15 juegos para días de lluvia

Los días de lluvia son aburridos muchas veces hasta para los adultos. Por tanto, hay que agudizar la imaginación para encontrar alternativas divertidas para los más pequeños.
15 juegos para días de lluvia

Escrito por Fernando Clementin

Última actualización: 09 marzo, 2023

Los niños que disfrutan del aire libre tienen un gran problema durante los días lluviosos. Muchos se ponen irritables, ansiosos y de mal humor debido a su aburrimiento. Si has vivido estas incómodas situaciones, estos juegos para días de lluvia te serán de gran utilidad. Échales un vistazo y elige tu favorito.

Desde un principio, debes descartar las visitas al parque, los juegos en el patio y las excursiones al zoológico. Tu misión es agudizar el ingenio para encontrar qué hacer para evitar que el tedio se apodere de la situación. ¡Qué no cunda el pánico!: te presentamos 15  juegos para días de lluvia que pueden sacarte del apuro.

15 juegos infantiles para divertirse en casa los días de lluvia

Actividades para hacer con los niños durante la lluvia
Aunque la nostalgia por no poder jugar afuera siempre estará, siempre es posible divertirse en casa a través de juegos y dinámicas.

Por un lado, una opción que surge al pensar en juegos para días de lluvia son los videojuegos. Sin embargo, debido a que es una alternativa de la que no todo el mundo dispone, la dejaremos de lado en esta lista. Si está a tu alcance, claro que es una posibilidad. De todos modos, considera que debes establecer límites y tiempos.



Por otro lado, algo parecido ocurre con los juegos de mesa. Son muy buenos para fomentar la interacción entre amigos y familia, sin embargo son alternativas que no todo el mundo tiene a su disposición en casa. Entonces, al igual que en el caso anterior, no los incluiremos.

En general, los expertos advierten que los pequeños disminuyen la actividad física durante los días lluviosos. En vista de ello, algunos de nuestros juegos para días de lluvia, aunque no todos, integran cierto grado de movimiento o actividad. Te dejamos con algunas ideas para esos momentos.

1. El mapa del tesoro

Un juego amado por los pequeños, consiste en que uno de los participantes (si no pueden, hazlo tú) deberá dibujar un mapa de la casa en el que enseñe el trayecto hacia el tesoro escondido. Puedes usar un objeto o una bolsa con monedas como tesoro.

La búsqueda puede ser por persona (ya sea por turnos o por tiempo) o todos en simultaneo. Al final del juego, gana quien haya encontrado más tesoros. Para hacerlo más divertido, puedes añadir un disfraz o al menos un parche en el ojo para el capitán del barco pirata, que será quien esconda el tesoro.

«La lluvia es gracia, la lluvia es el cielo que desciende a la tierra, sin lluvia, no habría vida».
–John Updicke–

2. Adivinanza de objetos, ¡uno de los juegos para días de lluvia más clásico!

Una gran alternativa para jugar en grupos. Debes colocar en una bolsa o mochila la mayor cantidad de objetos (que no pinchen). Luego, un jugador se vendará los ojos y, en el lapso de un minuto, deberá adivinar qué hay en la bolsa. Ganará el jugador que más objetos adivine.



3. Pictionary

Clásico, pero no por eso menos efectivo. Para este juego, que apunta a niños más grandes, necesitarás al menos cuatro participantes, una pizarra y algo con que escribir en ella. Deberás hacer una lista de películas, programas o personajes y escribirlos en diferentes pedazos de papel. Luego, divide a los jugadores en parejas o en grupos.

Un jugador deberá sacar un papel y dibujar lo que aparece escrito en la pizarra. El otro participante deberá adivinar de qué se trata en un determinado periodo de tiempo. Ganará el equipo que sume más aciertos.

4. ¿Quién soy?

Otro de los más conocidos. Coloca nombres de personajes famosos en trozos de papel. Luego, cada jugador deberá sacar uno y colocárselo en la frente. Gracias a las preguntas de los demás, quien esté con el papel en la frente deberá ir averiguando datos para adivinar de quién se trata.

Es importante que las preguntas sean de respuesta «sí/no», para que sea cada uno quien busque la información que necesita. Al igual que en el Pictionary, es un juego que tiene como objetivo niños de cierta edad.

Una variante igual de divertida (y más inclusiva para niños menores) es hacerlo con acciones. Es decir, en lugar de personajes, escribe alguna acción como «pasear el perro». Quien saque ese papel deberá hacer la mímica de esta acción y los demás, adivinar.

5. Campamento hogareño

Con la ayuda de sábanas, sillones, sillas y todos los elementos del hogar que encuentres a disposición, podéis jugar a montar tiendas y simular un divertido campamento hogareño. Puedes incluir bocadillos, contar historias y hacer actividades características de estas salidas, pero en casa.

Esta actividad, además, tiene una doble función: entretiene y, a la vez, educa a los niños sobre lo que se necesita para un día de supervivencia en el campo. Existen muchas otras opciones. Tienes también la posibilidad de hacer desfiles de moda, concursos de canto y baile o divertidos juegos con naipes. Todo dependerá de la disposición de espacio, elementos y de las preferencias de los niños.

6. ¡Stop!

