¿Qué hago si mi hijo se ha tragado un objeto?

Amanda · 9 diciembre, 2015

Tragarse un objeto es una situación peligrosa, pues se puede atorar en las vías respiratorias y ocasionar asfixia; pese a que es un riesgo que cualquiera puede correr, son los niños los más propensos a que les suceda, particularmente a aquellos que se encuentran entre uno y tres años de edad.


Los niños siempre se llevan cosas a la boca, sin importar si son objetos grandes o pequeños; por eso acostumbramos a estar pendientes de que no lo hagan o que tengan cuidado, pero no todo el tiempo nuestra atención es suficiente.

Decirles a los niños que no lo hagan, no equivale a que estos obedecerán inmediatamente, por lo tanto es recomendable ser precavidos, estar siempre vigilantes y conocer las medidas básicas de primeros auxilios, pues los accidentes ocurren con mucha frecuencia.

¿Cuál es el peligro de tragar un cuerpo extraño?

Los objetos extraños que pueden entrar al cuerpo del niño no siempre tienen que ser lo suficientemente grande como para causar asfixia; pero la deglución de un objeto pequeño también puede traer consecuencias. Es posible que un objeto filoso cause heridas y cualquier cuerpo extraño podría provocar una infección o la obstrucción de las vías intestinales.

No siempre se trata de objetos que el niño tomó de algún lado, pues gran parte de los atoramientos se producen con comida, como caramelos, nueces, uvas o palomitas de maíz; pero también los pequeños pueden asfixiarse por haber ingerido alimentos que no fueron procesados correctamente.

watermelon-846357_640

Carnes o verduras cortadas en trozos grandes pueden ser causa de obstrucción en las vías respiratorias. Por eso es recomendable que la comida que le demos sea apropiada para ellos y también se debe enseñarles a masticar con cuidado.

¿Qué hago si mi hijo se ha tragado un objeto?

Por mucho cuidado que tengamos, la curiosidad e inquietud de los niños puede superar nuestra prevención. Ellos son capaces de ver un juguete o algo divertido objetos cotidianos, en los cuales no hemos reparado. No obstante, aún cuando sepamos que son peligrosos, no podemos eliminarlos del todo.

8039135485_7e58c3f5a0_z

En tal sentido, a veces es imposible evitar accidentes; en algunos casos el niño puede tragar alguna semilla o cuentas pequeñas, las cuales puede atravesar el tracto digestivo sin ningún problema hasta que es defecado. Es probable que el niño haya tragado algo y ni siquiera lo sepamos, tal vez no tenga ningún síntoma y todo pase sin mayor peligro.

Sin embargo, podemos ver que el niño tose, le falta la respiración o emite algún silbido extraño; en este caso debemos estar conscientes de que de hecho puede haber tragado un objeto. Este episodio puede ser angustiante, pero necesitamos actuar de inmediato; lo principal es mantener la calma, los especialista también nos han compartido algunas recomendaciones.

  • Estar calmados y asegurarse de cuál fue el objeto que se tragó y si fue solo uno.
  • No es recomendable obligarlos a comer si los observamos con problemas respiratorios.
  • Es poco lo que podemos hacer en casa, por eso, si lo hemos visto tragar algo o sospechamos que lo ha hecho, la recomendación es llevarlos inmediatamente al centro de urgencias.
  • Dependiendo del tamaño del objeto y la edad del niño, se puede recomendar la extracción; pero por lo general después que superó el esófago, es fácil que sea eliminado por medio de las heces.
  • Si el objeto es cortante, punzante o es una pila, los especialistas indican la extracción casi siempre.
  • Después de que las radiografías hayan revelado que el cuerpo extraño ha llegado al estomago y según su dimensión superaría con facilidad el tracto digestivo; se aconseja vigilar su expulsión.
  • Una vez indicado que se debe esperar; es recomendable darle de comer verduras, frutas y alimentos ricos en fibra, para ayudarlo a expulsar el objeto en un período de entre cuatro y siete días.
  • Se aconseja observar con mucha atención al niño, atentos a síntomas como sangre en las heces, dolor abdominal, vómitos y fiebreEs muy importante estar atentos a estas señales, porque podrían indicar que el objeto sigue en el interior y que le está causando daño.