Patricia Escalante Arauz, un aprendizaje por indagación se trata de “un proceso que se da en una atmósfera de aprendizajes físicos, intelectuales y sociales”.

Principales ventajas del aprendizaje por indagación

  • Motiva y despierta el interés y la curiosidad por el conocimiento.
  • Fomenta y desarrolla el aprendizaje cooperativo y colaborativo, y la coinvestigación.
  • Potencia el pensamiento sistemático.
  • Agudiza la observación y la memoria.
  • Promueve la participación activa de los estudiantes en la adquisición de conocimientos.
  • Desarrolla el pensamiento crítico y la capacidad analítica.
  • Estimula la creatividad para justificar, argumentar y refutar conceptos e ideas.
  • Fomenta el uso de recursos tecnológicos que ayudan a visualizar, recopilar, analizar y almacenar información y conocimientos.

La importancia de las preguntas esenciales en la indagación

Es necesario remarcar que, para que un aprendizaje por indagación sea realmente significativo, juega un papel fundamental la propuesta de enseñanza. Es decir, es muy importante cómo el educador plantea la problemática inicial sobre la que los alumnos deberán indagar.

En este sentido, para que la indagación sea eficaz, debe partir de preguntas esenciales y no de preguntas simples, ya que estas últimas, como plantea también Patricia Escalante Arauz, son  “una ventana abierta a la comprensión”.

La autora sostiene que no es lo mismo hacer una pregunta simple basada en un hecho, como: ¿Qué es el arte del renacimiento?”, que establecer una pregunta esencial como: ¿Cómo el arte refleja la cultura o la cambia?”.

Con seguridad, una pregunta sustancial no tiene una sola respuesta y, por ello, incita y estimula a la indagación y a la investigación para comprender su respuesta. Es el mismo proceso de indagación el que lleva a los estudiantes a la participación, al diálogo, al debate y a la integración de las disciplinas o asignaturas para encontrar soluciones.

Alumnos trabajando por grupos en clase.

El aprendizaje por indagación y el papel de la tecnología

Incorporar la tecnología puede ayudar significativamente al desarrollo del aprendizaje por indagación. Internet, infinitas webs, aplicaciones y plataformas de diversa índole permiten que la indagación, en un proceso de investigación, sea mucho más amplia, compleja y exhaustiva.

Gracias a la tecnología, los estudiantes tienen acceso a infinitos contenidos e información. Y pueden acceder también a distintas formas de visualización, de organización y de almacenamiento de la información. Y no solo eso, sino que, además, la tecnología les permite trabajar de forma remota, pero, a su vez, colaborativa.

Por lo tanto, un aprendizaje por indagación, de la mano de los recursos tecnológicos como los que contamos en la actualidad, es muy eficaz y potente. La tecnología abre a los alumnos un infinito universo de posibilidades de exploración y descubrimiento de conocimientos.

Como se ha mencionado en un inicio, la indagación se trata de un estado mental que se caracteriza por la curiosidad y la investigación. Indagar es buscar la verdad, la información o el conocimiento. Por lo tanto, un aprendizaje por indagación no puede ser nunca un aprendizaje pasivo, sino un aprendizaje basado en un proceso activo en el que participen tanto el alumno como el docente.

De esta manera, cobra todo su sentido, un postulado al que refieren muchos de los estudios e investigaciones que hablan sobre el aprendizaje por indagación; postulado que, ciertamente, define la esencia del aprendizaje por indagación y que dice así: Dímelo y se me olvidará; muéstramelo y lo recordaré; involúcrame y lo entenderé”.