Gelatina para el niño y la embarazada

Los niños y las mujeres embarazadas pueden comer gelatina sin hacer un uso excesivo y vigilando la calidad de los productos elegidos.
Gelatina para el niño y la embarazada

Última actualización: 02 noviembre, 2022

La gelatina es un producto muy atractivo a nivel visual, suele tener un buen sabor y un toque dulce. Por este motivo puede ser habitual su consumo en los niños pequeños o un antojo común en embarazadas.

En general suele ser bien aceptada no solo por los motivos comentados sino también por su fácil digestión. Pero ¿es un alimento adecuado durante el embarazo y la infancia?

En el siguiente artículo conocemos más acerca de este popular alimento, qué beneficios puede conllevar su ingesta y qué consideraciones se deben tener al respecto.

Por otra parte, la gelatina es uno de los alimentos a los que se recurre cuando hay molestias físicas en la faringe y laringe, así como también de afecciones de tipo gastrointestinal.

Este alimento es fácil de ingerir y digerir, por lo que ayuda al organismo a recuperarse, poco a poco, en caso de enfermedad.

¿Qué es la gelatina?

La gelatina es una proteína que se obtiene de procesar la piel, tendones, ligamentos y huesos de determinados animales. Estos se hierven y se mezclan con agua para obtener el producto final conocido con este nombre.

Es una mezcla semisólida a temperatura ambiente que queda líquida cuando se calienta. En su estado natural no tiene olor ni sabor y su color es transparente.

Está conformada por un polímero compuesto de aminoácidos por lo que en su composición nutricional destaca el elevado porcentaje de proteína. También contiene una cantidad muy pequeña de sales minerales.

 

La grenetina es el componente de la gelatina.

La gelatina se usa en la industria de la cosmética, en la farmacéutica y en la alimentaria, para preparar todo tipo de postres y espesar algunas salsas y recetas.

En referencia a la alimentación, el término gelatina ha quedado muy ligado al postre elaborado con esta. En el mercado es posible encontrarla ya lista para comer y en polvo o láminas para hacer gelatina casera u otras recetas. Esta puede ser neutra o con sabores.

Ventajas de comer gelatina durante el embarazo y la infancia

Como hemos comentado, el postre que conocemos como gelatina puede ser habitual en la dieta de muchas personas. Por su composición nutricional y su presentación su uso en la dieta de los niños y las mujeres embarazadas puede tener algunos puntos destacables:

  • La gelatina necesita ser hidratada para su elaboración y transformación en producto comestible. Por lo tanto contiene una buena proporción de agua que podría contribuir a la hidratación.
  • Es un alimento muy digerible por eso es ideal para quienes padecen de digestiones lentas y problemas digestivos como la acidez.
  • Al ser un alimento blando y que necesita el frío para tomar su consistencia resulta fácil de ingerir y es muy refrescante. Por esto puede ser una opción ideal para los niños pequeños con problemas de masticación y durante el verano.
  • Aporta vitaminas y minerales, aunque el tipo y la cantidad depende de su fabricante y de su adición al producto final.
  • Su base fundamental es una proteína: el colágeno. El colágeno participa en la construcción, el sostén y la elasticidad de todas las estructuras del cuerpo. Por esto podría ser adecuado para mejorar el estado de la piel, uñas, tendones, huesos, etc. Sin embargo no existe evidencia de estos beneficios que, en todo caso, estaría más relacionado con su ingesta como medicamento.
  • Está libre de grasas y colesterol. Por estas dos propiedades se recomienda contra la obesidad infantil y el sobrepeso de las embarazadas.
  • Previene el estreñimiento. El estreñimiento es una molestia común durante la gravidez y los primeros meses de vida de los niños; en estos últimos se presenta, sobre todo, cuando se le incorporan los sólidos a su dieta.

La importancia de comer gelatina como fuente de colágeno

La gelatina de frutas es deliciosa y nutritiva.

El colágeno es una proteína indispensable en el cuerpo humano, pero a diferencia de otras proteínas, no suele formar parte de la dieta diaria.

