4 claves para identificar el acoso escolar

3 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
El acoso escolar es un problema frecuente en nuestra sociedad. Por tanto, debemos tener ciertas nociones para poder identificarlo correctamente. A continuación, te explicamos las claves para hacerlo.

El acoso escolar es un problema social que tiene lugar en los centros educativos de todo el mundo. Lo sufren diariamente una gran cantidad de alumnos, siendo objeto de diversos actos de violencia por parte de los propios compañeros. Por eso, es importante que conozcas las claves para identificar el acoso escolar.

Hay que prestar atención y estar alerta para detectar las agresiones en el colegio. Estas se pueden manifestar de diferentes maneras: desde la violencia física hasta conductas sutiles, como son las emocionales y verbales. Pero, independientemente de la forma de violencia, todos estos actos de acoso dejan una huella duradera en las víctimas.

¿Qué es el acoso escolar?

El acoso escolar o bullying se puede definir como:

«La victimización o maltrato por abuso entre iguales, a través de una conducta de persecución física o psicológica que realiza el alumno o alumna contra otro u otra, al que elige como víctima de repetidos ataques. Está acción, negativa e intencionada, sitúa a las víctimas en posiciones de las que difícilmente pueden salir por sus propios medios. La continuidad de estas relaciones provoca en las víctimas efectos claramente negativos: descenso en su autoestima, estados de ansiedad e incluso cuadros depresivos, lo que dificulta su integración en el medio escolar y el desarrollo normal de los aprendizajes.»

-Olweus-

Claves para identificar el acoso escolar.
En este sentido, cabe destacar que no existe una única definición del fenómeno del acoso escolar, pero la anteriormente descrita es la más aceptada. A pesar de ello, sí hay consenso entre autores a la hora de afirmar cuáles son las claves para diferenciar un episodio de acoso escolar de otras conductas violentas.

4 claves para identificar el acoso escolar

Intencionalidad 

En una situación de bullying siempre tienen que haberse dado agresiones de un niño hacia otro. Pero esto no es suficiente para identificar el acoso escolar.

También hay otros factores indispensables que deben existir, como la intencionalidad por parte del agresor. Es decir, que el acosador cometa sus actos con la intención de perjudicar o hacer daño a la otra persona.

«No es necesario golpear para hacer daño.Una palabra, un silencio, una decepción, una traición, la indiferencia, estas cosas también duelen.»

-Anónimo-

Repetición en el tiempo

Otra clave para identificar el acoso escolar es que la conducta agresiva tiene que haberse producido de forma reiterada y durante cierto periodo de tiempo. Por ello, un único ataque contra un estudiante no es catalogado como acoso, independientemente del daño que le cause al niño.

Además, el dolor de la víctima también tiene lugar de manera sostenida, puesto que esta asume el fenómeno de la indefensión aprendida. Es decir, piensa continuamente que en cualquier momento puede ser agredida.

Desequilibrio de poder

En las situaciones de acoso escolar la relación que se establece entre la víctima y el agresor es de desigualdad. El acosador utiliza su condición de poder físico, social o psicológico, sin que la persona agredida tenga la oportunidad de defenderse.

Este desequilibrio de poder se transforma en un patrón de comportamiento, donde la víctima es sometida y dominada por el acosador. Muchas veces el acosador demuestra el poder que tiene gracias a los cómplices que lo apoyan en sus actos. De modo que respaldan sus acciones, ya sea sumándose al maltrato o aprobando su comportamiento con su silencio.

Por tanto, si los testigos se muestran pasivos y miran para otro lado, permiten que el agresor siga maltratando a la víctima. Pero, si estos dejan de ignorar el problema y se posicionan al lado de la víctima, se convierten en defensores, rechazando la violencia ejercida, reduciendo su poder y rompiendo el desequilibrio existente en el sistema de acoso y de opresión.Claves para identificar el acoso escolar.

Personalización

El objeto del acoso suele ser, normalmente, un solo alumno. El acosador se centra en hacer daño a una persona, de forma individualizada, haciéndola sentir cada vez más pequeña. Así, el agresor se asegura de que la víctima es colocada en una situación de indefensión, de manera que siente que no hay escapatoria, que se encuentra sola.

Conclusión final

En definitiva, el acoso escolar consiste en la existencia de conductas violentas intencionadas, que un agresor realiza continuamente, de forma personalizada, hacia su víctima, aprovechándose de su situación de poder frente a ella.

Los niños pasan gran parte de su vida dentro de un centro educativo. Como sociedad avanzada, no podemos consentir que haya estudiantes que, por culpa de unos abusones, no puedan completar su desarrollo académico, emocional, afectivo y social de una forma integral.

«No me permitas que a un niño le quiten su inocencia y le estropeen su infancia. ¡Actúa frente al bullying!»

  • Betancourt, A. (2014). Prevención del acoso escolar: Bullying y Ciberbullying. Costa Rica: Instituto Interamericano de Derechos Humanos.
  • Olweus, D. (1993). Acoso escolar, “bullying”, en las escuelas: hechos e intervenciones. Centro de investigación para la Promoción de la Salud, Universidad de Bergen, Noruega, 2.
  • Schwarz, A. (2013). El libro del bullying. Madrid: Alianza.
  • Serrate, R. (2007). Bullying: guía para entender y prevenir el fenómeno de la violencia en las aulas. Barcelona: Ediciones Laberinto.