10 señales de que tu hijo es adicto a los videojuegos

Mariajose 20 noviembre, 2016

A los niños les gustan los videojuegos y es que es una diversión asegurada sin tener que quemar energías de ningún tipo. Los padres deben preguntarse si sus hijos están disfrutando de un desarrollo normal y saludable o si están realmente luchando contra una adicción a los videojuegos en sus hijos.

Es necesario saber que entre el 3 y el 10% de los jugadores a videojuegos se convierten en adictos a ellos. Mientras se juega parece que no pasa nada, pero la realidad es que la adicción a los videojuegos puede ser un problema. Si no estás seguro/a de que tu hijo/a solo le gusta jugar o si de es un adicto, entonces no te pierdas los siguientes síntomas para saber si tiene una adicción a los videojuegos.

Síntomas que delatan que tus hijos son adictos a los videojuegos

1. Comportamiento inusual

Un adicto a los videojuegos suelen preocuparse mucho por comportar un comportamiento adecuado para ganarse el premio de jugar a los videojuegos. Si no lo consigues pueden tener un comportamiento muy disruptivo. Incluso, cuando están jugando a los videojuegos puede parecer indiferente, distraído e irritable.

videojuegos

2. Aislamiento de familiares y amigos

Un adicto a los videojuegos es capaz de pasar las horas de un fin de semana delante de la pantalla… incluso restar horas de dormir o incluso olvidar que tiene que comer. La interacción social brilla por su ausencia y tiene un comportamiento tan aislado que llama la atención y por supuesto, preocupa.

3. Falta de control

Si tu hijo/a no es capaz de controlar la cantidad de tiempo que pasa jugando a los videojuegos o de controlar su estado emocional cuando ha llegado el momento de apagarlo porque ha tenido suficiente. También puede perder el control emocional cuando se le ponen normas en cuanto al uso de los videojuegos.

4. Hábitos impulsivos

Es posible que tu hijo/a necesite jugar de forma inmediata y además, si tienes dinero ahorrado es capaz de gastar mucho dinero o pedirlo para comprarse videojuegos, accesorios para jugar o para cualquier otra cosa que tenga que ver con los videojuegos. No le importa el dinero que se gaste solo quiere conseguir más y más.

5. Pierde el tiempo

Un adicto a los videojuegos perderá la noción del tiempo por completo. Es capaz de sentarse para jugar solo 15 minutos pero que después, se levante del asiento 8 horas más tarde y que ni se dé cuenta del tiempo que ha pasado, o que si se ha dado cuenta no le importe porque prioriza jugar antes que cualquier otra cosa.

Jeux-video-réseaux-sociaux

6. Parece que vive en un mundo imaginario

Parece que la persona adicta a los videojuegos les gusta escaparse a los reinos de la fantasía. Los jugadores que pasan mucho tiempo jugando podrían tener un problema para tratar con la realidad. En muchas ocasiones los videojuegos son una forma de evadirse de lo que ocurre a su alrededor o de no aceptar la realidad. 

7. Tiene efectos negativos en otras áreas de su vida

Es posible que se vean afectadas de forma negativa otras áreas de la vida del niño o de la niña. Los niños y niñas adictos a los videojuegos pueden crecer distante de amigos y familiares, pueden no querer hacer los deberes ni tampoco estudiar para pasar más tiempo ante los videojuegos, pueden afectar su salud por la vida sedentaria, etc.

8. Ocultación de sentimientos negativos o incómodos

Hay niños y niñas que utilizan los videojuegos para automedicarse emocionalmente. Los niños pueden jugar a un juego para evitar situaciones difíciles, para no enfrentarse a sus sentimientos reales o para no enfrentarse a realidades que les hacen sentirse mal e incómodos.

9. Muestra una actitud defensiva y negación a lo evidente

Cuando estos niños o niñas se enfrentan a la actitud de otra persona que intenta hacerle ver su adicción, pueden sentirse confrontados y se pondrán a la defensiva negando lo evidente. Si lo niegan rotundamente e incluso se ponen agresivos, es una clara señal de advertencia de que algo está mal.

10. No se administra bien el dinero

Los adictos a los videojuegos son capaces de gastar mucho dinero en nuevos juegos, dispositivos y accesorios que piensan que no pueden prescindir. Si es un niño sin dinero pedirá a sus padres que se lo compren poniéndose muy irritable si no lo consigue o si se niegan a comprárselo.

 

Te puede gustar