Dinámicas infantiles para los días de lluvia
Los juegos para niños cuando llueve son un mecanismo para generar unión y cercanía familiar.

Es un juego tradicional que pueden jugar niños de todas las edades, aunque se debe tener paciencia con los más pequeños. Tan solo necesitarás papel, lápiz y mucha imaginación. Primero, todos los integrantes deberán colocar diferentes categorías como nombre, apellido, color, ciudad y demás en columnas en el papel. Es importante que los jugadores tengan las mismas categorías.

Luego, cada uno de los participantes se turnará para decir una letra del alfabeto y deberán completar las categorías con una palabra que inicie con esa letra. El primero en rellenar todas las categorías deberá gritar «¡Stop!», para que el resto de los integrantes deje de escribir.

Por último, cada uno dirá la palabra que escribió en cada categoría, si está repetida se le suma solamente 1 punto; si no, sumaría 2 puntos. El jugador con más puntos al finalizar el juego será el ganador.

7. Los pies ingeniosos

Es un juego muy fácil de explicar que pondrá a prueba las habilidades motrices de grandes y pequeños. Estas destrezas, como señala este artículo de la Universidad de Cantabria, que considera el ámbito de lo lúdico como un elemento disparador y motivador del desarrollo del movimiento y la coordinación, en especial en la primera infancia. En este juego,  todos los jugadores deberán estar sentados y descalzos. Luego, se deberá amarrar una cuerda en los tobillos de cada participante. La misma debe quedar holgada de manera que les permita mover los pies.

Por último, cada jugador intentará hacer un nudo en la cuerda que tiene amarrada a los tobillos solo usando sus pies. El primero en lograr tal hazaña será el ganador.

8. En mi maleta llevo…

Tanto grandes como pequeños disfrutarán con este juego que pone a prueba la memoria de los participantes. El primer jugador en iniciar deberá decir «en mi maleta llevo» y añadir un objeto cualquiera, como por ejemplo «una camisa». El siguiente jugador deberá mencionar el objeto añadido e incluir uno nuevo, por ejemplo: «en mi maleta llevo una camisa y un pantalón».

Cada jugador deberá ir mencionando todos los artículos contenidos en la maleta y añadir uno nuevo. El juego terminará cuando una persona repita algún objeto o cuando no recuerde algún artículo que se encuentre en la maleta.

9. La palabra interminable

Es un juego que desarrolla actividades cognitivas y el arte de pensar rápidamente. Un jugador deberá decir una palabra al azar, luego el siguiente jugador dirá una palabra que empiece por la última sílaba de la palabra anterior. Por ejemplo: sopa, paca, casa, sapo…

La persona que tarde mucho en decir la palabra siguiente será el perdedor y deberá hacer una penitencia. La palabra interminable es un juego perfecto para incluir a los más pequeños de la casa.

10. La papa caliente

Es un juego muy divertido, perfecto para un grupo grande de personas. Los jugadores deberán sostener un balón o cualquier objeto y deberán pasarlo entre ellos. Por su parte, otro jugador estará de espaldas y repetirá muchas veces «la papa caliente se quema, se quema, se quema…». Al cabo de 1 minuto deberá gritar «¡Se quemó!», y el jugador que tenga el objeto será el perdedor.

11. Juegos de sombras

Uno de los mejores juegos divertidos para los días de lluvia, ya que se acopla muy bien a la ausencia de luz. Debes apagar todas las luces del salón, cerrar las cortinas y situar una linterna o una lámpara que apunte en dirección a una pared lisa. Luego, pon las manos cerca de la fuente de luz para proyectar figuras con las manos. El objetivo es adivinar qué figura está haciendo el otro.

12. Decorar pasteles u hornear galletas

Todas las actividades relacionadas con la repostería y la panadería son clásicas durante los días de lluvia. Son un espacio para que los pequeños asuman principios básicos de cocina, también para que se diviertan con los sabores y los colores. No desaproveches la oportunidad de enseñarle la receta de la familia mientras pasa la lluvia.

Cosas para hacer con los hijos los días de lluvia
Aunque cocinar no es un juego en sí, puedes ser una dinámica divertida para hacer los días lluviosos.

13. Figuras de papel

Hacer aviones de papel es otra de las actividades que puedes hacer para evitar que los pequeños se aburran. También puedes explorar otras manualidades con papel, como por ejemplo mariposas plegadas y collages. Toda la familia puede explorar sus dotes artísticos, además de fomentar esta faceta en los hijos.

14. Tenis con globos

La diversión está garantizada cuando hay globos de por medio. Puedes armar un torneo de tenis con tus propias reglas en el que usarás un globo como pelota. Usa las manos como raqueta, y la sala de estar como cancha o pista.

15. Escondidas

Finalizamos esta selección de juegos divertidos para días de lluvia con un clásico entre los clásicos: las escondidas. Al igual que otros de la lista, es uno que te permite paliar el sedentarismo o la inactividad. Es perfecto cuando hay niños pequeños en casa, o bien cuando se dispone de un amplio espacio.

Lo importante es lograr que los días lluviosos pasen de ser días perdidos a verdaderas oportunidades de ocio. Con buena predisposición y dedicación a tus hijos, seguro que pasaréis grandes momentos.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.