¿Qué es el aborto diferido?

La interrupción de un embarazo es una situación muy difícil. Afecta tanto física como psicológicamente a la mujer, además de a las personas de su ámbito familiar más cercano. 

Dependiendo de la causa, existen distintas clasificaciones para los abortos. Uno de ellos, quizás el más difícil de sobrellevar, es el denominado aborto diferido.

Se habla de aborto diferido cuando el embarazo termina repentinamente, pero el embrión sigue creciendo por razones inexplicables.

En la mayoría de los casos, lo que ocurre es que el feto muere, pero sigue estando presente durante varias semanas dentro del útero. Esto sucede porque el cuerpo retiene al feto, la placenta y todos las células, órganos presentes en la gestación. A veces, el feto puede pasar inadvertido por la falta de síntomas de aborto, por lo que la madre tarda en enterarse de la pérdida.

¿Cómo se explica el aborto diferido?

El ginecólogo Juan Víctor Valdivia indica que la expulsión del feto no se produce de manera natural. Se cree que la causa principal es que el cuerpo no es consciente de la pérdida.

Valdivia explica que este tipo de aborto es uno de los más graves, porque representa una amenaza para la salud de la madre. Pone en riesgo la vida de la gestante porque actúa silenciosamente. Aunque lo más recomendable es que el feto sea expulsado de forma espontánea, a veces se necesitan otros métodos.

La mejor forma para llevar a cabo este proceso es a través de un legrado. Es una operación quirúrgica que consiste en raspar las paredes del útero para eliminar los restos del feto.

Aunque es la forma más eficaz de expulsar los tejidos fetales con éxito, lamentablemente no siempre funciona. También se pueden utilizar diversos fármacos que provoquen la dilatación del cuello uterino para eliminar los restos residuales.

Muchas mujeres no se dan cuenta de que han sufrido un aborto por la falta de sangrado, y porque no existe la expulsión del embrión. En estos casos ni siquiera se sienten náuseas ni se tienen vómitos, como les sucede normalmente a las mujeres embarazadas.

Mujer con su ginecóloga

La única forma de examinar y diagnosticar un aborto diferido es a través de una ecografía pélvica. Mediante esta prueba, se observa si existe o no ritmo cardíaco en el embrión. Las principales causas de aborto diferido son las alteraciones en el número de cromosomas en el momento de la concepción. También sucede en caso de trombofilias y por infecciones.

¿En qué momento del embarazo puede ocurrir?

Este tipo de abortos suelen producirse entre la semana 9 y la 12 de gestación. 10 días después de la muerte del feto, las pruebas de embarazo comienzan a ser negativas, y el útero deja de crecer. Por consiguiente, el vientre no continuará su proceso de ensanchamiento, caracterizado por ser protuberante y redondo.

Riesgos para la salud de la madre

Como el feto ya no tiene vida dentro del útero, hay un mayor riesgo para la salud de la madre. Existe la posibilidad de que se presente una grave alteración de coagulación, ya que el tejido desvitalizado puede consumir sustancias. También es probable que aparezcan otro tipo de complicaciones que precisen atención médica, como una hemorragia.

mamá triste

Un embarazo posterior puede traer riesgos si no ha pasado el tiempo suficiente para la cicatrización. Es recomendable que se espere una media de tres meses antes de volver a intentar otra concepción.

Esta recomendación se basa en que la cavidad uterina debe tener tiempo para sanar. También es importante para que las hormonas que regulan el ciclo menstrual vuelvan a su estado natural. En otro intento posterior, las probabilidades de un nuevo aborto son escasas.

Es inevitable que la pérdida de un bebé para la mujer sea un episodio muy doloroso y triste. Conviene que la mujer que ha pasado por esta situación se tome el tiempo que necesite para superar el duelo. Hay algunas mujeres que no logran superar lo que ha ocurrido por sí solas, y necesitan apoyo psicológico y familiar.

Es importante acudir a todos los exámenes ginecológicos necesarios para evitar cualquier tipo de complicación con el bebé. Se debe observar el estado en el que se encuentra y si se halla algo anormal o diferente, como por ejemplo, la falta de movimientos fetales. Ante un sangrado vaginal se debe acudir de inmediato al médico encargado para verificar lo que ocurre.

Te puede gustar