Toxoplasmosis y alimentos prohibidos en el embarazo

El peligro que tienen algunas enfermedades que la futura mamá puede tener durante el embarazo es el riesgo de contagiar al feto. Entre estas patologías está la toxoplasmosis, ligada en su origen a la alimentación.
Toxoplasmosis y alimentos prohibidos en el embarazo
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 16 agosto, 2022

Hay infecciones importantes que pueden afectar a las futuras madres durante la gestación. Algunas de ellas pueden transmitirse al feto sin manifestarse y tener efectos severos. En este caso, hablaremos de la toxoplasmosis y alimentos prohibidos en el embarazo.

La toxoplasmosis es una enfermedad provocada por un parásito: el toxoplasma gondii. Este es muy común y no genera mayores problemas; sin embargo, en medio de una infección placentaria, puede pasar al futuro bebé.

En este sentido, el cuidado de la alimentación puede ser clave para la prevención de este padecimiento. Conocemos más acerca de esta situación y qué medidas pueden tomarse para prevenirla.

Qué es la toxoplasmosis y qué efectos puede tener en el bebé

El Toxoplasma gondii es un parásito muy común que puede infectar la mayoría de aves y animales. Los humanos pueden contraer la infección tras el contacto con heces de gato contaminadas o el paso del parásito a través de la alimentación (por alimentos o utensilios infectados).

En general las personas sanas no presentan síntomas ni signos e incluso muchas no saben ni que padecen la enfermedad. En estos casos, cuando se diagnostica, tan solo es necesario aplicar un tratamiento conservador.

En cambio, las personas con un sistema inmune debilitado y las mujeres embarazadas se consideran personas de riesgo. Si una mujer embarazada se infecta justo al inicio o durante el embarazo puede transmitir esta enfermedad al bebé, en cuyo caso las complicaciones sí que podrían llegar a ser graves.

El mayor riesgo lo corren los fetos infectados durante el primer trimestre del embarazo. Es en esta etapa cuando el traspaso de la infección puede ser letal para el futuro neonato. Así lo afirma un estudio publicado en Parasitology.

Los bebés que sobreviven tienen mayor probabilidad de nacer con alguna enfermedad grave como:

  • Convulsiones.
  • Hígado y bazo dilatados.
  • Ictericia: color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos.
  • Infecciones oculares graves.
  • Nacimientos prematuros y bajo peso al nacer.

Algunos de los signos no aparecen justo después del nacimiento sino que se manifiestan una vez los niños entran en la adolescencia o la edad adulta.

El sushi es otro peligro en lo que hace a toxoplasmosis y alimentos prohibidos en el embarazo.

Toxoplasmosis y alimentos prohibidos en el embarazo

La dieta es muy importante durante la gestación ya que aporta los nutrientes necesarios para el desarrollo del bebé y el bienestar de la madre. Sin embargo también debe ser tenida en cuenta por los posibles peligros de infección alimentaria.

Esto es lo que pasa en la infección por Toxoplasma gondii y conviene tomar algunas precauciones. Así, para evitar la enfermedad, es necesario dejar de consumir algunos alimentos. 

Carnes y productos cárnicos

Todos los animales que se alimentan de hierba que podría estar contaminada con heces de gato son posibles portadores. Por ello es uno de los grupos de alimentos con los que conviene tomar mayores precauciones.

La sola manipulación de carnes crudas puede generar una transmisión de la infección hacia las madres si no se toman las medidas higiénicas oportunas y se llevan las manos a la boca sin limpiar.

Para evitar riesgos es necesario seguir las siguientes recomendaciones:

  • No consumir carnes crudas (tartar, carpaccio), poco cocinadas y las carnes crudas curadas. Cuando se cocina carne no se puede probar si no está bien cocida y hay que extremar las precauciones con el uso de utensilios y superficies ya que podrían contaminar otros alimentos.
  • Evitar los embutidos crudos como jamón serrano, chorizo, salchichón, lomo, patés, terrinas, etc.
  • Muchos especialistas confían en el proceso de congelado para evitar la proliferación del parasito en las piezas de carne o embutidos. De todos modos, entre todos los demás animales, el cerdo tiene más riesgos en cuanto al consumo de su carne.

Frutas y verduras

No solo los alimentos de procedencia cárnica tienen este problema. Las verduras, las frutas y los vegetales también han demostrado poder estar contaminadas. Por ello, estos productos deben ser lavados de forma meticulosa, sobre todo si se consumen crudos.



Leche y lácteos no pasteurizados

Estos productos también pueden contener el parásito y, al no aplicar ningún tipo de tratamiento térmico, podrían ser otra fuente de infección.

