¿Se puede tomar tila durante el embarazo?

Aunque las plantas son productos naturales, tienen principios activos y algunas no están permitidas en el embarazo. En caso de nervios o insomnio, ¿puede ser la tila una opción adecuada?
¿Se puede tomar tila durante el embarazo?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 09 noviembre, 2023

Ya sabemos que la gestación es un período delicado. Durante esta conviene revisar algunas de las bebidas y comidas que pueden formar parte de la dieta. Y podemos decir que la tila no es una de las infusiones adecuadas en el embarazo.

En general, existe algo de controversia y debate acerca del uso de infusiones y remedios herbales por parte de las mujeres embarazadas. Pueden ayudar a mejorar pequeñas molestias, pero su seguridad e inocuidad raras veces está avalada.

Entonces, ¿se trata de una planta prohibida o existen algunas excepciones que permitan hacer uso de ella? Conocemos más detalles a continuación.

Las plantas medicinales y su uso en el embarazo

Entendemos por infusiones de hierbas todas aquellas bebidas que se preparan con plantas que no provienen del árbol del té. En general, se suelen emplear diferentes partes de estas, como las hojas, las flores, las raíces o las bayas.

Su aprovechamiento es frecuente para mejorar algunas condiciones de salud y pequeños malestares. En el caso de la tila, por ejemplo, se conoce por sus propiedades calmantes. Así, es habitual en problemas de ansiedad, insomnio o nerviosismo.

Al no contener cafeína ni teína, existe la tendencia a creer que son bebidas inocuas y sin posibles efectos perjudiciales. Por este motivo, muchas mujeres embarazadas no las tienen en cuenta entre los alimentos y bebidas a evitar durante este período.

No obstante, conviene saber que la mayoría de expertos, como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), recomiendan no tomar hierbas (ni suplementos a base de ellas) sin el consentimiento del equipo médico.



¿Qué pasa si consumo tila en el embarazo?

La mayoría de plantas, incluida la tila, son opciones seguras para la población en general y cuando se toman en cantidades razonables. Pero esta afirmación no se puede extender en el caso de las mujeres gestantes.

Así, ¿cuáles son los motivos por los que hay que vigilar con la tila durante el embarazo? Podemos hablar de dos razones principales:

  • Por un lado, no existen estudios que avalen su seguridad a lo largo de la gestación.
  • Asimismo, el uso de las plantas puede interactuar con otras medicaciones que se estén tomando o ejercer efectos directos perjudiciales para el feto. Como estos no se pueden probar, hay que tomar las máximas precauciones.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, desde el portal de salud del Mount Sinaí sugieren consultar siempre con el equipo médico antes de hacer uso de la tila durante el embarazo. Y el consejo lo hacen extensivo, incluso, durante la lactancia.

¿Cuáles son las plantas prohibidas en el embarazo?

Las mujeres embarazadas no tienen que evitar todas las plantas de forma estricta durante la gestación. Como hemos comentado al hablar de la tila, lo que se aconseja es consultar con los especialistas para decidir si son opciones seguras y en qué dosis ingerirlas.

Sin embargo, existen algunas hierbas medicinales que sí que están prohibidas, pues existe evidencia suficiente acerca de sus posibles efectos negativos. Entre los riesgos más destacados se encuentran los siguientes:

  • Parto prematuro
  • Bajo peso al nacer
  • Aborto espontáneo

Algunas de las plantas no indicadas en el embarazo son el regaliz, el poleo, el perejil o la salvia.

¿Qué puedo hacer para mejorar los nervios y la dificultad para dormir?

Como hemos comentado, las plantas medicinales son un recurso habitual para muchas personas que buscan mejorar pequeños problemas o malestares de salud. En el embarazo es frecuente que se padezcan algunos de ellos, como dificultades digestivas, inquietudes, estrés o insomnio.

Si alguno de estos sucede, o de cualquier otro tipo, lo primero que hay que hacer es consultar con un profesional sanitario o el equipo de obstetricia. No se recomienda, por lo tanto, hacer uso de ningún producto por cuenta propia.

En referencia a las infusiones, y tal como señalan desde el Gobierno de Australia, existen algunas plantas que se consideran como «posiblemente seguras», como lo son el jengibre, la melisa, la menta o la manzanilla.

Un uso discontinuo y en pequeñas dosis puede ser válido y no comportar ningún perjuicio para la madre o el feto. Pero siempre se deben usar bajo recomendación y tras haber descartado otras opciones.

De forma paralela, se pueden aplicar cambios en el estilo de vida y los hábitos diarios, que también repercuten en una mejora sustancial. Algunos de los consejos ofrecidos por la Sleep Foundation son los siguientes:

  • Programar una hora diaria para acostarse.
  • Mantener el dormitorio fresco, oscuro y tranquilo.
  • Realizar solo actividades relajantes a últimas horas del día.
  • Hacer cenas ligeras, como mínimo dos horas antes de acostarse.
  • Evitar la exposición a la luz azul en los momentos previos al sueño.
  • Usar almohadas adicionales para apoyar el vientre o la espalda, y probar alguna de las posturas más recomendadas.


Cuidado con el consumo de tila durante el embarazo

Siguiendo las recomendaciones de los principales expertos, esta es una infusión que no pueden ingerir las mujeres gestantes sin la recomendación de un profesional de la salud.

Aunque no existen datos acerca de posibles efectos dañinos, tampoco se ha podido constatar su seguridad para la salud del feto y el embarazo a término en condiciones normales.

De este modo, si se necesita mejorar algún problema de sueño o nerviosismo, se puede optar por alternativas más seguras y probar con cambios en el estilo de vida, dejando el consumo de tila en consideración del equipo médico.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.