¿Se puede tomar soja en el embarazo?

La soja es un alimento recomendado para mejorar la salud de la mujer en varias etapas de la vida. Ahora bien, te vamos a contar si se puede consumir también en el embarazo.
¿Se puede tomar soja en el embarazo?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 01 julio, 2022

La soja es un alimento muy aconsejado para favorecer el estado de salud en las mujeres. Contiene en su interior una serie de compuestos conocidos como isoflavonas, que pueden optimizar la producción hormonal y reducir la sintomatología asociada a la menopausia. Ahora bien, te vamos a contar si se puede tomar soja en el embarazo o si debe restringirse en esta etapa.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, en la actualidad, se elaboran muchos productos a partir de la soja. Sobre todo, aquellos con alto contenido en proteínas y enfocados para el público vegano. Esto se debe a la concentración de nutrientes en este vegetal, aunque la calidad de proteínas no sea tan elevada como en los comestibles de origen animal. Incluso, la soja es deficitaria en varios aminoácidos esenciales.

La soja es un alimento con algunos “antinutrientes” en su interior

Uno de los consejos en contra del consumo de soja durante el embarazo se relacionan con la presencia de “antinutrientes” en el alimento. Es decir, una serie de elementos que reducen la biodisponibilidad de algunos minerales esenciales, como el calcio, el hierro o el zinc. Un déficit de los mismos podría afectar negativamente al feto, tal y como afirma un estudio publicado en Nutrients.

Por otra parte, muchos de los cultivos de soja se realizan de forma extensiva y emplean pesticidas para reducir el riesgo de plagas. Estas sustancias son muy liposolubles (se adhieren a las grasas) y pueden alcanzar al feto a través de la placenta. Así, cuando el origen de la soja sea desconocido, lo mejor será evitarla. Pero cuando proceda de plantaciones orgánicas estará libre de estos tóxicos.

sopa soja verde frijoles mung mungo
La soja es un alimento rico en nutrientes, pero no debe consumirse en exceso en ninguna etapa de la vida porque podría dar lugar a otras carencias.

Entonces, ¿se puede consumir soja en el embarazo?

A pesar de lo comentado, no existen evidencias sólidas que indiquen que la ingesta de soja pueda resultar perjudicial para la salud de la mujer embarazada y del feto. Esto siempre y cuando se incluya en la dieta de una manera razonable, sin que se altere la variedad ni el equilibrio a nivel energético.

Se pueden encontrar algunos ensayos antiguos que sugieren la posibilidad de desarrollar problemas reproductivos a partir de una ingesta extremadamente alta de soja en la pauta, pero sus evidencias no son tan sólidas.

Hay que remarcar que existieron y existen muchos mitos sobre la soja a lo largo de la historia. Por ejemplo, que podría provocar una reducción en la producción de testosterona en los hombres, pero esta hipótesis no ha sido demostradas de manera contundente.

¿Y qué hay de los productos procesados a base de soja?

Con los productos procesados elaborados a partir de soja hay que tener cierto cuidado, ya que muchos de ellos cuentan con una mala calidad y concentran aditivos, azúcares simples y grasas trans. No es que vayan a generar un efecto nocivo directo sobre el feto o sobre la salud de la mujer, pero cuanto menos aparezcan en la dieta, mejor será.

A la larga, pueden llegar a impactar negativamente sobre el funcionamiento del metabolismo y sobre los marcadores inflamatorios del organismo, lo que se traduce en un mayor riesgo de enfermar. Por eso, esta clase de comestibles deben reducirse tanto en la pauta de las mujeres embarazadas como en la población en general.

La dieta ha de estar planteada siempre con base en los alimentos frescos y de elevada densidad nutricional. De lo contrario, podrían generarse déficits e ineficiencias en el funcionamiento del cuerpo con el paso de los años.

La soja fresca no es equivalente a los productos derivados de ella. En general, los procesados con base en la soja contienen aditivos y grasas trans que es conveniente evitar.

Se puede consumir soja en el embarazo

Según hemos comentado, es posible consumir soja en el embarazo, aunque se recomienda no abusar de este alimento. La clave de una buena dieta está en la variedad y en el equilibrio energético, por lo que incluir productos que concentren gran cantidad de antinutrientes podría llegar a provocar el efecto contrario. En el embarazo, evitar déficits es clave para mantener la buena salud de la madre y del futuro bebé.

Por último, ten en cuenta que si tienes dudas acerca de los comestibles que se pueden incluir o no en las dietas de las mujeres embarazadas, la mejor opción será siempre acudir al especialista. El profesional podrá resolver todas las dudas y además, pautar un plan de alimentación óptimo para conseguir una buena composición corporal materna y un desarrollo saludable del feto.

Te podría interesar...
Hinchazón en el embarazo: remedios y consejos para reducirla
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Hinchazón en el embarazo: remedios y consejos para reducirla

La hinchazón en el embarazo es un problema habitual y que aqueja a muchas mujeres a medida que la gestación avanza.



  • Means RT. Iron Deficiency and Iron Deficiency Anemia: Implications and Impact in Pregnancy, Fetal Development, and Early Childhood Parameters. Nutrients. 2020;12(2):447. Published 2020 Feb 11. doi:10.3390/nu12020447
  • Cederroth CR, Zimmermann C, Nef S. Soy, phytoestrogens and their impact on reproductive health. Mol Cell Endocrinol. 2012;355(2):192-200. doi:10.1016/j.mce.2011.05.049