Pintar piedras: manualidades originales para niños

Yamila Papa 3 septiembre, 2018
Pintar piedras es una actividad muy divertida y al mismo tiempo relajante para los niños, ya que los aleja de la televisión y de los juegos en pantalla. Perfecta para las vacaciones, para un día de lluvia o simplemente para cambiar la rutina.

Quizás creas que pintar piedras no es una manualidad para niños de hoy, que pasan varias horas al día con la mirada fija en una pantalla. Sin embargo, puede ser una excelente idea cuando estamos de vacaciones, cuando la lluvia no nos permite salir al parque o si estás tratando de que no sean tan ‘tecnológicos’. En este artículo, te damos algunas ideas más que originales.

Cómo pintar piedras: manualidades para niños

Cuando tenemos algo de tiempo libre, los padres queremos aprovecharlo con nuestros hijos. Eso significa quitarles el móvil, el ordenador o la tableta y organizar otros planes, como puede ser ir al parque, a la playa o a dar un paseo en el coche.

No obstante, a veces ciertas situaciones nos frustran los planes y tenemos que buscar alternativas para que los niños se entretengan. Por ejemplo, si hay tormenta, si se corta la luz, si estamos de vacaciones en una cabaña en el campo o simplemente si queremos pasar tiempo de calidad en familia.

Pintar piedras puede ser una opción más que interesante, ya que hay manualidades para todas las edades. Tus hijos sacarán a relucir sus dotes artísticas y tú podrás reducir el estrés y regresar a la infancia.

Las piedras se pueden juntar en una excursión o incluso comprar para que sean todas iguales. Algunas manualidades divertidas y originales con este material son las siguientes:

1. Pintar monstruos

Si les ha gustado las películas de esta temática o si hay algún juego que incluye monstruos, pueden dibujar a sus personajes favoritos con piedras. Es bastante sencillo: primero, usando pincel y una pintura acrílica, se pinta la piedra de un color, como puede ser rojo, amarillo, naranja o celeste.

Cuando se seca, le pegamos uno o dos ojos móviles —se compran en las tiendas de manualidades— y con un rotulador le dibujamos la nariz, la boca, los dientes y los detalles que queramos en la cara. Una vez terminados, podemos inventar algún juego o historia que incluya a estos monstruos divertidos.

2. Pintar a los integrantes de la familia

Usando un pincel muy fino o un rotulador, podemos pintar piedras para cada miembro de la familia. Destinaremos una piedra para el padre, otra para la madre y una por cada uno de los pequeños del hogar. También podemos incluir a las mascotas, los abuelos, los primos o a quien queramos.

Las manualidades son grandes entretenimientos para niños de 2 años.

¡Es una excelente idea para armar un árbol genealógico original! No olviden añadir los rasgos distintivos de cada persona: si usa gafas, si tiene bigotes, si sus cejas son gruesas o si lleva un piercing en la nariz.

3. Dominó

Pintar piedras no es una actividad que termina cuando la pieza está seca y lista, sino que puede ser el puntapié inicial para muchas aventuras y tardes divertidas. Por ejemplo, podemos usar piedras que sean similares entre sí para armar las fichas del dominó.

Primero, tendrás que pintarlas con diferentes colores, sin ninguna regla ni secuencia. Cuando se hayan secado, con un rotulador negro hacemos una línea vertical en la mitad y luego los puntos que sirven para designar los números.

El dominó tiene 28 fichas, divididas en dos espacios con puntajes que van desde el cero —vacío— hasta el seis. Las combinaciones de números se pueden hacer siguiendo las fichas originales del juego o armarlas como deseemos.

4. Coches

A los pequeños les encanta tener coches de colores para jugar a las carreras, pero a veces tienen tantos que ya no les prestan atención. Podemos pintar coches de diferentes colores y luego añadirles los detalles: dos círculos para las ruedas, un semicírculo para las luces, dos ventanas en gris o blanco…

Después, solo es cuestión de armar la pista o la carretera y crear los juegos que más entretengan a tus hijos. ¡Diversión asegurada!

Otra opción es hacer diferentes coches —por ejemplo policía, ambulancia, autobús o bomberos— y armar toda una ciudad con piedras. Algunas pueden ser las casas, otras los semáforos, la estación de combustible o el hospital.

Las manualidades para niños son una excelente forma de pasar un rato en familia

5. Imanes

Pintar piedras es una actividad muy divertida, seguro te habrás dado cuenta. Sin embargo, también puede ser algo bastante útil. Por ejemplo, puedes armar imanes para la nevera o para una pizarra imantada de la habitación de los infantes.

Primero que nada, elige piedras livianas y de pequeño tamaño. Luego, píntalas como más te guste y, cuando estén secas, añade un imán en la parte de atrás. Los imanes pueden servir para dejar papeles con mensajes, la lista de las compras o las actividades que debe hacer cada uno.

Finalmente, no dudes en pintar piedras con tus hijos apenas tengan un rato libre. Será una actividad muy divertida y enriquecedora para todos.

Te puede gustar