¿Qué es el efecto Mateo?

12 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
"El que más beneficios tiene, más beneficios recibe, al igual, que el que menos tiene, menos recibe". Esto es lo que se conoce como el efecto Mateo. Hablamos sobre la relación que tiene con el aprendizaje.

El término ‘efecto Mateo’ ha sido utilizado desde la mitad del siglo XX por la sociología y la psicología para explicar el efecto de que las personas que poseen ciertos beneficios terminan obteniendo más beneficios, y cómo personas que tienen menos beneficios, también tienen menos posibilidades de poder acceder a estos.

Al principio, este concepto solo se refería a la acumulación de bienes materiales, riqueza o fama. Pero más tarde este término fue utilizado también en otras disciplinas como la educación, la psicología y la economía.

En las siguientes líneas vamos a explicar en qué se basa este efecto y cómo se pueden explicar estas desigualdades.

“El rico se hace más rico y el pobre se hace más pobre”.

-Percy Shelley-

Niño con dificultades de aprendizaje debido a que sufre el efecto Mateo.

¿Por qué se llama efecto Mateo?

Este fenómeno debe su nombre al pasaje bíblico del evangelio según San Mateo, concretamente al capítulo 19, versículo 13, que dice al que tiene se le dará y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, incluso lo que tiene se le quitará”.

Este concepto fue utilizado para explicar la distribución de beneficios materiales o inmateriales, porque los que tienen más poseen más, y al contrario. Han sido muchos los ámbitos en los que se ha utilizado este término para explicar la distribución desigual.

Por ejemplo, utilizado en el ámbito económico, se usa como parámetro el dinero, la riqueza o los bienes materiales, pero en otros ámbitos como la psicología y la educación se refiere a valores como la confianza, el prestigio social, etc. Así que, depende del ámbito en el que se quiera explicar, se estudiarán parámetros de medida distintos.

En este sentido, a continuación vamos a centrarnos en el ámbito de la psicología de la educación para explicar este fenómeno.

El efecto Mateo en la lectura

El psicólogo Keith Stanovich (1984) fue el primero en adoptar este concepto para explicar los problemas en la lectura y la escritura que observó en sus investigaciones. Los niños que tienen grandes habilidades en la lectura desde un comienzo tienen mayores ventajas a lo largo de su vida frente a los que no tienen esta capacidad.

Esto puede explicarse porque aquellos menores que fracasan en la lectura o tienen dificultades con ella tienen problemas de motivación y pérdida de confianza en ellos mismos. Por lo tanto, leen menos y acaban distanciándose bastante de los compañeros que tienen una mayor habilidad en la lectura, ya que estos leen más y tienen una mayor motivación y autoconfianza.

A todo esto también se le añade el trato diferente de los profesores a los pequeños con necesidades educativas especiales, ya que se les ofrecía una menor retroalimentación, se esperaba menos a que contestasen o los visitaban en sus mesas menos veces Cooper (1983).

¿Cómo revertir el efecto Mateo?

Para revertir este efecto, en el colegio, los maestros o profesores deben alentar y ayudar a los niños que más lo necesiten. Y lo mismo debemos hacer los padres en casa ¿Cómo?

  • Dedicándoles tiempo.
  • Felicitándoles por los logros que consiguen.
  • Darles tiempo cuando tengan que responder a una pregunta que ha formulado el profesor.
  • Motivarlos para que se sientan seguros de sí mismos y sean capaces de alcanzar las metas.
  • No decirles siempre lo que está mal, pues así no intentarán mejorar. Al contrario, debemos reforzar cuando lo hacen bien.
  • No hacer comparaciones entre los compañeros; cada uno es diferente y tiene ritmos de aprendizaje distintos.
  • No fomentar la competición entre compañeros y que esta sea con él mismo, para superarse cada día.
    Padres apoyando a su hija con sus estudios.

Con todo esto haremos que haya igualdad de oportunidades entre todos los niños y que los que aún no han adquirido un determinado aprendizaje acaben adquiriéndolo y, de esta manera, cada vez se acerque más al resto de compañeros.

En lo que al efecto Mateo se refiere…

Ya conocéis algo más sobre el efecto Mateo y la importancia que tiene educar a los niños en la participación y no en la competición. Está en manos de los adultos corregir esas desigualdades que a veces surgen entre los niños y que siempre quedan fomentadas para bien o para mal.

Por lo tanto, debemos ayudar más al que más lo necesita o menos sabe, para que pueda alcanzar sus objetivos y metas. Si estos pequeños no reciben el apoyo suficiente, acabarán fracasando.