¿Cómo cuidar tus pechos durante la lactancia?

Cuidar tus pechos durante la lactancia debe ser una prioridad, tal y como debe ser cuidar de tu salud mental y del resto de tu cuerpo. En el caso de tus mamas, debes tener en cuenta que la pérdida de colágeno y elastina provocada por el envejecimiento natural de la piel, unida al busto voluptuoso que luces ahora y darle de mamar a tu hijo durante meses y hasta años, van en contra de su firmeza.

Si no los cuidas, para el final de la lactancia tus pechos pueden lucir caídos; darán la sensación de que se han debilitado y están faltos del tejido adiposo que los sostenía.

En Eres Mamá nos preocupa tanto tu salud como tu estética, por eso te traemos algunos consejos a poner en práctica mientras te mantienes lactando, eso, sin que perjudiques la alimentación de tu pequeño.

Consejos para cuidar tus pechos durante la lactancia

Sigue una buena dieta

A diferencia de lo que algunas mujeres consideran, mientras están amamantando deben llevar una dieta que garantice la alimentación sana de su cuerpo y le trasmita los tan necesarios nutrientes al bebé.

Seguir una dieta y evitar sobre todo las comidas chatarra también ayudará al mantenimiento de los pechos.

Mamá, en este período en el que tus senos están cumpliendo su principal función fisiológica (lactar) necesitas protegerlos y devolverles a través de la alimentación el colágeno que los sostiene: una proteína que se encarga del sostén de todo el cuerpo, la regeneración de los tejidos y la elasticidad a la piel.

Durante esta etapa debemos recomendarte el consumo de alimentos ricos en proteínas y la inclusión de la gelatina como uno de los principales postres que consumas.

La gelatina es un alimento que precisamente se obtiene del colágeno de las vísceras, los huesos, los tendones, las pezuñas y la piel de algunos animales.

lactancia

Bebe también mucha agua y zumos de frutas naturales bajos de azúcar. Consume frutas tropicales y vegetales de hojas verdes.

De cualquier manera, la dieta que sigas debe contener diariamente y en una proporción balanceada todos los grupos de alimentos de la pirámide alimentaria.

No dejes de usar sujetadores y de mantener una posición erguida

El usar sujetadores durante la lactancia va a favor de la firmeza de tus pechos.

El movimiento normal que se produce mientras caminas unido al exceso de peso que ahora tienen tus mamas y la incidencia de la gravedad, debilitan sus tejidos y hacen que pierdan firmeza.

Lo mismo sucede con la postura. Si mantienes una posición erguida: pecho hacia afuera, hombros hacia atrás y espalda recta, esto contribuirá a que tus pechos se mantengan.

Intercala entre un seno y otro para alimentar a tu bebé

Quizás no sea el caso de tu hijo, pero hay bebés que desarrollan preferencia por uno de los pechos de su madre. Les gusta que los acuesten solo de ese lado y toman menos leche cuando los ponen por el otro.

Dada esta situación el pecho que regularmente nunca llega a vaciarse comienza a doler, se llena muy rápido, gotea y las molestias pueden ser insoportables.

El pecho que se mantenga cargado tenderá a perder firmeza, incluso, más que el que se vacía con frecuencia.

Para evitar que esto te suceda, desde el inicio, debes acostumbrar al bebé a alimentarse de ambos senos.

Si aun así desarrolla preferencia por alguno de ellos deberás comenzar cada toma por el pecho que le gusta menos y luego cambiarlo al que le gusta más para que termine de llenarse; nunca al revés.

¿Cómo cuidar tus pechos durante la lactancia?

Madre e hijo lactante

Cuidar tus pechos durante la lactancia evitará que luego de pasar esta etapa y cuando te pares frente al espejo, quieras someterte a costosos tratamientos estéticos o cirugías invasivas.

Claro, esta última consideración no va para todas. Hay féminas que se sienten muy felices de lucir los cambios en su busto después de haber amamantado durante un largo período, porque eso da fe de su condición de madres.

Ahora bien, sea cual sea tu opinión te recomendamos cuidar tus pechos durante la lactancia y en todo momento, para no maltratar una de las zonas de tu cuerpo que te hacen mujer.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar