¿Qué hago si mi hijo se ha tragado un objeto?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 30 mayo, 2019
Amanda Sánchez Peralta · 9 diciembre, 2015
Conocer bien las medidas básicas de primeros auxilios es una gran herramienta para todos los padres, llegando incluso a darles más seguridad a la hora de resolver un problema.

Si un niño se ha tragado un objeto hay que actuar rápidamente para que el problema no pase a mayores. Hay que recordar que no es poco lo que se puede hacer en casa; al contrario, aplicar tempranamente los primeros auxilios puede llegar a salvarle la vida al pequeño.

Es altamente recomendable que los padres estén familiarizados con las maniobras y técnicas de primeros auxilios para poder actuar de la forma correcta ante una situación de peligro, como puede ser un atragantamiento. Los niños entre 1 y 3 años de edad son muy propensos a tener este tipo de problemas, aunque lo cierto es que cualquiera puede pasar por ello.

Sin importar si se trata de un trozo de alimento o un objeto, el atragantamiento es motivo de preocupación dado que puede llevar en poco tiempo a la asfixia. 


Los niños siempre se llevan cosas a la boca, sin importar si son objetos grandes o pequeños; por eso acostumbramos a estar pendientes de que no lo hagan o que tengan cuidado con los objetos, pero no todo el tiempo nuestra atención es suficiente.

Aunque se les explique a los niños que no se deben llevar objetos a la boca, esto no quiere decir que vayan a obedecer de inmediato o que no se vayan a ver tentados a hacerlo a escondidas de sus padres. Por lo tanto, también es recomendable mantener los objetos pequeños fuera de su alcance y estar siempre vigilantes. 

¿Cuál es el peligro de tragar un cuerpo extraño?

Un cuerpo extraño puede afectar la salud de diversas maneras. Ahora bien, en el caso del atragantamiento con objetos, estos son graves sobre todo porque pueden llegar a causar asfixia.

Si tu hijo se ha tragado un objeto, debes actuar rápido.

El cuerpo humano no está diseñado para tragar objetos ni tampoco procesarlos. Por algo resulta fundamental aprender a masticar correctamente los alimentos y a no tomar más cantidad de la debida en cada bocado.

Los objetos extraños que pueden entrar al cuerpo del niño no siempre tienen que ser lo suficientemente grandes como para causar asfixia. La deglución de un objeto pequeño también puede traer consecuencias.

Si un niño se atraganta con un objeto filoso, este puede causar heridas internas y así ser una puerta abierta para las infecciones; con lo cual, el problema podría agravarse aún más.

Ahora bien, el peligro no solo está en tragarse objetos. Gran parte de los atoramientos se producen con comida, como los caramelos, las nueces, las uvas, las palomitas de maíz, las semillas de alguna fruta, etcétera.

Hay que evitar darle caramelos a los niños menores de 8 años.

Sin embargo, otros alimentos pueden llegar a ser causantes de asfixia si no son masticados correctamente. Un ejemplo de ello puede ser un trozo de carne poco masticado o tragado demasiado rápido o bien, mal cortado (quedando demasiado grande para el niño).

La carne y las verduras cortadas en trozos grandes pueden ser causa de obstrucción en las vías respiratorias. Por ello, es fundamental que los padres enseñen a picar bien los alimentos a sus hijos y además, supervisen si lo han hecho correctamente. También es esencial enseñarles a comer despacio y a masticar bien antes de tragar. 

¿Qué hago si mi hijo se ha tragado un objeto?

Por mucho cuidado que tengamos, la curiosidad e inquietud de los niños puede superar nuestras medidas de prevención. Con lo cual, a veces resulta imposible evitar que ocurran accidentes. 

Una semilla o una cuenta pequeña pueden pasar a través del tracto digestivo y llegar a ser expulsadas a través de las heces sin ningún problema. Por esta razón, puede que a veces los niños se hayan tragado algo sin que sus padres lleguen a darse cuenta. Al no haber síntomas de que indiquen una irregularidad, el asunto pasa sin mayor peligro.

Ahora, si el niño tose, le falta la respiración o emite algún silbido extraño, puede que se haya tragado un objeto. En estos momentos, es fundamental no entrar en pánico y actuar de inmediato para impedir que el problema pase a mayores.

Recomendaciones

  • Estar calmados y asegurarse de cuál fue el objeto que se tragó y si fue solo uno o más.
  • No es recomendable obligarlos a comer si los observamos con problemas respiratorios.
  • Si lo hemos visto tragar algo o sospechamos que lo ha hecho, la recomendación es llevarlos inmediatamente a urgencias. 
  • Dependiendo del tamaño del objeto y la edad del niño, se puede recomendar la extracción; pero por lo general después que pasó por el esófago, es posible que sea eliminado por medio de las heces.
  • Si el objeto es cortante, punzante o es una pila, los especialistas indican la extracción casi siempre.
  • Después de que las radiografías hayan revelado que el cuerpo extraño ha llegado al estomago y según su dimensión superaría con facilidad el tracto digestivo; se aconseja vigilar su expulsión.
  • Una vez indicado que se debe esperar; es recomendable darle de comer verduras, frutas y alimentos ricos en fibra, para ayudarlo a expulsar el objeto en un período de entre cuatro y siete días.
  • Se aconseja observar con mucha atención al niño, atentos a síntomas como sangre en las heces, dolor abdominal, vómitos y fiebreEs muy importante estar atentos a estas señales, porque podrían indicar que el objeto sigue en el interior y que le está causando daño.

No poco lo que podemos hacer en casa en caso de atragantamiento, por eso, los primeros auxilios serán claves para los padres al momento de impedir que el problema se haga más grave.

  • VV. AA. Capítulo 5: Primeros auxilios. Asociación Española de Pediatría. [Documento en línea].
  • Fernández, J. P. Tu hijo de 0 a 3 años para Dummies. (2013). Wiley Publishing Inc. Barcelona: Editorial Planeta de libros.