Técnicas homeópatas pueden ayudar en el parto

Amanda · 14 septiembre, 2016

La homeopatía es un tipo de medicina alternativa en la cual no todos creen. Sin embargo, una mujer embarazada podría estar dispuesta a aplicar técnicas homeópatas si de mejorar el parto se trata. Como es sabido, el momento de dar a luz puede ser el principal enfoque de toda gestante, por eso, también lo es de la medicina.

Por lo general las técnicas homeópatas son inofensivas, se tratan de alternativas naturales que no siempre tienen los resultados esperados. Las recomendaciones al respecto reinan en Internet y también en la vida real, así que es una decisión de cada mujer el seguirlas. Algunos especialistas en el tema afirman que la homeopatía puede curar cualquier padecimiento, pero también es capaz de aportar mucho durante el parto.

De acuerdo con la recomendaciones, algunas tomas podrían contribuir a la dilatación y por ende a un proceso más aliviado. En la mayoría de los casos, la sugerencia viene de personas que lo han probado y particularmente de matronas, quienes manejan ambos temas. En todo caso, no es tan fácil comprobar que de hecho funciona, entonces habrá que probarlo.

¿Cómo ayudan en el parto las técnicas homeópatas?

Existen muchas dudas con respecto a los efectos positivos de la medicina homeópata en enfermedades graves o proceso complejos del organismo. En el caso del parto, alrededor de este también rondan muchos mitos, en particular para fomentar que todo sea perfecto. Sin embargo, no todos los partos son iguales, tampoco lo son las mujeres que dan a luz; por lo tanto es difícil dar con una receta universal.

98dd2f30fa114e968e48d704665fdcbb

En relación a la ayuda de la homeopatía en el momento de dar a luz, los especialistas en la materia se enfocan en las técnicas que favorecen la dilatación. Por lo general se trata de indicaciones en base a plantas que para ellos provocan una mejor dilatación. No obstante, una mujer que es primeriza, no puede saber si dilató mejor debido a la homeopatía.

En la mayoría de los casos, las contradicciones de la medicina tradicional con respecto a la homeópata, se debe a falta de pruebas. La ciencia considera que la homeopatía se basa en la curación al propio estilo de la magia. Sin embargo, muchas personas aseguran haber tenido buenos resultados con estas prácticas.

Las recomendaciones al respecto son las siguientes.

  • Tomar preparado de Caulophyllum thalictroides y Actea Racemosa a partir de la semana 36
  • Agregar complementos como el Caulophyllum 9CH y el Actaea Racemosa 9CH una vez que se pise la semana 37
  • Entre la semana 37 y 38 se recomienda 5 grajeas de Caullophyllum al menos una antes de cenar y 5 más de Actaea antes del desayuno.
  • A la semana 39 se toma la misma cantidad de grageas de cada componente pero una hora antes de cada comida
  • El día del parto se recomienda que se tome la misma cantidad pero repetido cada hora.

Se tiene entendido que esta toma ayudará a ablandar el cuello uterino y favorecerán un parto más rápido por medio de una mejor dilatación. Aunque los estudios no han probado su eficacia, quienes lo han puesto en práctica consideran que es muy recomendable solo para el día del alumbramiento. Es decir, no se recomienda la receta anterior, porque fomentará una dilatación temprana.

Muchas embarazadas confían en las técnicas homeópatas

De igual manera, la sanidad no recomienda el consumo de ciertos productos durante el embarazo, incluso prohibió tomar Actea Racemosa. En el caso de la planta conocida como Caulophyllum thalictroides, se cree que puede provocar el aborto si se consume desde la semana 36.

Estudios desechan recomendaciones homeópatas

Según estudios al respecto, en general las técnicas homeópatas no sirven de mucho. Se cree que no hay pruebas suficientes para asegurar que de hecho el consumo de estas plantas ayuda a dilatar mejor. En el caso de caulophyllum, se cree que es de amplia utilización en la inducción al parto, pero no se refleja en estudios de homeopatía sistemática.

De manera que, aunque no se haya confirmado la aplicabilidad de estas técnicas para ayudar en el parto, científicamente no se recomiendan. En todo caso, queda de parte de cada mujer, someterse a este tipo de medicación durante el último lapso de la gestación. Al respecto, cabe destacar que cada pensamiento positivo que favorezca nuestra tranquilidad en esos momentos, es bien recibido.