Maneras de saber cómo le fue a tu hijo en el colegio sin ser directo

Sigue leyendo y descubre algunas preguntas de gran ayuda para estar al tanto del día a día de nuestros pequeños en la escuela.
Maneras de saber cómo le fue a tu hijo en el colegio sin ser directo

Última actualización: 11 octubre, 2022

Existen algunas estrategias de comunicación que suelen ser de gran ayuda para saber cómo le fue a tu hijo en el colegio sin ser directo. Y es que todos deseamos conocer qué fue lo mejor que les sucedió a nuestros pequeños en el día, pero de una forma amable y casual que los impulse a confiar en nosotros y tener un diálogo diario cercano y empático.

Cuando los niños comienzan su etapa escolar, el colegio se convierte en el segundo hogar que los acoge para formarlos académicamente. Sin embargo, no solo es importante indagar en su rendimiento estudiantil, sino también estar al tanto de cualquier conflicto emocional que puedan llegar a experimentar con alguno de sus amigos o profesores.



10 preguntas para saber cómo le fue a tu hijo en el colegio

Todos los niños cuentan con personalidades únicas que los hacen especiales. Y mientras algunos tienden a ser muy comunicativos con sus padres sobre todas las cosas que hicieron en la escuela, otros, por el contrario, suelen ser más reservados de forma natural. Por lo que impulsar el diálogo para saber cómo le fue a tu hijo en el colegio y estar presentes en todos los aspectos de su vida estudiantil es fundamental.

Estas son algunas preguntas de gran ayuda para lograrlo.

1. ¿Qué fue lo mejor que te pasó en el día?

Con el fin de que los pequeños no respondan con simples monosílabos que corten de inmediato la conversación es muy importante plantear preguntas abiertas. Esta la puedes emplear cada que vayas por tu hijo al colegio para que te cuente qué fue lo mejor y lo peor que pasó durante las clases.

Padre ayuda a su hijo a hacer los deberes del colegio en casa.
Estar presente en la vida de los hijos es uno de los mejores regalos que les podemos brindar para que sean conscientes de nuestro apoyo y amor incondicional.

Incluso, si ya sabe leer y escribir, puedes fomentar la costumbre de anotar dichas cosas en papel para que esté agradecido de los regalos de la vida recibidos diariamente y también de las cosas en las que puede mejorar.

2. ¿Qué aprendiste el día de hoy?

Cada día se comprenden nuevos conocimientos y lecciones, no solamente académicos, sino enseñanzas para la vida. Al realizar esta pregunta de vez en cuando podemos indagar en aquellas áreas en donde los niños sienten especial empatía. Pero también conocer cómo van madurando sus emociones conforme pasa el tiempo.

3. ¿Con qué amiguitos jugaste en el recreo?

Al colegio no se asiste únicamente a estudiar, sino a desarrollar nuestras relaciones sociales. Por tal motivo, pregúntales a tus hijos sobre sus amigos y lo mucho que se divirtieron en el colegio. Esto te permitirá ir conociendo poco a poco su círculo social y con quiénes se relaciona cuando no está en clase.

4. ¿Ha pasado algo malo el día de hoy?

Si notas a tu hijo o hija cabizbaja y con una actitud apagada, es necesario mirarlos a los ojos, brindarles un abrazo y preguntarles de manera sincera y empática si algo ha sucedido. La comunicación familiar es clave. Ya que es muy importante escuchar de manera asertiva y darles a los niños y los adolescentes consejos de vida que puedan aplicar en el futuro.

5. ¿Cuál fue el mejor/peor momento del día?

Así como existen días en los que todo marcha en orden, otros, por el contrario, están llenos de desafíos que pueden indisponer a los niños. Recuerda que el colegio no es ninguna especie de cárcel o imposición y los hijos deben sentirse cómodos en él. Preguntar tanto por lo bueno como por lo malo del día nos permite ayudarles a los niños a mejorar.



6. ¿Cuál fue tu clase favorita y qué aprendiste en ella?

Todos los pequeños tienen asignaturas en las que son más fuertes que en otras. Algunos niños tienden a ser más creativos y disfrutar de las clases de música y pintura, mientras que otros más analíticos prefieren las de matemáticas y geometría. Preguntar por esas áreas que sabemos que hacen felices a nuestros hijos hace que nos cuenten con naturalidad de ellas.

Niños en clase de música
Indagar en las clases favoritas de nuestros hijos es una gran idea para potenciar talentos innatos y aumentar su confianza y autoestima.

7. ¿Algún compañero hirió tus sentimientos?

Cuando percibimos un cambio abrupto en la personalidad de nuestros hijos es muy importante indagar en la fuente del problema. Y aunque hay que tener mucho tacto a la hora de tocar el tema, se les debe brindar a los niños la confianza para que hablen con sus padres. Y, de esta manera, descubrir posibles casos de acoso escolar.

8. ¿Cuál fue tu momento favorito?

Aunque la mayoría de los niños responderá que se trata del recreo, te podría sorprender la respuesta de tu hijo. Ya sea que le haya ido bien en un examen que lo hizo sentir feliz y orgulloso o tal vez alguna actividad lúdica. De esta manera, sabremos si ha sucedido algo destacable durante el día que amerite nuestras felicitaciones.

9. ¿Qué es lo que más/menos te gusta del colegio?

Como padres, tomamos la decisión de inscribir a nuestros hijos en la escuela que consideramos más idónea. Sin embargo, los pequeños son los únicos que están conviviendo en ella en el día a día. Por lo que también es muy importante conocer su opinión. Como saber cuáles son esas cosas que los hacen felices y esas que prefieren evitar.

10. ¿Qué harías si tú fueras el profesor?

Conocer el punto de vista de los hijos nos ayuda a tener un panorama más claro de las cosas que suceden dentro del aula y cómo los niños se sienten al respecto. Al situarlos desde el punto de vista de una figura de autoridad como lo es el profesor, podremos saber cómo los niños reaccionarían ante ciertas circunstancias que los tienen pensativos.

Para saber cómo le fue a tu hijo en el colegio se necesita de empatía

Ten en cuenta que las anteriores preguntas no deben convertirse en un interrogatorio diario. Ya que, en algunas ocasiones, los pequeños simplemente no quieren hablar y no podemos presionarlos para que lo hagan. Así que, tenlas como una guía, pero empléalas de forma natural y empática para que los niños vean en ti una preocupación genuina y sincera.

Te podría interesar...
Saber cómo le fue al niño en el colegio con el método de la rosa y la espina
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Saber cómo le fue al niño en el colegio con el método de la rosa y la espina

El método de la rosa y la espina es una de las mejores alternativas para que tu hijo te cuente sus vivencias y confíe en ti.