¿Tu hijo adolescente tiene ansiedad social?

28 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Son muchos los adolescentes que tienen ansiedad social. ¿Es posible que tu hijo también la tenga? ¿Cómo puedes ayudarlo?

Aunque los trastornos de ansiedad social afectan a uno de cada ocho niños, a menudo, no son reconocidos como problemas de salud mental en los adolescentes. Este trastorno, en particular, puede tomar muchas formas y presentarse de manera diferente según la persona, lo que dificulta su identificación.

La mayoría de los padres y adultos descartan los síntomas de ansiedad como meramente timidez o angustia adolescente que sus hijos eventualmente superarán. Sin embargo, la fobia social, como a veces se hace referencia al trastorno de ansiedad social, puede empeorar si no se trata y se vuelve debilitante con el tiempo.

Indicadores de la ansiedad social

El bajo rendimiento académico, las oportunidades perdidas de experiencias sociales significativas y el abuso de sustancias pueden ser indicadores de ansiedad social. Reconocer la fobia social en los adolescentes es crucial para facilitar su transición a la edad adulta. Los padres y otros cuidadores tienen la responsabilidad de garantizar que reciban ayuda.

A continuación, vamos a comentarte cuáles son los indicadores de la ansiedad social en adolescente para que se pueda reconocer lo antes posible y buscar ayuda, en caso de que sea necesario. Es importante que prestes atención a la actitud y comportamiento de tu hijo adolescente.

Adolescente con ansiedad social antes de entrar en clase.

Extrema timidez

La ansiedad social puede aparecer como extrema timidez o incomodidad en tu hijo adolescente cuando se convierte en el centro de atención. Los artistas, generalmente, experimentan miedo escénico, pero la incomodidad extrema, la pasividad o la inactividad, cuando se les pone en el centro de atención, necesitan ser tratadas.

Si bien la mayoría de las personas puede sentir que esto se debe al temor de los adolescentes de avergonzarse frente a sus compañeros, no siempre es así. Toma el tiempo para hablar con tu hijo acerca de por qué no pudo hacer las cosas correctamente cuando estaba siendo el centro de atención. Evita usar un tono acusatorio para evitar poner a tu hijo a la defensiva.

Ansiedad social: rendimiento académico más bajo

Es importante que prestes atención al rendimiento académico de tu hijo. Cuando comienzan a bajar las calificaciones, es normal que te preocupes. Desafortunadamente, la ansiedad social no es tan evidente como la bajada de calificaciones.

La ansiedad social proporciona pequeñas pistas, como la vacilación para hablar frente a la clase, el miedo a que se le pida que hable delante de la case o, incluso, la negativa absoluta a ser parte de las actividades de la clase.

Si es posible, habla con el maestro de tu hijo sobre tus inquietudes y pide que se te informe inmediatamente si tu hijo tiene algún comportamiento sospechoso de que pueda padecer ansiedad social. En caso de que sea así, necesitará ayuda de un profesional para poder superarlo.

Ten en cuenta si tu hijo tiene amigos (o no)

Ten en cuenta los amigos de tu hijo o la falta de ellos. Es común que los adolescentes pasen horas enviando mensajes de texto, yendo a fiestas y eventos o pasando el rato después de la escuela con los amigos.

Muchos adolescentes serán parte de un grupo grande o, al menos, tendrán un par de amigos. Sin embargo, los adolescentes con ansiedad social a menudo se aíslan de otras personas o minimizan el contacto. Prefieren asistir a clase sin la tarea hecha que preguntarle a un compañero sobre algo que no terminó de entender.

Pueden tener problemas para hacer contacto visual, iniciar o unirse a conversaciones y ser parte de organizaciones escolares. Van a clase porque no les queda más remedio que hacerlo pero, en realidad, preferirían quedarse en casa sin que nadie los moleste.

Chica adolescente con ansiedad social sin querer salir de casa.

¿Cuál es el nivel de confianza de tu hijo?

Observa el nivele confianza que tiene tu hijo. La mayoría de los adolescentes que sufren ansiedad social dudan de si son lo suficientemente buenos para otras personas o si se preocupan excesivamente por cómo los ven los demás. Su miedo a ser ridiculizado o rechazado se solidifica en sus mentes y, a menudo, buscan signos de percepción negativa en los demás.

Esta actitud negativa hacia conocer a otras personas es tan generalizada que puede conducir a una baja autoestima y un complejo de inferioridad muy pronunciado. Es muy importante que aprendan a aceptarse tal y como son y a quererse. Trabajar en su autoestima es fundamental.

Cómo reacciona tu hijo adolescente en situaciones sociales

Las personas que sufren ansiedad social también presentan síntomas físicos, especialmente si se encuentran en una situación social, como reuniones familiares o actividades escolares. Las señales a tener en cuenta incluyen diarrea, náuseas, sudoración excesiva, palpitaciones del corazón y falta de aliento.

Conclusión sobre la ansiedad social

Si tu hijo adolescente experimenta alguno de estos síntomas antes o durante un evento social, puede estar experimentando ansiedad social. Si tu hijo presenta algún síntoma de ansiedad, llévalo a un psicólogo para una consulta y un examen exhaustivo. Hay muchas posibilidades de que tu hijo sepa que sus reacciones a las actividades sociales son irracionales, pero no sabe dónde ni cómo pedir ayuda. Dale el apoyo que necesita.