Las fuentes naturales de colágeno se encuentran en la carne y más en aquellas que contienen cartílagos. Se puede obtener también a través de las sopas de pescado, caldos de hueso animal y recetas elaboradas a partir de tendones de animales.

Ahora bien, durante la niñez y el embarazo, los platos antes mencionados no suelen formar parte de la alimentación y una buena opción sería introducir la gelatina.

Sin embargo hay que tener en cuenta que el colágeno en el organismo se forma a través de los aminoácidos. Por lo tanto una ingesta diaria suficiente de proteínas ya sería adecuada para que el cuerpo contara con las “piezas” necesarias para sintetizarlo.



¿Tiene desventajas su consumo?

Consumir gelatina durante el embarazo o la infancia no suele conllevar riesgos. Esto es así siempre que no existan motivos que contraindiquen su ingesta y que se use a nivel alimentario (no como suplemento o en cantidades excesivas).

Por lo tanto se puede considerar un alimento seguro aunque conviene tener en cuenta algunos aspectos.

  • La mayor parte de gelatinas que se encuentran en el mercado son productos de poco recomendables ya que contienen un elevado porcentaje de azúcar añadido, saborizantes, colorantes y otros aditivos poco interesantes a nivel nutricional. Por lo tanto no se recomiendan en la población en general debido a los problemas de salud que comporta la ingesta excesiva de azúcares añadidos.
  • En los últimos años han proliferado también las opciones “light” con edulcorantes y ninguna presencia de grasas. Por lo tanto es un alimento que casi no contiene calorías y muy poca proteína. No hay que olvidar que (salvo algunas excepciones) la mayoría de embarazadas y de niños se encuentran en una etapa de la vida con una demanda energética importante.
  • Al ser un producto bajo en grasa no contiene vitaminas liposolubles como la A, la D, la E o la K. Asimismo, cuando estas son añadidas, son de difícil absorción por la falta de un vehículo que lo facilite (la grasa).
  • El colágeno que contiene la gelatina se modifica en gran medida y carece de los principales aminoácidos esenciales para la nutrición. 

Consejos para su consumo en los niños y las embarazadas

Para poder disfrutar de este alimento sin que pueda suponer un perjuicio, es preferible introducir la gelatina como postre de una comida o como un tentempié a media mañana o media tarde.

En ningún caso puede sustituir otras comidas ni fuentes de proteína destacadas como el pescado, los huevos, las legumbres o el tofu. Incluso el yogur natural contiene una cantidad superior de esta que muchas de las gelatinas comerciales ya listas para tomar.

Para evitar las opciones menos recomendadas es aconsejable comprar gelatina neutra, que no contenga otros ingredientes ni azúcar y hacer gelatinas caseras con frutas enteras o trituradas.

En el caso de los bebés hay que tener en cuenta que la gelatina no aparece entre los primeros alimentos recomendados para la complementación alimentaria. En esta etapa necesitan aportar alimentos muy nutritivos y con un aporte energético suficiente.



La gelatina se puede comer con moderación

Ahora ya sabemos que la gelatina es un alimento que se puede introducir en la dieta de los niños y las embarazadas. Sin embargo hay que tener en cuenta que no ofrece más ventajas que otros alimentos sanos y, por lo tanto, no existe la necesidad de comerla.

Cuando se quiera ingerir es preferible optar por opciones caseras elaboradas con fruta y sin añadir azúcar o edulcorantes. Asimismo conviene no comer en exceso para no desplazar otros alimentos necesarios en ambos momentos de la vida.



  • Food Data Central. Gelatins, dry powder, unsweetened. U. S. Department of Agriculture. Abril 2019.
  • Gómez Fernández-Vegue M. Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría sobre la alimentación complementaria. Noviembre 2018.
  • Medline Plus. Gelatina. Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Febrero 2022.
  • Moskowitz R. W. (2000). Role of collagen hydrolysate in bone and joint disease. Seminars in arthritis and rheumatism30(2), 87–99. doi:10.1053/sarh.2000.9622
  • National Cancer Institute. Definition of fat-soluble vitamin. U. S. Department of Health and Human Services.

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.