Pádel para niños: sus principales beneficios

Al momento de escoger un deporte para los niños, han de considerarse varios aspectos. El pádel reúne muchas de las ventajas que pretendemos que un juego ofrezca a los más pequeños.

El deporte es una gran ayuda para el crecimiento y desarrollo motriz de nuestros hijos. Por eso, siempre debemos tener en cuenta alguna disciplina deportiva que pueda ir con el gusto de los pequeños de la casa. Practicando alguna de estas actividades, como perfectamente podría ser el pádel, complementarías de gran manera su formación.

Este juego aportará grandes beneficios a su salud física y mental; la primera porque trabaja todos los músculos del cuerpo, a la vez que estimula su sistema inmunitarioEn el caso de la salud mental, estimulan su cerebro con el área psicomotriz, aparte de socializar, hacer nuevos amigos e invertir su tiempo en una actividad productiva.

En este orden de ideas, describiremos a continuación las mayores ventajas del pádel para niños.

¿Qué es el pádel?

El pádel es un deporte que ha tenido un auge significativo desde que se comenzó a jugar en la década de los 60 en México; luego, se extendió a España y Sudamérica. Hoy en día se juega en toda Europa; es sencillo y fácil de aprender, dada su similitud con el tenis. Estos se diferencian en la paleta y los sets de juego —que en el pádel son tres—; en el pádel se juega en pareja y gana el equipo que llegue primero a dos.

Este deporte está ganando muchos seguidores, ya que es una disciplina fácil de practicar, divertida y dinámica. Los pequeños lo pueden comenzar a practicar desde los 4 años; es tan versátil que se puede practicar bajo techo o al aire libre.

El gran éxito que ha tenido el pádel se debe a su fácil aprendizaje y a su equipamiento económico. Ya teniendo bien claras las reglas y con unos cuantos días de practica, el progreso comenzará a verse en muy poco tiempo.

El deporte nos ayuda a estar en forma.

Beneficios del pádel para el niño

1.- Favorece su desarrollo motriz

Brinda un excelente desarrollo corporal, aumenta la coordinación general del niño y mejora también su desplazamiento y equilibrio; además, estimula el rápido desarrollo en el área psicomotriz, lo que le servirá para moverse con mayor seguridad de un lugar a otro.

2.- Estimula su desarrollo fisiológico

Como el pádel ha tenido un aumento de popularidad bastante significativo en los últimos años, ha ayudado en la lucha contra la obesidad y el sedentarismo en los niños y adolescentes.

El motivo es que se fomenta como una actividad física permanente y ayuda a estimular el estado anímico de los pequeños. Ellos, en el momento de la práctica, liberan endorfinas y aumentan el gasto calórico, lo que es beneficioso para perder grasa corporal y peso, mientras que ayuda a aumentar la masa muscular y la coordinación.

3.- Es bueno para su desarrollo psicosocial

El pádel fue concebido como un deporte en pareja, lo que le introduce un carácter social que lo convierte en una actividad muy divertida. En ella, se crean vínculos de amistad, además de estimular el espíritu de competencia; también fomenta valores como la superación y el trabajo de equipo.

Se trata de un estimulante para la madurez, ya que les enseña a los jóvenes a desprenderse de ciertas comodidades para llegar a un fin a través del esfuerzo compartido. Los niños aprenderán a manejar emociones según las situaciones que se presenten, como el ganar o el perder; también generará una sensación de bienestar, porque al practicar un deporte nos sentimos más activos.

4.- Mejora su autoestima

En la práctica de una disciplina deportiva, lo esencial es mejorar la autoestima del niño. Esto se logra aumentando la confianza en él mismo; deberá darse cuenta de que para lograr un objetivo hay que hacer un esfuerzo y conseguir los resultados. El pádel es un deporte divertido y ese ambiente es el que necesitan todos los niños para incentivar su alegría.

El pádel ayuda a los niños a mejorar su autoestima.

¿Por qué el pádel?

El pádel es un deporte competitivo, divertido y perfecto para socializar. Enseña a los chicos a trabajar en pareja, incentiva la colaboración, la planificación, el compañerismo, la solidaridad y la superación; a la larga, esto los formará como seres humanos y personas de bien.

No es necesario disponer de mucho dinero para jugarlo; solo necesitaremos unos pocos elementos y, fundamentalmente, disposición. Con una paleta, zapatillas y ropa cómoda, el niño ya podrá comenzar con sus clases de pádel; seguro que en pocas semanas ya veremos cambios significativos en su nivel de juego.

Categorías: Deporte y actividades Etiquetas:
Te puede gustar