¿Cómo tiene que ser el colchón del bebé?

Óscar Dorado 3 septiembre, 2018
Escoger el colchón del bebé es un tema de vital importancia para su descanso y desarrollo. Por ello, en el siguiente artículo te contamos qué debes tener en cuenta a la hora de elegir el mejor colchón para tu pequeño.

Los bebés pasan muchísimas horas en la cuna. Sin embargo, lo importante no es saber cuál es la cuna ideal, sino cómo tiene que ser el colchón del bebé para asegurar el máximo confort, comodidad y seguridad para el pequeño.

A diferencia de los colchones para niños o adultos, los colchones para bebés deben ser muy firmes. Ten en cuenta que las superficies blandas para dormir pueden representar riesgos de asfixia y aumentar el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante. Desgraciadamente, esto también puede ocurrir si el colchón no se ajusta correctamente a la cuna.

De hecho, cuando eliges el colchón del bebé debes asegurarte, entre otras cosas, de que tenga un entorno seguro y cómodo para dormir. Se ha de considerar que los bebés pueden caer boca abajo en el colchón y tener problemas respiratorios, por lo que se suelen recomendar los colchones de cuna transpirables.

Sin embargo, antes de explicarte los beneficios de los colchones transpirables, vamos a darte algunos consejos sobre cómo tiene que ser el colchón del bebé. ¡Toma nota!

¿Cómo tiene que ser el colchón del bebé?

1. Usa un colchón firme y en buenas condiciones

En primer lugar, debes usar un colchón firme y plano, que esté protegido por una cubierta impermeable. Esto ayudará a mantener el colchón limpio y seco, ya que la cubierta se debe poder limpiar con facilidad. Asegúrate de que el colchón de tu bebé esté en buenas condiciones y que se ajuste a la cuna correctamente.

2. Tamaño correcto

Un colchón de cuna mal ajustado es muy peligroso. De hecho, uno demasiado pequeño en comparación con la cama puede ser peligroso porque el bebé puede resbalar y quedar atrapado entre la estructura de la cama y el colchón.

Por otro lado, usar un colchón un poco más grande hace que sea difícil e incómodo el hecho de cambiar regularmente las sábanas.

3. Lávado a máquina

No puede negarse que el bebé va a ensuciar el colchón a menudo, ya que los pañales no son del todo eficientes y, en ocasiones, tienen fugas. Por ello, te ahorrará mucho tiempo si la cubierta exterior del colchón es extraíble y puede lavarse a máquina.

a la hora de elegir el colchón del bebé, es importante usar una cubierta y sábanas que también sean transpirables.

4. Equilibrio entre el peso y la firmeza

Otro dato a tener en cuenta es que no se recomienda un colchón de cuna que sea demasiado pesado, para así poder cambiar fácilmente las sábanas. Por lo general, es común e higiénicamente saludable para el bebé cambiar la ropa de cama al menos 1 o 2 veces por semana.

En consecuencia, usar un colchón pesado hará que esta tarea sea más difícil. Por el contrario, un colchón delgado es sinónimo de baja calidad y menos durabilidad.

5. Colchón transpirable

Por último, es muy importante que el colchón tenga respiraderos adecuados; de este modo, se podrá permitir una mejor circulación de aire dentro de su estructura.

Por lo tanto, asegúrate de comprobar que cuente con pequeñas aberturas. Estos respiraderos se colocan específicamente para evitar la acumulación de olor desagradable, lo que lo hace aún más cómodo para los bebés.

“Un colchón demasiado pequeño en comparación con la cama puede ser peligroso porque el bebé puede resbalar y quedar atrapado entre la estructura de la cama y el colchón”

Colchón de cuna transpirable: la mejor opción

Cuando se trata de la seguridad y comodidad del bebé, es indiscutible que un colchón transpirable es una opción segura y saludable. Entre otras razones, se destaca que el flujo de aire es constante y no hay sobrecalentamiento ni hongos o gérmenes.

Desgraciadamente, los bebés pueden caer boca abajo en el colchón y esto puede causar problemas respiratorios. Un colchón transpirable funciona de manera que la superficie superior para dormir está perforada. Esto significa que el flujo de aire es un proceso continuo.

El uso de tejido orgánico asegura que el colchón satisfaga todos los requerimientos esenciales que se requieren para la comodidad y la seguridad del bebé. Con un colchón de cuna transpirable, el bebé puede dormir en cualquier posición de forma segura.

¿Cuáles son los beneficios de utilizar un colchón transpirable?

Reducción de las posibilidades de asfixia

Dormir boca abajo puede llegar a ser perjudicial para el bebé, ya que existe riesgo de asfixia si permanece así por mucho tiempo. Por ello, el diseño del colchón es una de las claves para evitar que esto suceda. Un colchón transpirable reduce las posibilidades de asfixia de manera considerable.

Disminución del número de bacterias

Los colchones transpirables son permeables al aire. Teniendo en cuenta que normalmente los gérmenes están presentes en lugares húmedos, la perforación en la superficie provoca que no haya acumulación de humedad, encargada del crecimiento del moho.

Adosar la cuna a la cama es una opción innovadora dentro de las formas de dormir en colecho.

Menos posibilidades de sudoración

Un colchón tradicional puede provocar que el cuerpo se sobrecaliente y sude mientras duerme. Esto no sucede con un colchón que es transpirable, ya que el flujo de aire constante asegura que no haya calor atrapado entre el cuerpo y la superficie del colchón. De hecho, este calor es una de las razones principales detrás del sobrecalentamiento de los bebés.

Finalmente, recuerda que, a la hora de elegir el colchón del bebé, es importante usar una cubierta y sábanas que también sean transpirables. En este sentido, no se recomienda el uso de almohadillas o sábanas impermeables para el colchón, ya que impiden el flujo de aire y están hechas de ciertos materiales que son responsables de las emisiones tóxicas.

Te puede gustar