Qué es el apoyo familiar y cómo influye en el crecimiento

04 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín
El apoyo familiar engloba todo aquello que los miembros de una familia hacen los unos por los otros. Pero ¿qué impacto tiene esto en el desarrollo de los niños?

Hoy en día, todavía la familia se considera el núcleo de nuestras sociedades. Además, esta es el primer agente socializador en la infancia, por lo que su relevancia en el desarrollo infantil es inmensa. Así, los niños y adolescentes que tienen la fortuna de crecer rodeados de apoyo familiar cuentan con una importante ventaja que les acercará a la felicidad y a la plenitud.

Esto no es solo porque siempre contarán con alguien en quien confiar o en quien apoyarse, sino porque este tipo de familias proporciona unas condiciones ideales para la formación de una personalidad sana. El apoyo familiar tiene muchas vertientes y, por desgracia, no siempre todas están presentes. Por ende, si eres madre, te invitamos a conocerlas y a tratar de implementarlas en tu propia familia.

Padres jugando con sus hijos en el salón de casa para mostrar el apoyo familiar.

Tipos de apoyo familiar

No existe una definición única de apoyo familiar, ya que este se manifiesta de diferentes maneras. Además, cabe resaltar que no se trata únicamente de la ayuda que los padres proporcionan a los hijos, sino de una dinámica en la que todos los miembros están dispuestos a colaborar y a actuar en equipo. Entonces, ¿qué tipos de apoyo familiar existen?

Estimulación

La estimulación es uno de los primeros tipos de apoyo familiar que se ponen de manifiesto desde que el bebé nace. Y es que un niño, para crecer adecuadamente, no solo necesita alimento y protección, sino que también requiere una estimulación adecuada. Los padres, que son conscientes de ello, dedican tiempo a proporcionarle al niño oportunidades variadas para explorar su entorno.

En los primeros años, esto implica ayudarle a desarrollar sus sentidos y sus habilidades más básicas. Pero, a medida que el pequeño crece, la estimulación incluye asegurarnos de nutrir su mente de forma integral.

Esto puede hacerse animando al niño a leer o a explorar sobre diversos temas que puedan resultarle de interés, proponiéndole realizar actividades variadas y sumergiéndolo en ambientes diversos para que pueda enriquecerse con otras personas y experiencias.

Apoyo emocional

Por supuesto, el apoyo emocional es realmente importante. Y este no solo incluye besar y abrazar al pequeño o dedicarle palabras amorosas y de aliento. Implica que los adultos sean capaces de comprender lo que el niño siente en cada situación y de ayudarle a gestionar sus emociones.

El apoyo emocional significa no restar importancia a los temores del niño, no burlarse de su llanto ni perder los nervios cuando manifiesta su ira. Por el contrario, se trata de estar presentes y disponibles para él de una manera empática.

A medida que crezca, y gracias a los valores y habilidades asentados durante la infancia, él también podrá mostrar ese apoyo emocional al resto de la familia. De este modo, se crea una magnífica red de seguridad que contribuye a incrementar la autoestima y el bienestar de todos los implicados.

Apoyo logístico

El apoyo logístico se refiere a la ayuda que proporcionan unos miembros de la familia a otros para poder resolver tareas cotidianas. Ayudar con los deberes al niño, acompañar a un familiar enfermo a la consulta del médico o cuidar de los hermanos pequeños cuando es necesario serían algunos ejemplos.

Apoyo financiero

Es evidente que el poder adquisitivo de cada familia es diferente y que la mayoría de ellas no posee todos los recursos que desearían o necesitarían. No obstante, el apoyo financiero se manifiesta en la intención de los miembros de la familia por contribuir al bienestar común.

Familia mostrando la importancia del apoyo familiar.

Esto podría incluir tanto recortar gastos para permitir al niño acudir a clases de karate como que el hijo adolescente comenzase a trabajar para contribuir a aliviar la complicada situación económica familiar.

¿Cómo afecta el apoyo familiar al crecimiento?

Crecer en una familia con un buen nivel de apoyo familiar fomenta el sentimiento de pertenencia del niño. Es decir, crece sintiéndose amado, apoyado y formando parte de algo importante y valioso. Esto contribuye, en gran medida, a forjar una personalidad segura de sí mismo, empática y solidaria pues, desde niño, ha aprendido a trabajar en equipo y a tener en cuenta los deseos y necesidades de los demás.

Crecer sin apoyo familiar implica sentirse desvinculado, aislado y en peligro. Algo que puede fomentar el egoísmo y la desconfianza en la personalidad futura del niño. Por ende, una familia que se apoya a todos los niveles es un regalo inigualable para cualquier menor.