Mi hijo adolescente me miente, ¿qué hacer?

Óscar Dorado · 11 noviembre, 2018
Si observas que tu hijo adolescente miente, es necesario que tengas en cuenta algunos consejos sobre cómo actuar. Te contamos todo lo que debes saber en este artículo.

Durante la adolescencia, los jóvenes pasan de estar enfocados en la familia a centrarse en los amigos. De hecho, esto puede provocar que un adolescente mienta y trate de exagerar sus logros, justificar errores o inventar sucesos. Por ello, en este artículo te vamos a enseñar qué debes hacer para remediarlo.

Cuando observes que tu hijo miente, lo primero que te recomendamos es que respires profundamente y trates de no ponerte nerviosa. Perder la paciencia es algo normal en la crianza de cualquier niño o joven. Sin embargo, no es la mejor opción, ya que normalmente los hijos mienten para llamar la atención u obtener una reacción.

Para evitar que esto suceda, es importante que tu hijo adolescente confíe en ti. Esto significa que debe sentirse cómodo y encomendarse en ti si alguna vez tiene problemas.

Por lo tanto, debes fomentar la sinceridad y elogiar su actitud cuando esto suceda. En este sentido, es fundamental que trates de mantener y expresar tus pensamientos sobre la importancia de la honestidad, pero siempre con calma.

¿Qué puedo hacer si mi hijo me miente?

A continuación, te mostramos algunos tips para evitar que tu hijo te mienta. Se trata, más que nada, de valores que se han de fomentar para que se sienta seguro y comparta sus experiencias —tanto las buenas como las malas— contigo.

1. Explica la diferencia entre verdad o mentira

El primer consejo consiste en hablar a tu hijo acerca de decir la verdad y lo que supone mentir. No importa la edad que tenga el adolescente, es muy importante explicarle la diferencia entre decir la verdad y decir una mentira. También debes alertarlo sobre las posibles consecuencias de ser deshonesto.

No obstante, es igual de importante que el niño controle cuándo decir la verdad en lugar de ser extremadamente honesto. Esto significa que tu hijo necesita aprender que no necesariamente tiene que hablar de las cosas solo porque tiene que mostrar honestidad.

Si mi hijo consume drogas, debo hablar con él y manifestarle todo el apoyo de la familia para salir de la adicción.

Equilibrar la honestidad con la compasión y la evaluación del contexto es una habilidad social sofisticada que debes comenzar a enseñar temprano. Muchas veces, las palabras inadecuadas generan mucho daño a los demás, aunque esa no sea la intención de quien haya hablado.

2. Negocia reglas y límites

Establecer reglas y límites consensuados es una de las formas más efectivas de reducir el conflicto. No olvides que una de las razones por las que los adolescentes mienten es porque piensan que los padres no los escuchan. Si creen que las reglas son injustas y no hay espacio para negociar o hacer excepciones, entonces en su mente, la mentira será la única opción.

Por ende, cuando tu hijo adolescente pretenda una excepción a alguna regla, ese es el momento de escucharlo. Trata de entender lo que es importante para él en cada caso. Luego, piensa en lo que está en juego para ti y valora si puedes encontrar un punto medio.

Obviamente, no siempre podrás hacer eso. Sin embargo, si nunca dejas espacio para la negociación, el adolescente creerá que no tiene sentido preguntar, por lo que no lo hará y recurrirá a la mentira.

“Si creen que las reglas son injustas y no hay espacio para negociar o hacer excepciones, entonces en su mente, la mentira será la única opción”

3. Conecta con tu hijo

Debes tratar de hacer que la conexión con tu hijo sea tu máxima prioridad. Este vínculo entre madre e hijo es la base para que ellos digan siempre la verdad; se trata del fundamento sobre el que crece la honestidad.

Ciertamente, un niño bien conectado en casa querrá compartir aquellos aspectos que se encuentran en su interior sin necesidad de mentir. Por ello, considera que la conexión entre ambos es la medida preventiva más sólida y confiable que puedes tomar contra la mentira. Eso sí: debes tener paciencia para que esta unión se afiance.

Si observo que mi hijo adolescente me miente, lo más importante es no perder la calma.

4. Deja que tu hijo se arrepienta

El último de los consejos de esta lista puede parecer poco realista, pero debes tenerlo en cuenta como uno de tus principales objetivos. Lo ideal es que aquellos adolescentes que deciden utilizar la mentira para no reconocer los hechos asuman su error de inmediato.

Ten en cuenta que un joven que está a la defensiva y con intención de mentir piensa en la argumentación y la justificación como técnicas manipuladoras, con el objetivo de evitar asumir la responsabilidad. Si esto sucede, es recomendable hacer una pausa de unos segundos para motivar al niño a que se arrepienta y retroceda en sus intenciones.

Para acabar, te recordamos que el hecho de que tu hijo mienta es algo que sucede en muchos jóvenes de su edad. Además, siempre y cuando sean mentiras piadosas, no debes preocuparte en exceso. En todo caso, los consejos anteriores te serán de gran ayuda si deseas que tu hijo adolescente vaya siempre con la verdad por delante.