¿Por qué mi hijo vomita sin motivo?

Lorena González 26 abril, 2018
Si tu hijo vomita sin motivo aparente, presta atención a estas posibles razones. Algunas de ellas son serias y merecen un tratamiento apropiado lo más pronto posible.

Cuando somos madres, la salud de nuestros hijos se encuentra en primer lugar sobre todas las cosas. Por eso, si se enferman, buscamos todas las formas posibles de revertir la situación. Una de las cosas que suelen preocuparnos más a las mamás es cuando un hijo vomita sin motivo; sin darnos cuenta, los niños se pueden deshidratar rápidamente.

Una de las preguntas que con más frecuencia se pueden presenciar en las conversaciones entre mamás es: “¿Por qué mi hijo vomita sin motivo?”. Se trata de una duda muy razonable.

Si como mamá has presenciado a tu hijo vomitar de forma excesiva sin ningún motivo aparente, lo primero es buscar los motivos más comunes y asociarlos. No obstante, si persisten después de haber cubierto las causas más comunes de vómito en niños, la preocupación se empieza a acrecentar.

Lo primero que pensamos cuando vemos a nuestros hijos vomitar es que algo que comió le sentó mal. Pero si se convierte en una acción repetitiva a la que no encontramos explicación, nos empezamos a preguntar a qué se debe si mi hijo vomita sin motivo.

¿Por qué se produce el vómito?

Para empezar, debemos saber que el vómito es la expulsión de forma rápida y violenta del contenido del estómago por la cavidad oral hacia el exterior. En cambio, si se realiza una leve expulsión de contenido de alimento por la boca, estaríamos hablando de una regurgitación, algo común en pequeños lactantes.

Por lo general, el vómito se asocia a una enfermedad y frecuentemente viene acompañado por otros síntomas. Si este no es el caso de tu hijo y con frecuencia vomita sin una razón de enfermedad aparente, puede que nos encontremos en presencia de un caso de vómito psicogénico.

Si un bebé vomita sin motivo, es necesario cuidarlo y mantener su hidratación.

Los vómitos psicogénicos son un tipo de vómito que se relaciona con causas psicológicas u emocionales de forma intensa; pueden ser muy comunes en pequeños. Son vómitos que se puede presentar en dos formas:

  • Vómitos psicogénicos intencionados: son los que se presentan de forma consciente o provocada, como ocurre en las personas que sufren de bulimia nerviosa. Es un episodio de vómito inducido.
  • Vómitos psicogénicos no intencionados: son los que se presentan por nervios, exceso de ansiedad o mucho estrés.

Estos son los casos más frecuentes en niños, principalmente cuando requieren de atención. Cuando se presentan vómitos psicogénicos de forma constante, muchas veces es difícil para los especialistas indicar un tratamiento; aquí encontrar las causas puede ser bastante difícil, más si se trata de niños pequeños.

Mi hijo vomita sin motivo: posibles causas

1.- Ansiedad

Si tienes un niño que suele preocuparse mucho, que por lo general se frustra por cada pequeña dificultad, puede que tengas un niño ansioso. A ellos se les dificulta mantener la calma en casos de estrés y, de forma inconsciente, somatizan los problemas con episodios de vómito.

2.- Cambios emocionales

Por otro lado, puede que los episodios de vómito en tu hijo se presenten en momentos en los que aparecen cambios fuertes en su vida, como por ejemplo un divorcio, una pelea, una mudanza, entre otros. En estos casos, el vómito es una manera de sacar las emociones que siente y que se le dificulta expresar.

“Si tu hijo con frecuencia vomita sin una razón de enfermedad aparente, puede que te encuentres en presencia de un caso de vómito psicogénico”

3.- Enfado

Esta es otra demostración de las emociones del infante. Puede deberse a frustraciones por no conseguir lo que desea y puede utilizarlo para manipular. En estas situaciones, los niños aprenden que el vómito es una herramienta eficaz para lograr un propósito.

Un ejemplo claro es cuando el niño se molesta por algo que no queremos darle y empieza a llorar sin que le prestemos atención; de tanto enfado y llanto, se presenta el vómito. Entonces, toda nuestra atención recae en el bienestar del niño; posiblemente el niño entienda que vomitar le sirve para obtener lo que desea.

Si tu hijo vomita sin motivo, debes evaluar bien su estado emocional.

¿Qué hay que hacer?

Lo primero que debes hacer si tu hijo vomita sin motivo es mantener la calma. Vomitar el algo común en niños; si nos alarmamos, el pequeño puede verse aún más afectado por la situación.

Si ya has llevado a tu hijo al pediatra y no han podido hallar una razón física u orgánica para esta situación, es momento de que busques un especialista en psicología infantil. Este podrá evaluar a tu hijo y darte la mejor solución.

Te puede gustar