¿Será ella una buena niñera para mi bebé?

Amanda · 7 febrero, 2016

No es difícil saber si una persona será una buena niñera, lo difícil es conseguir a esa persona. Por lo general, la elección tiene varias dificultades, pero una niñera ideal no es una especie abundante, en especial porque los criterios de los padres son muy diferentes entre sí. Por ejemplo, algún aspecto que resulta sin importancia para unos, para otros es causa de despido.

De igual manera, para evaluar a la persona a quien le vamos a dejar el cuidado de nuestros hijos, existen también criterios comunes, porque el propósito de todos los padres es asegurarse de que su hijo va a quedar en buenas manos. La decisión consiste en determinar, si la persona que vamos a elegir se adaptará a nuestras condiciones y puede ser una imagen positiva para nuestro hijo.

Para saber si será ella una buena niñera, no hace falta con pedir que sea perfecta, sino la correcta. Lo principal es evaluar a aquellas personas que tienen verdadera experiencia como madres canguro, si son amorosas y confiables es un elemento casi obligatorio y si están capacitadas profesionalmente es un plus.

30962a52b2c64e18d2e681a9e489b156

Consejos para elegir a una buena niñera

Es recomendable que seamos objetivos en esta evaluación y al momento de tomar la decisión. Si eres muy desconfiado, quizá tengas una mejor opción en la guardería, porque la persona a quien contrates como cuidadora, pasa a ser parte de la familia, se queda en tu casa incluso más tiempo que tú y se convertirá en alguien muy especial para tu hijo.

Un consejo adicional, es que si has decidido contratar a una niñera, deberías comenzar a buscarla de inmediato, porque el proceso de selección puede ser largo y quizá esto te lleve a elegir con apremio, lo cual no es totalmente efectivo. No es un mito que esta persona es difícil de encontrar, así que es preferible ponernos a trabajar desde ya en esta tarea.

Para continuar, te presentamos algunos criterios que te pueden ayudar a aclarar dudas y buscar con sabiduría.

  • Comienza por entrevistar personalmente a aquellas que son recomendadas por personas de confianza. Además trata de que todas tengan recomendación y experiencia previa
  • Procura que se adapte a exigencias como la puntualidad y la responsabilidad. Es decir, que pueda acceder fácilmente a tu casa y no tenga compromisos que le compliquen el trabajo
  • Si tu hijo es menor de dos años, es conveniente que sea una niñera experimentada con bebés o que tenga estudios en educación infantil
  • Recomendamos que sea una persona mayor de 18 años, porque a menos edad, el compromiso podría ser demasiado grande para ella
  • Asegúrate de que sea una persona honesta, de buena higiene, amable, de buenos sentimientos y costumbres saludables
  • Intenta conocerla mejor en la entrevista y no solo después que la hayas contratado. Existen muchas maneras de saber si tiene iniciativa, es paciente, madura y tiene vocación para este trabajo
  • Averigua cómo puede actuar en casos de emergencia, que pueda solucionar casos de fiebre, un golpe, que el niño trague un objeto, etc. Además que conozca y maneje el sistema de comunicación de emergencia.
  • Un una sugerencia adicional es que aproveches de que el niño esté presente en parte de la entrevista y que ambos padres lo estén. Esto con el propósito de ver la empatía entre todos y que haya más de una opinión en la evaluación.
  • Procure que sus pautas de alimentación, cuidado y educación sean precisadas desde el principio, para ver cómo reacciona ante esto y si puede aportar algo al respecto.
  • Tenga en cuenta si puede ser cariñosa, pero que a la vez sea capaz de poner cierta autoridad. Es posible que un exceso de halagos y amor, impidan que el niño la respete lo suficiente.
e50a6f511bf6230e65e0fa105052119e

Una buena niñera debe ser capaz de ser cooperativa con la labor de la madre, que pueda comprender y seguir los lineamientos principales sobre la crianza del bebé. Es preferible asegurarnos de que no se trata de una persona autoritaria, que cuestiona nuestros métodos y quiera imponer su ley.

También es preciso considerar, que debe existir una buena relación tanto con el niño como con ambos padres; es decir, no puede haber problemas de entendimiento o empatía con ninguno de los miembros de la familia. Para conseguir mejores resultados, puedes intentar establecer un periodo de prueba, ya sea de algunos días o de horas a la semana.