4 hábitos efectivos de crianza

Marisol · 5 enero, 2018
La crianza de los hijos no tiene por qué estar repleta de enfados y quejas. Por el contrario, con hábitos saludables y buena actitud se pueden lograr grandes resultados.

Mejorar cada día la autoestima de los niños, el tono de voz que usas, el lenguaje corporal y cada expresión tuya construyen el concepto que tiene el niño acerca de sí mismo. Todo lo anterior, sumado a tus palabras y acciones, influye en el desarrollo de la autoestima y la personalidad de tu hijo.

Por eso es importante conocer y aplicar hábitos efectivos de crianza. Dar reconocimiento a los grandes y pequeños logros los hará sentir orgullosos y capaces.

Deja que tus hijos hagan cosas por sí mismos. La independencia es un gran regalo que se debe dar a un niño o un adolescente. Muchas veces queremos evitarles esfuerzos, pero a la larga son estos los que les ayudarán a forjar su carácter.

“No es necesario ser el cuidador principal de sus hijos para ser la influencia primaria en sus vidas. Lo que se hace por ellos detrás en su propia y única manera es lo que hace la verdadera diferencia a largo plazo”
–Miya Yamanouchi–

Hábitos efectivos de crianza: 4 pilares para educar a tus hijos

1.- Cultiva sus habilidades y sus talentos

Cada niño tiene dones particulares por explorar. Estas habilidades pueden emerger en la escuela o en una actividad cotidiana, por eso hay que estar atento. Invita a tus hijos a explorar diferentes actividades que los estimulen y los ayuden a descubrir sus intereses.

2.- Aplaude y reconoce sus esfuerzos

Se ha demostrado que los logros y el éxito que una persona alcanza influyen en su comportamiento. Destaca los momentos en los que tu hijo hace grandes esfuerzos para completar una tarea. El hecho de sentirse exitosos les dará el coraje para enfrentarse a cualquier reto a medida que crecen.

Los hábitos efectivos de crianza permiten una niñez más feliz.

3.- Procura establecer una rutina

Es bueno que exista una rutina en la que todos los días tu familia se reúna a la hora del almuerzo o la cena. Además de ser fundamental para la nutrición y el desarrollo de los niños, la hora de alimentarse favorece la interacción. 

Las conversaciones y las discusiones que emergen permiten que el niño se apropie de los valores familiares. Si un niño siente que es escuchado y apoyado en casa, repetirá esta conducta en cualquier espacio.

4.- Establece límites y sé consistente con la disciplina que estableces

La disciplina es necesaria en todos los hogares. Con ella tus hijos aprenderán a reconocer los comportamientos que se consideran aceptables o inaceptables y serán adultos responsables.

Los pequeños con frecuencia pondrán a prueba la solidez de los límites que les impones, así que deben ser consistentes. Las reglas en casa ayudan a los niños a autocontrolarse y a desarrollar tolerancia a la frustración.

Hábitos efectivos de crianza: tips para ponerlos en práctica

  • Dales a los niños la posibilidad de encontrar soluciones a sus conflictos. Las sensaciones que experimenten cuando tengan un conflicto, les permitirán ser resilientes.
  • Dedica tiempo a jugar con ellos. Permíteles escoger cada cierto tiempo una actividad familiar y simplemente diviértete.
  • Construye memorias y recuerdos únicos. Los niños no siempre recordarán lo que les dices, pero siempre revivirán las buenas experiencias y las tradiciones familiares.
  • Educa en una cultura de cuidado del medio ambiente. Un aporte no solo para tu familia sino también para el medioambiente es vivir de una manera considerada con el planeta. Enséñales a amar y a valorar el lugar que tienen como hogar.
  • Di siempre la verdad. Si quieres formar personas honestas, no hay otra forma de lograrlo sino con el buen ejemplo.
Para disfrutar de un desayuno nutritivo este debe hacerse con tiempo y en familia.

  • Permite que tus hijos compartan con todos los miembros de la familia. Los padres son el núcleo, pero un niño rodeado por sus tíos, abuelos y primos aprenderá a convivir en sociedad.
  • Enseña a tus pequeños las acciones que hacen ciudadanos responsables. Muéstrales desde pequeños cómo funciona la sociedad. Puedes involucrarlos en hábitos como pagar las cuentas y cumplir las normas de tránsito.
  • Enfatiza siempre los valores. Cada situación que vives en tu rutina es una oportunidad para resaltar los valores. Muéstrales que siendo honestos, respetuosos y generosos hacen felices a los otros y a sí mismos.
  • Sé generoso con las demostraciones de afecto. Los abrazos, los besos y los halagos son gratuitos y harán extremadamente felices a tus hijos. No hay una mejor sensación que la de sentirse amado.
  • Cuida de la salud física y mental de la familia. La última recomendación está dirigida al auto cuidado. Mantenernos en óptimas condiciones es lo que genera una sensación de bienestar para comenzar cada día.

“Los niños no siempre recordarán lo que les dices, pero sí revivirán las buenas experiencias y las tradiciones familiares”

Nadie dijo que ser padres fuera tarea fácil, ni tampoco existe una receta única e infalible para ello. Sin embargo, adoptando hábitos efectivos de crianza e inculcando valores positivos el crecimiento de los hijos puede ser una experiencia feliz y armoniosa para todos.