Cómo prevenir infecciones en el embarazo

Adrianazul · 16 octubre, 2017

A la hora de prevenir infecciones en el embarazo nunca están de más los consejos que se nos puedan brindar. Aunque debemos ser conscientes de que, respecto a nuestra salud, nosotras somos las primeras responsables, y por tanto, debemos saber cómo cuidarnos.

Durante el embarazo, una mujer puede sufrir ciertas infecciones si no se toman las precauciones pertinentes y se adoptan las medidas necesarias. Por esta razón, es muy importante que toda mujer que planee tener un bebé o ya esté encinta, sepa prevenir infecciones en el embarazo.

Al igual que en muchos otros ámbitos de la salud y el bienestar personal, la clave está en tener hábitos de vida saludables. En el caso de las mujeres embarazadas, las precauciones extra son bastante sencillas, como podrás comprobar a continuación.

11 formas de prevenir infecciones en el embarazo

Para alejar cualquier tipo de enfermedad que pueda resultar perjudicial tanto para nosotras como para el bebé, lo elemental es mantener una buena higiene. Tanto personal como de nuestro entorno. Es muy importante que mantengamos un entorno aseado y despejado para nuestra comodidad y seguridad.

Si bien estos hábitos son muy sencillos y apelan directamente a nuestro sentido común, muchas veces los pasamos por alto por creer que estamos siendo demasiado cautelosas en nuestra vida.

Al pasar por alto el simple hecho de lavarnos las manos después de tocar un animal, por ejemplo, damos luz verde a los gérmenes y esto puede acarrear consecuencias realmente perjudiciales. Por esta razón es muy importante recordar algunos aspectos básicos, como son los siguientes:

  1. Mantén una buena higiene personal. Todo cuidado empieza por uno mismo.
  2. Lávate bien y con regularidad las manos. Esta es una de las mejores formas de eliminar los gérmenes y prevenir infecciones.
  3.  Ten al día tu historial médico y sobre todo, las vacunas. Debes saber que las vacunas se aplican dependiendo de varios factores. Algunas se colocan antes de que la mujer quede embarazada, otras durante la gestación y otras inmediatamente después del alumbramiento.
    • Colocar la vacuna correcta en el momento adecuado ayuda a evitar problemas de salud a largo plazo tanto para la madre como para el bebé.Lavar bien los alimentos ayuda a prevenir infecciones.
  4. Lava bien todos los alimentos antes de consumirlos. De esta forma, evitarás bacterias comunes que afectan al estómago, entre otros.
  5. Evita posibles focos de contagio. Aunque parezca una advertencia obvia, debes evitar mantener contacto con personas que tengan enfermedades contagiosas como la varicela o la rubeola, especialmente si no estas vacunada o nunca has padecido estas enfermedades. Por ejemplo, si estás en el campo, no te olvides de protegerte contra las garrapatas.
  6. Cuidado con los insectos. Especialmente los mosquitos. Por ello, es importante que inviertas en algunos repelentes y tomes algunas medidas adicionales (como un buen mosquitero) para protegerte.
  7. Utiliza repelentes de insectos aprobados por tu médico o aceite de eucalipto de limón. Por lo general evita viajar a zonas donde infecciones como el zika puedan representar una amenaza para ti y tu bebé.
    • Mantente al día con la información acerca de los diferentes virus de la zona y temporada. 
  8. Si comes carne, procura que esté siempre bien cocida. Aunque esto pueda parecer muy obvio también, recuerda que la carne cruda no aporta beneficios y pone en riesgo tu salud.
    • Recuerda que las carnes mal cocidas y procesadas pueden contener bacterias dañinas para una embarazada.
      Procura que la carne siempre esté bien cocida y que no tenga un aspecto rosado ni tenga sangre.
    • Ten en cuenta los complementos que te recete el médico, como el hierro, ácido fólico, vitaminas y otros minerales necesarios para mantener las defensas en óptimo estado, y de esta forma, reducir los riesgos de contagio.
  9. Ten cuidado si vas a una piscina pública porque estas son un foco para infecciones urinarias que pueden complicarse en tu condición. Por otra parte, procura no ir a baños públicos, y si debes hacerlo, procura no tocar la tapa del inodoro.
    • Lo mismo aplica para cualquier lugar público: ten cuidado al sentarte. Hay muchos factores que pueden ser perjudiciales, desde desechos de paloma hasta agujas y otro tipo de objetos que puedan dejarse en la calle al descuido, sucios.
    • Si vas a estar al aire libre, de picnic o alguna otra actividad, recuerda no sentarte directamente en la tierra/hierba. Lleva siempre una manta o una toalla para sentarte sobre ella. Y lo más importante, no recicles esta toalla, ponla a lavar después de que la utilices.
  10. Aprende a delegar las tareas de mayor riesgo.
    • Si tienes gato y acostumbras ponerle arena para que haga sus necesidades no la toques o limpies, evita el contacto con ella a fin de evitar contraer algún virus. Pide o delega esta tarea a otra persona de la casa. Si te toca limpiar la cama del gato, cerciórate de usar guantes y de lavarte las manos después de hacerlo. 
  11. Evita tener contacto directo (especialmente si tienes heridas abiertas) con objetos de aseo de personal ajenos que puedan tener sangre u otros fluidos que puedan ser potencialmente riesgosos para tu salud.

Todas estas recomendaciones son fácilmente aplicables a nuestra cotidianidad y no suponen ningún reto en especial. Si las adoptamos tanto durante el embarazo como estilo de vida, nos aportarán grandes beneficios, ya que nos ahorrarán muchos disgustos y molestias innecesarias.

Lo que sí queremos recomendarte es que no te quedes corta cuando se trate de tomar precauciones durante el embarazo. Recuerda que eres responsable por tu vida y también por la de tu bebé, así que es muy importante que ambos se mantengan saludables.