Agua

Para evitar esta enfermedad se aconseja vigilar mucho y asegurarse de ingerir solo agua potable.

“La toxoplasmosis es una enfermedad provocada por un parasito: el toxoplasma gondii. El cuidado de la alimentación puede ser clave para su prevención”

Toxoplasmosis: más allá de los alimentos prohibidos en el embarazo

Las recomendaciones para prevenir una infección por toxoplasmosis van más allá de los alimentos cuyo consumo se debe evitar. Existen otros hábitos y pautas que es necesario aplicar para reducir al máximo el riesgo de infección:

  • Los riesgos de infección ocurren incluso cuando las futuras madres manipulan la carne cruda. Por eso, se debe realizar un lavado de manos muy cuidadoso antes, durante y después de la manipulación. Asimismo también deben lavarse con agua caliente y jabón todos los utensilios y superficies en contacto con la carne sin cocinar.
  • Mantener los alimentos a las temperaturas consideradas seguras (por debajo de los 5 grados) para disminuir la capacidad de proliferación del parásito. Asimismo los congelados deben descongelarse en el refrigerador.
  • En la nevera y en el carro de la compra hay que separar la carne cruda del resto de alimentos.

Incluso la manipulación de la tierra o el contacto con la grama puede acarrear ciertos riesgos. En este sentido, el aseo constante de las manos y la cara adquiere gran protagonismo durante el primer trimestre de embarazo; un jabón antibacterias será de mucha ayuda.

 

La carne es protagonista al hablar de toxoplasmosis y alimentos prohibidos en el embarazo.

En caso de tener gatos o ser un amante de estos animales se aconseja no entrar en contacto con gatos callejeros y sus crías. También es preferible que otra persona se ocupe de la limpieza de las heces, usar guantes para protegerse y hacer todo lo necesario para mantener el gato con buena salud.

Todas estas medidas preventivas deberían ser tenidas en cuenta desde el momento en que se conoce el embarazo. Si se ha consumido algún alimento de riesgo antes de saberlo, las analíticas específicas servirán para hacer un control detallado de la situación.



¿Cómo puede saber una embarazada si tiene toxoplasmosis?

Para controlar el riesgo de toxoplasmosis se realiza un análisis durante el primer trimestreEste es un examen de sangre llamado toxo-test en el que se mide la presencia de anticuerpos.

Si los resultados son negativos significa que la mujer no ha estado en contacto con el parásito. En esta situación se maximizan las medidas preventivas y se establece un seguimiento ya que se trata de personas susceptibles de contraer la enfermedad.

Los resultados positivos pueden indicar una infección pasada con anterioridad y una inmunidad permanente. En este caso la enfermedad no se puede volver a pasar durante el embarazo y no existe peligro para el feto.

Por este motivo todas las medidas preventivas para la toxoplasmosis y los alimentos prohibidos en la embarazada no deberían ser tenidos en cuenta. Sin embargo estas indicaciones evitan la contracción de otras infecciones por lo que es preferible seguir siendo prudente durante el embarazo.

Una analítica positiva también puede indicar una enfermedad en curso. En este caso, se realizan otras pruebas y seguimientos para saber el tiempo y alcance en la infección.

Para prevenir la toxoplasmosis evita los alimentos prohibidos en el embarazo

La infección por Toxoplasma gondii durante la gestación conlleva un riesgo grave para el feto. Por este motivo se realizan exámenes específicos y una serie de recomendaciones para evitarla.

Entre ellas destacan una serie de alimentos cuyo consumo debe ser restringido. Asimismo es de especial importancia tener en cuenta todas las medidas de seguridad complementarias.

Al tratarse de un tema de salud delicado y que puede generar muchas dudas, lo mejor es dejarse guiar siempre por el equipo médico y no dudar en expresar todas las cuestiones que puedan aparecer al respecto.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Mayo Clinic. Toxoplasmosis. Octubre 2020.
  • Oyeyemi OT., Oyeyemi IT., Adesina IA., Tiamiyu AM., et al., Toxoplasmosis in pregnancy: a neglected bane but a serius threat in Nigeria. Parasitology, 2020. 147 (2): 127-134.
  • Pearson R. Toxoplasmosis. Manual MSD: Noviembre 2020.
  • Sierra M, Bosch J, et al. Diagnóstico serológico de las infecciones por Toxoplasma gondii. Control Calidad Seimc.
  • U. S. Food and Drug Administration. Toxoplasma de Seguridad Alimentaria. Septiembre 2018.
  • Vaniscotte MBA., Combes B., Umhang G., Germain E., et al., High density of fox and cat faeces in kitchen gardens and resulting rodent exposure to echinococcus multilocularis and toxoplasma gondii. Folia Parastiol, 2018.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.