Métodos para depilarte durante el embarazo

Óscar Dorado · 23 agosto, 2018
Si estás embarazada y te preocupa la depilación, debes saber que existen algunos métodos que son más seguros que otros para esta etapa de tu vida. Te los presentamos en este artículo.

Las hormonas del embarazo hacen que el cabello crezca más grueso, a veces en lugares no deseados e inesperados. Si bien se deben evitar algunos métodos para eliminar el vello, existen otros consejos que tener en cuenta para depilarte durante el embarazo de forma segura.

El aumento de flujo y las hormonas que produce el cuerpo de la mujer durante la gestación pueden provocar cambios en la piel, las uñas y el cabello. Desafortunadamente, estos factores también ocasionan el crecimiento del pelo, lo que recién volverá a la normalidad aproximadamente seis meses después de dar a luz y terminar la lactancia.

Uno de los motivos es que, durante el embarazo, los niveles de estrógeno se elevan. Esto genera que el crecimiento y las fases de transición del ciclo de crecimiento del cabello se prolonguen y que se pierda menos cabello en este momento.

Esto puede ser genial para el pelo de la cabeza, pero no tanto cuando se trata de las axilas o las piernas. Entonces, ¿cómo lidiar con este problema?

Métodos para depilarte durante el embarazo

A continuación, enumeraremos algunos de los métodos más seguros para depilarte durante el embarazo. ¡Toma nota y escoge el que te parezca más apropiado!

1. Cremas depilatorias

Las cremas depilatorias constituyen uno de los más populares métodos para depilarte durante el embarazo. Eso sí, debes utilizar este método solo si ya lo has hecho antes, ya que hay sustancias químicas en la crema que, en ocasiones, pueden causar irritación en pieles sensibles.

Asimismo, debes saber que no hay una evidencia real que confirme que las cremas depilatorias puedan causar daño a un feto en desarrollo. Sin embargo, siempre se recomienda consultar a un médico antes de usar este producto.

La necesidad del amor durante el embarazo.

2. Máquinas de afeitar

Ciertamente, las máquinas de afeitar eléctricas se pueden usar durante todo el embarazo. Se trata de una de las opciones más fáciles cuando llega el momento de la depilación. Al igual que con cualquiera de los otros métodos, se debe tener precaución; solo se deben usar hojas limpias y desinfectadas.

3. Cera

Si bien es cierto que no existe una razón médica para no utilizar la cera como de costumbre, esta trae consigo los mismos problemas con respecto a la sensibilidad de la piel que detallamos con el uso de una máquina de afeitar.

Por ello, es buena idea realizar una pequeña prueba de parche antes de llevar a cabo la depilación con cera. De este modo, se puede ver qué efecto tiene sobre la piel y cómo te sientes al hacerlo.

“Utiliza las cremas depilatorias solo si ya lo has hecho antes, ya que hay sustancias químicas que, en ocasiones, pueden causar irritación en pieles sensibles”

4. Afeitado

Para eliminar el vello no deseado en áreas más grandes, puedes rasurar si es necesario. El afeitado es una opción fácil de hacer en casa y no implica un tirón doloroso de la raíz o el uso de productos químicos que pueden absorberse a través de la piel.

Se trata de un método que requiere el uso de espuma y la mayoría de las mujeres tienden a utilizarlo en la ducha. Teniendo en cuenta que la ducha es un lugar en el que pueden ocurrir muchos deslices, te recomendamos que pidas ayuda a tu pareja.

5. Tratamiento láser

No existe evidencia clínica que sugiera que la depilación láser sea insegura durante el embarazo. Sin embargo, no suele recomendarse porque el tono de la piel puede verse afectado por el embarazo, ya que el cuerpo produce más melanina.

Esto significa que existe un riesgo de una mayor sensibilidad al tratamiento con láser y un posible daño permanente a la pigmentación de la piel. En este sentido, es mejor posponer cualquier tratamiento con reserva previa hasta después del nacimiento del bebé.

Por fortuna, no hay incompatibilidad entre depilación láser y lactancia materna.

6. Electrólisis

Por último, la electrólisis, que es un método que utiliza calor en lugar de electricidad. Por esa razón, puede ser una opción a tener en cuenta.

No obstante, debes saber que, al igual que con la depilación láser, no es posible afirmar categóricamente cuán segura resulta la electrólisis durante el embarazo. En estos casos, si estás dispuesta a utilizar este método, será necesario recibir la autorización escrita de tu médico antes del tratamiento durante los meses de gestación.

Finalmente, no olvides que, durante el embarazo, los cambios hormonales en el cuerpo pueden hacer que el vello corporal se vuelva más espeso y más oscuro. También puede aparecer en lugares que nunca antes hayas visto, mientras que un aumento en el flujo sanguíneo puede hacer que la piel esté mucho más sensible.

Debido a estas circunstancias, es importante que tomes en consideración esta lista con los mejores métodos para depilarte durante el embarazo y que elijas la más adecuada para tu situación. Una consulta médica sería ideal para estar totalmente segura antes de quedarte con uno.