9 consejos para prevenir la adicción a los videojuegos

Hoy en día, los niños y adolescentes tienen muy accesibles los videojuegos, y esa accesibilidad a los padres nos preocupa. Aquí puedes encontrar consejos para prevenir la adicción a los videojuegos.

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 07 Abril, 2020.

Última actualización: 07 Abril, 2020

Hoy en día es muy frecuente ver a niños y niñas, antes de llegar a la adolescencia, utilizando con toda normalidad y frecuencia dispositivos de juegos. Es importante prevenir la adicción a los videojuegos antes de que vaya a más.

Hace algunos años, los niños y niñas salían a jugar a la calle con sus amigos; en el patio jugaban a las canicas u otros juegos que les entretenían, etc. Ahora, viven en una época en la que los videojuegos, móvil, tablets, Play Station, Xbox, juegos de PC, en línea, etc., son muy accesibles.

En la actualidad, los niños y adolescentes están deseando salir del colegio para ponerse a jugar a la videoconsola, y esto se está convirtiendo en un problema que preocupa a los padres. ¿Quieres saber cómo prevenir la adicción a los videojuegos? En este artículo puedes descubrirlo.

¿Por qué los videojuegos generan adicción?

El hecho de tenerlos completamente al alcance de la mano lo único que hace es convertirlos en algo aún más adictivo, cosa que ya eran desde un principio. Además, los programadores cada vez invierten más tiempo, dinero y esfuerzo en hacerlos más atractivos, construyendo interfaces cada vez más realistas y con más posibilidades para elegir en una partida.

En ensayos neurocientíficos, los dispositivos tecnológicos han demostrado que nos generan un aumento de producción de dopamina y cortisol, ambos tienen relación con la felicidad. Esta es una de las razones por las que un cerebro adolescente se siente atraído por este tipo de juegos, hasta desarrollar un alto nivel de adicción.

Consejos para prevenir la adicción a los videojuegos

No son el único entretenimiento

Los niños y adolescentes tienen que tener claro que los videojuegos son una actividad, pero no la única. Por esta razón, los padres tenemos que fomentar un ambiente familiar en el que haya riqueza de actividades en familia. Esto hará que disminuya su interés en los videojuegos.

Controlar el tiempo de juego

Los expertos afirman jugar no más de 60 min para evitar la fatiga visual y la ansiedad. Hay que establecer unos límites de tiempo a la semana para poder jugar: un día en concreto, solo alguna hora en el fin de semana, etc.

Más acompañamiento y amor, y menos tecnologías para prevenir la adicción a los videojuegos

Todos los seres humanos necesitamos amor, seguridad y protección, pero los niños y adolescentes aún lo necesitan más. Así que, más que utilizar videoconsolas, comparte tu tiempo con tus hijos. Esos ratos con los padres no podrán ser reemplazados por un videojuego.

Conoce a qué juegos juegan tus hijos

Si de vez en cuando permites que jueguen, asegúrate de saber qué tipo de juegos son y ver la calificación por edades.

Propón alternativas

Promueve la creatividad, la pintura, el dibujo… Incluso, podéis hacerlo juntos. Es un buen momento para disfrutar estos ratos juntos. También, pueden ser actividades al aire libre; cualquier cosa y entretenimiento que les guste y no sean los videojuegos.

Promueve la lectura para prevenir la adicción a los videojuegos

Es muy importante la lectura en todas las edades, ya que aumenta su capacidad de comprensión lectora, así como la adquisición de un mayor vocabulario, que no les va a venir nada mal para sus asignaturas del colegio.

Minimiza el uso de las pantallas

Si tiene móvil, tablet, ordenador, videoconsola, etc., será muy difícil que no esté con frecuencia con alguna de estas pantallas. Por esta razón es importante que negocies el uso de pantallas, tanto en casa como fuera de ella.

Preocuparse, pero no de manera excesiva

Es normal que nos preocupemos porque nuestro hijo pueda llegar a tener una adicción a los videojuegos. Pero, si tu hijo va al colegio, realiza sus tareas, hace deporte, va a sus clases extraescolares y no solo está jugando a los videojuegos, no hace falta crear tensiones que no son necesarias en casa.

Pide ayuda profesional

Si tienes dudas, preguntas o crees que tu hijo verdaderamente tiene un problema con los videojuegos, no dudes en contactar con un profesional. Seguro que podrá guiarte y resolver tus dudas.

Hasta aquí ya tienes algunos consejos para intentar prevenir la adicción a los videojuegos. Es importante que los pongas en práctica, así, evitarás que esos ratos de juego se conviertan en un problema más adelante. Comparte el tiempo con tus hijos; no hay nada más divertido y satisfactorio para ellos.

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Adicción a los videojuegos en adolescentes

La adicción a los videojuegos en adolescentes puede suponerles una merma importante en el desarrollo de esta etapa. ¿Qué pautas tienen que tomar los padres?


Licenciada en Psicología por la Universidad de Murcia en 2009 (itinerario mixto en psicología clínica y educación). Máster de Práctica Clínica en Salud Mental por la AEPCCC (Asociación Española de Psicología Cognitivo Conductual) en 2010. Acreditada por la European Foundation of Psychology (EFP). Número de colegiado: COP Murcia MU:02396

Curso de Formador de Formadores, Formador Ocupacional, Psicología Infantil, entre otros por la Universidad Antonio de Nebrija. Experiencia como formadora en Escuela de Padres durante 4 años.

Participación en Symposium Internacional sobre Familia y Psicología de la salud, así como, en el estudio para la Identificación de Alumnos con Altas habilidades en Educación Secundaria, organizado por la Universidad de Murcia.

Psicóloga y directora de gabinete de psicología y educación durante 3 años. Redactora para revista online sobre maternidad, educación, bebés, psicología, etc.

Actualmente, trabaja como psicóloga a domicilio, desplazándose a casa del paciente con trastorno mental o emocional, especialmente en problemas educativos y clínicos infanto-juveniles (apoyo y refuerzo a niños con dificultades de aprendizaje, técnicas de estudio y orientación familiar).