Esto es lo que experimenta el bebé cuando lloras de tristeza durante el embarazo

Adrianazul 23 marzo, 2017

La experiencia de tu bebé cuando está dentro de tu vientre está absolutamente conectada con lo que te sucede. En ese momento, tú eres su todo. Eres su contacto más próximo con el mundo exterior y también con su mundo interior.

La ciencia ha demostrado que durante el embarazo tu bebé siente lo mismo que tú y con la misma intensidad. Y si lloras de tristeza, tu bebé experimentará en carne propia este estado emocional; él sentirá como si fuera suya toda esa tristeza y esa angustia.

Durante la etapa de gestación, tu bebé se está preparando para la vida y lo hace a través de los mensajes que tú como madre le proporcionas, afirma Curt A. Sandman una de las científicas que participó en un estudio realizado recientemente en la Universidad de California-Irvine que evidencia que el cambio en el estado mental de la madre influye en el desarrollo de su bebé antes y después del nacimiento.

Esta investigación comprueba que cuando un bebé está dentro del útero de su madre, es un participante activo de su propio desarrollo, sobre todo porque durante ese periodo está recolectando información para la vida después del nacimiento. Y uno de los hallazgos más impresionantes del trabajo científico en el que también participaron Elysia P. Davis y Laura M. Glynn es que el bebé puede sentir el estado psicológico de su mamá.

La placenta recibe las señales hormonales que derivan de la tristeza

A medida que el bebé crece, recibe constantemente mensajes de su madre y estos no solo se circunscriben a escuchar su latido de su corazón o a oír la música que su mamá le pone cerca de su vientre, éste va más allá. En esta etapa, el bebé recibe señales químicas a través de la placenta, las cuales incluyen el estado mental de su mamá. Las hormonas que las madres producen mientras van experimentando emociones pasan a través de la placenta.

Así, si la mamá está severamente triste o deprimida, el bebé lo siente. Este estado emocional afecta su desarrollo durante buena parte de su vida. A largo plazo, tener una madre deprimida podría conducir a problemas neurológicos y trastornos psiquiátricos, dice Sandman.

Es más, el mismo equipo de científicos comprobó en un estudio anterior que los niños mayores cuyas madres estaban ansiosas durante el embarazo, que a menudo es un síntoma de depresión, tienen diferencias en ciertas estructuras cerebrales. No obstante, se necesitarán estudios durante décadas para determinar exactamente qué significa tener una madre deprimida para la salud a largo plazo de un niño.

Los cambios emocionales influyen en el desarrollo emocional del bebé

Es un hecho: El cambio en el estado mental de la madre puede influir en el desarrollo de su bebé antes y después del nacimiento.

Por eso lo ideal en este tipo de casos es tratar la depresión prenatal, una enfermedad con la cual la ciencia ya sabe cómo lidiar, sin embargo el problema, según acusan las científicas, es que las mujeres rara vez se someten a una evaluación psicológica o psiquiátrica antes del nacimiento de su bebé.

Lo más recomendable durante el tiempo de gestación es que la madre tenga un estado emocional equilibrado, que se sienta tranquila, pues esto hará que el bebé se desarrolle de mejor manera.

Lo que más afecta el desarrollo del niño, según el estudio, es la fluctuación de manera persistente del estado emocional de la madre, pues el bebé también se desequilibra cuando presiente los lapsos cortos de felicidad de su madre y luego cambia inesperadamente a uno de tristeza o estrés. Estos desbalances afectan el desarrollo del bebé durante y después del embarazo, por lo cual es indispensable tener un balance emocional.

Por su parte, un grupo de psicólogos prenatales asegura que el bebé además de percibir los sentimientos de su madre también percibe sus pensamientos, los cuales también influyen la manera en el que el bebé se moldea.

En este sentido, el bebé de una madre que no deseaba su embarazo siente el rechazo que ella siente por él, lo cual le crea problemas emocionales futuros.

Lo ideal es que en esta etapa tan importante, en la que se crean lazos tan estrechos con el bebé, procures sentirte tranquila. Evita a toda costa experimentar estrés o sentimientos negativos; para ello puedes  realizar ejercicios de meditación, relajación o yoga. Todos te pueden ayudar a superar la ansiedad y la tristeza.

 

 

Te puede gustar