Características de niños con alta autoestima

23 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
La autoestima positiva tiene una gran relación con la salud y la felicidad. ¡Descubre las características de los niños con alta autoestima!

La autoestima es la percepción subjetiva y la valoración que uno hace sobre sí mismo. Esta influye en las conductas y comportamientos que se adoptan a diario. En este artículo te presentamos las características que suelen tener los niños con alta autoestima.

Es importante que los pequeños cultiven el amor propio para poder desarrollar todas sus cualidades al máximo nivel.

“La autoestima es tan importante para nuestro bienestar como las patas para una mesa. Es esencial para la salud física y mental y para la felicidad”.

-Louise Har-

Características de niños con alta autoestima

Según las psicólogas Isabel M. Haeussler y Neva Milicic, la manera de expresar una autoestima positiva depende de:

  • La personalidad de cada niño.
  • Los factores ambientales que le rodean.

Aunque, existen una serie de características comunes que suelen reunir los pequeños con alta autoestima. A continuación te presentamos cuáles son.

Niña con una gran motivación y alta autoestima.

“Una persona no puede estar cómoda sin su propia aprobación”.

– Mark Twain –

Características de niños con alta autoestima en relación a sí mismos

En el ámbito individual, los niños con una valoración positiva de sí mismos suelen mostrar:

  • Confianza y seguridad en las propias cualidades y capacidades.
  • Gran sentido de la responsabilidad.
  • Alta inteligencia intrapersonal: entienden e identifican los propios sentimientos y pensamientos.
  • Autocontrol y autorregulación de los impulsos.
  • Capacidad para vivir el presente, disfrutando de cada momento.
  • Humildad: no presumen, ni se sienten superiores a los demás cuando triunfan o tienen éxito.

Características en relación a los demás

En el ámbito social, es decir, en relación con los demás, los niños con alta autoestima se caracterizan por:

  • Ser abiertos y flexibles ante las opiniones y emociones de otros.
  • Valorar a los demás, aceptándolos tal y como son.
  • Demostrar una alta inteligencia interpersonal.
  • Ser asertivos: expresan los sentimientos y pensamientos de forma adecuada, respetando los derechos propios y de los demás.
  • Comunicarse de forma clara, directa, congruente y constructiva.
  • Ser autónomos e independientes para tomar decisiones.
  • Tomar la iniciativa a la hora de relacionarse con otros niños.
  • Ser empáticos: entendienden las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su piel y respondiendo correctamente a sus conductas y a sus reacciones emocionales.
  • Tener la capacidad para relacionarse con los adultos de una forma adecuada.
  • Respetar y aceptar la diversidad.
  • Tener capacidades para negociar, mediar y dialogar ante los conflictos.
    Niña con los pulgares levantado con una gran autoestima.

Actitud frente a las tareas y obligaciones

En cuanto a la actitud que asumen frente a las tareas y obligaciones, estos niños suelen:

  • Ser comprometidos e implicarse para alcanzar unos objetivos determinados.
  • Automotivarse y esforzarse.
  • Ser optimistas en relación a las posibilidades de éxito.
  • Tener un buen desarrollo de intereses.
  • Ser constantes, a pesar de las dificultades o problemas que se pueden encontrar a lo largo del proceso.
  • Percibir el éxito como el resultado de sus habilidades y esfuerzos.
  • Aceptar y reconocer los fracasos o errores e intentar bucar una solución ante los mismos.
  • Ser creativos: son innovadores y se arriesgan al realizar las tareas.
  • Tener capacidad para trabajar en equipo con otros niños, valorando las aportanciones de todos los miembros del grupo.

Cuidar la autoestima de los más pequeños

Hay varios aspectos externos que influyen en la formación de la autoestima, entre los que se encuentran:

  • La aceptación, cariño, preocupación y respeto recibido. 
  • La interpretación de los demás sobre las propias conductas.
  • Los comentarios, juicios y opiniones realizadas por otros. 
  • La información que otras personas transmiten sobre uno.

En este sentido, cabe destacar la responsabilidad que tiene la familia y el profesorado de cuidar la autoestima de los más pequeños, puesto que son figuras de referencia que causan un gran impacto en el desarrollo personal de los niños.

  • Haeussler, I. M. y Milicic, N. (1995). Confiar en uno mismo: Programa de desarrollo de la autoestima. Editorial Catalonia.