¿Cuáles son las causas del acoso escolar?

El acoso escolar debe ser abordado desde las acciones de todos los actores implicados. Reconocer las causas que llevan a esto es clave y te las mostramos en el siguiente artículo.
¿Cuáles son las causas del acoso escolar?
Maria Fátima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fátima Seppi Vinuales.

Última actualización: 07 abril, 2022

La magnitud del acoso escolar nos lleva a preguntarnos de qué modo debemos intervenir y qué cosas debemos revisar sobre nuestro rol como adultos. Sin embargo, cuando ampliamos el lente e intentamos identificar las causas de esta problemática, podemos advertir que muchas de ellas se originan en casa.

Veamos de qué se trata y cómo podemos cambiar esta triste realidad que se vive en las escuelas.

¿A qué nos referimos con acoso escolar?

El acoso escolar (o bullying en inglés) no implica una acción aislada o una “broma” en un momento puntual. Por el contrario, es una conducta agresiva, sostenida y deliberada de hostigamiento, de amenaza, de sometimiento y de humillación de una persona hacia otra.

Las agresiones pueden ser tanto físicas (golpes, patadas, pellizcos) como verbales (insultos, risas, bromas) o psicológicas (humillación, hostigamiento, ridiculización).

Al ser un hecho que se prolonga en el tiempo, en general, involucra a varios actores, los cuales pueden mantener un rol activo (como el del agresor) o pasivo (como el de espectador).

El gran problema de este tipo de violencia es que quien la padece suele ocultarla. Prefiere mantener el silencio por miedo a las consecuencias directas, aunque otros desenlaces empiezan a manifestarse en su salud física, mental y emocional.

Algunos de los indicios más sugestivos del acoso escolar son el temor a ir a la escuela, el uso frecuente de excusas para ausentarse (como un supuesto malestar o enfermedad), un descenso en el rendimiento académico o aumento en la ansiedad y el nerviosismo.

Chico sufriendo acoso escolar por parte de sus compañeros.
El acoso escolar es un tipo de violencia que puede ejercerse de forma física, verbal o psicológica. En todos los casos, las consecuencias son bastante nocivas para la víctima y su entorno.



¿Cuáles son las causas del acoso escolar?

El abordaje del acoso escolar no puede entenderse de manera causal o unilineal, pues se trata de un fenómeno complejo, en el cual quien acosa posiblemente sea acosado en otro contexto. Veamos algunas de las causas de esta problemática.

1. Causas familiares

En algunos casos, el acosador puede ser testigo de relaciones de violencia en su propia casa y observar el maltrato entre sus progenitores. Incluso, puede ser quien reciba las agresiones por parte de algún familiar.

Por otra parte, la crianza autoritaria y rígida puede derivar en relaciones abusivas en otros ámbitos, así como también la falta de límites y la crianza extremadamente permisiva.

La educación que no se basa en los buenos valores influye de manera directa en la forma en la que los menores se relacionan con los demás. Incluso, puede constituir una de las causas del acoso escolar.

2. Causas sociales

¿Cuáles son los mensajes que socialmente circulan en torno a la violencia? ¿Cuál es el ejemplo que se le ofrece a los niños cuando hay desacuerdos entre las personas y se desatan verdaderas batallas mediáticas?

A veces pareciera de que la violencia fuera el medio adecuado para ganar el reconocimiento y el respeto de los demás, especialmente en los ámbitos grupales. La sociedad, como parte del macro entorno de las familias, es generadora de valores y por eso, también tiene parte de responsabilidad en esta problemática.

Así, comportarse de una determinada manera puede estar siendo validado de una u otra forma en aquello que los chicos ven y oyen. Recordemos que en los primeros años de vida los pequeños aprenden mucho por imitación de las conductas de sus adultos de referencia.

3. Causas escolares

Quizás el conflicto escolar no desencadena el bullying, pero sí funciona de facilitador y de perpetuador del acoso.

Por ejemplo, la falta de consecuencias ante el mal comportamiento, la ausencia de reglas o de un protocolo claro pueden dar la sensación de “que no pasa nada” si nos comportamos de tal manera. Pero lo cierto es que la escuela no debería avalar ni ser cómplice de ninguna manera de los episodios de violencia.



Cómo intervenir ante el acoso escolar

El bullying es una problemática frecuente, a lo largo y ancho del planeta. Sin embargo, es prevenible, aunque esto requiere de acciones a todos los niveles.

Algunas de las recomendaciones para abordar el acoso escolar son las siguientes:

  • Hablar acerca del acoso escolar en casa. Es importante instalar la noción a tiempo, mucho antes de que suceda. No solo se puede abordar desde la conversación, sino también a través de actividades prácticas o la lectura de libros infantiles. Es necesario educar en valores con el ejemplo desde que los hijos son pequeños. El respeto se transmite de formas sencillas, como no hacer a otros lo que no nos gusta que nos hagan o no usar palabras que pueden lastimar a los demás.
  • Crear espacios de confianza y de diálogo. De esta manera, tus hijos sabrán que pueden acudir a ti en cualquier circunstancia, ya sea por algo propio o ajeno. Así, también cortarás con la lógica “del cómplice” o del testigo silencioso.
  • Fomentar una buena autoestima y seguridad en los niños y niñas. Enséñales a tus pequeños a quererse y a cuidarse. Recuérdales cada día que son muy valiosos e incentívalos a pedir ayuda cuando lo necesiten.
  • Enseñar a gestionar las emociones desde la primera infancia. La educación que permite reconocer las emociones y que enseña a gestionarlas es un buen paso para que los niños no tengan la necesidad de “descargar” con otros. Y también, para que aprendan a solucionar sus diferencias de forma pacífica.
Niños aprendiendo a no juzgar a los demás y amando la diversidad.
Para educar a una generación más justa e igualitaria hay que inculcar buenos valores desde la infancia. El respeto, la empatía y la tolerancia son pilares fundamentales para sostener el cambio.

El acoso no es un problema de la escuela

Tal como pudimos ver, el acoso es un problema que se expresa en la escuela, pero que se origina mucho antes de la escolarización. Al notar su aparición, es importante que la comunidad educativa intervenga con reglas claras y con protocolos definidos, así como también los progenitores y los adultos de referencia.

Es necesario educar en valores claros, dentro de los cuales se remarque que el respeto es un pilar fundamental para la buena convivencia.

El bullying no es algo de niños y niñas, sino de toda la sociedad. Las consecuencias del acoso empiezan en la escuela, pero superan sus paredes; son los problemas del futuro que se hacen visibles en enfermedades mentales, en actos autolesivos, en adultos que resuelven los problemas con violencia. Por todo eso, detectarlo e intervenir a tiempo es más valioso de lo que creemos.

Te podría interesar...
El esquema de dominio-sumisión en el acoso escolar
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
El esquema de dominio-sumisión en el acoso escolar

Es importante conocer y entender el esquema de dominio-sumisión en el acoso escolar para poder detectar, prevenir y tratar los casos de bullying.



  • Armero Pedreira, P., Bernardino Cuesta, B., & Bonet de Luna, C.. (2011). Acoso escolar. Pediatría Atención Primaria, 13(52), 661-670. Disponible en: https://dx.doi.org/10.4321/S1139-76322011000600016
  • Castillo-Pulido, Luis Evelio (2011). El acoso escolar. De las causas, origen y manifestaciones a la pregunta por el sentido que le otorgan los actores. Magis. Revista Internacional de Investigación en Educación, 4(8),415-428. [fecha de consulta 4 de abril de 2022]. ISSN: 2027-1174. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=281021722009